Afganistán

Talibanes decapitan a la capitana de la selección de voleibol de Afganistán

Majhabin integró la selección de voleibol de Afganistán antes de que los talibanes asumieran el control, en agosto pasado. 
jueves, 21 de octubre de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La capitana de la selección de voleibol de Afganistán y una de las grandes promesas de esta disciplina en su país, Mahjabin Hakimi, fue decapitada por un grupo de talibanes. 

“Su culpa: practicar el deporte que amaba”, señaló la Federación Italiana de Voleibol.

    
En declaraciones al Independent Persian, indicó que el asesinato pudo ocurrir a principios de octubre y que las fotos de su cabeza decapitada fueron publicadas en redes sociales para causar temor entre los afganos.
    
Declaró que la familia de Hakimi fue amenazada para no hablar sobre lo ocurrido.

Asimismo, mencionó que, desde la toma de control de los talibanes de Afganistán, tras la huida de su presidente y el abandono de las tropas estadunidenses a la población, los atletas se enfrentan a una grave amenaza a la seguridad.

Toda la comunidad de voleibol está de luto, abundó en la publicación, y señaló: “Mahjabin, donde estés, nos gustaría imaginarte con un balón en las manos libre de poder jugar al voleibol”.

Majhabin integró la selección de voleibol de Afganistán antes de que los talibanes asumieran el control, en agosto pasado. 

No es la primera deportista que muere a manos de los talibanes. En agosto, otra jugadora de voleibol fue asesinada a tiros, de acuerdo con Zahra Fayazi, una de las que sí pudo escapar hacia Inglaterra y contó lo que vivió antes de partir, indicó el medio Olé.

El equipo afgano ha pedido a organizaciones extranjeras que las ayuden a salir del país, pero no han recibido respuestas positivas.

La ley islámica interpretada por los talibanes impide a las mujeres practicar deportes, que trabajen o reciban educación, y quienes desafían sus órdenes son torturadas y asesinadas.

En redes sociales, una usuaria cuestionó por qué los dueños de las redes sociales censuran a un presidente por “incitar al odio”, pero sí permiten que los talibanes publiquen el asesinato de la joven Mahjabin.
 

Comentarios