Vladímir Putin

Enseñar a niños que pueden cambiar de género es "monstruoso": Putin

El mandatario dijo que la lucha contra la discriminación y por la igualdad se convirtieron en un dogmatismo agresivo que roza en lo absurdo, durante su participación en el foro “Equilibrio global en el siglo XXI: el individuo, los valores y el Estado”.
martes, 26 de octubre de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Durante la 18ª reunión anual del Club Valdai, el presidente de la Federación de Rusia, Vladimir Putin, criticó que en varios países occidentales se enseñen “algunas cosas verdaderamente monstruosas” a los infantes, “como que un niño puede convertirse fácilmente en una niña y viceversa”.

“Es decir, los profesores, en realidad, les imponen una elección que, supuestamente, todos tenemos. Hacen esto mientras excluyen a los padres del proceso y obligan al niño a tomar decisiones que podrían afectar su vida entera. Ni siquiera se molestan en consultar a los psicólogos infantiles: ¿un niño de esa edad es capaz de tomar esa decisión? Llamar a las cosas por su nombre, esto raya en un crimen de lesa humanidad y se está haciendo en nombre y bajo la bandera del progreso", dijo.

Durante el foro que se celebró en la ciudad rusa de Sochi, del 18 al 21 de octubre, cuyo tema central fue “Equilibrio global en el siglo XXI: el individuo, los valores y el Estado”, consideró que estas actitudes pueden convertirse en prácticas bolcheviques que, afortunadamente, Rusia ha dejado, con suerte, en un pasado lejano. “Tenga cuidado de no ir a donde los bolcheviques planeaban ir, no solo ‘socializar’ a las gallinas, sino también ‘socializar’ a las mujeres. Un paso más y estarás ahí”.

Destacó que la lucha contra la discriminación y por la igualdad se convirtieron en un dogmatismo agresivo que roza en lo absurdo.

“Rusia ha estado allí. Después de la Revolución de 1917, los bolcheviques, apoyándose en los dogmas de Marx y Engels, también dijeron que cambiarían las formas y costumbres existentes, y no solo políticas y económicas, sino la noción misma de la moral humana y los fundamentos de una sociedad sana.

“La destrucción de los viejos valores, la religión y las relaciones entre las personas, incluido el total rechazo de la familia, eso también lo tuvimos, los incentivos para denunciar a los seres queridos, todo eso se proclamó como un progreso y, por cierto, en ese momento, contaba con un amplio apoyo en todo el mundo y estaba bastante de moda, tal como lo está hoy. Por cierto, los bolcheviques eran absolutamente intolerantes con opiniones distintas a las suyas”.

Putin señaló que el obsesivo énfasis en la raza divide más a las personas, cuando los luchadores por los derechos civiles soñaban con borrar las diferencias y negarse a dividirlas por el color de piel y citó a Martin Luther King: “Tengo un sueño de que mis cuatro hijos pequeños algún día vivirán en una nación donde no serán juzgados por el color de su piel sino por su carácter”.

En ese sentido, criticó que, en Hollywood, los papeles se distribuyen sobre una narrativa apropiada y cuántos personajes de qué color o género deberían aparecer en una película y consideró que la lucha contra los actos de racismo, que es una causa noble y necesaria, se ha vuelto en un “racismo inverso”, gracias a la “cultura de la cancelación”.

En el caso de los rusos, dijo que la mayoría no cree que el color de piel o el género de una persona sea un tema importante. “Cada uno de nosotros es un ser humano”, afirmó y criticó que el debate sobre los derechos de hombres y mujeres en occidente se haya convertido en una “perfecta fantasmagoría”.

Desde su perspectiva, los fanáticos de estos nuevos enfoques llegan al extremo de querer abolir conceptos por completo.

"‘Padre número uno’ y ‘padre número dos’, ‘padre que dio a luz’, en lugar de madre, ‘leche materne’, en lugar de leche materna, porque puede molestar a las personas que no están seguras de su propio género”.

Recordó que, en la década de 1920, los llamados Kulturtraegers soviéticos también inventaron algunos lenguajes nuevos, creyendo que estaban creando una nueva conciencia y cambiando los valores de esta manera. Y, como dije, hicieron un lío que, a veces, causa tensión.

No obstante, dijo que, si a alguien le gusta hacerlo, hay que dejarlo, aunque los enfoques de los rusos seguirán siendo guiados por un “conservadurismo saludable” y “razonable”, como base para un curso político se ha disparado por la multiplicación de riesgos y peligros, así como la fragilidad de la realidad actual.

Para los rusos, añadió, estos postulados son lecciones de su difícil y a veces trágica historia, del costo de experimentos sociales que se diseñaron mal, más allá de toda estimación.

La pandemia

En su discurso, señaló que la pandemia de coronavirus se ha convertido en otro recordatorio de lo frágil que es nuestra comunidad, de lo vulnerable que es y nuestra tarea más importante es garantizar una existencia segura y resistente y, por eso, es necesario repensar cómo los individuos manejan sus vidas, como administran a sus familias, como se desarrollan las ciudades.

“El hecho de que la sociedad y los jóvenes, en muchos países, hayan reaccionado de forma exagerada e incluso agresiva a las medidas para combatir el coronavirus ha demostrado, y quiero enfatizar que esta reacción mostró que la pandemia era solo un pretexto: las causas de la irritación y frustración social son más profundas”.

La pandemia, que en teoría debería unir a las personas para luchar contra esta enorme amenaza común, se convirtió en un factor de división por muchas razones, entre ellas, buscar soluciones a sus problemas de enfoque, algunos antiguos, que a menudo funcionan empeorando la situación actual, sostuvo.

Para Putin, la revolución tecnológica, los impresionantes logros en inteligencia artificial, electrónica, en comunicaciones, genética, bioingeniería y medicina abren enormes oportunidades, pero al mismo tiempo, en términos prácticos, plantean cuestiones filosóficas, morales y espirituales que hasta hace poco eran exclusivas de los escritores de ciencia ficción:

¿Qué pasará si las máquinas superan a los humanos en la capacidad de pensar? ¿Dónde está el límite de interferencia en el cuerpo humano más allá del cual una persona deja de ser ella misma y se convierte en otra entidad? ¿Cuáles son los límites éticos generales en un mundo donde el potencial de la ciencia y las máquinas se está volviendo casi ilimitado? ¿Qué significará esto para cada uno de nosotros, para nuestros descendientes más cercanos, nuestros hijos y nietos?, inquirió.

“Estos cambios están cobrando impulso y, ciertamente, no pueden detenerse porque, en general, son objetivos. Todos tendremos que lidiar con las consecuencias, independientemente de nuestros sistemas políticos, condición económica o ideología imperante”.

Comentarios