DEA

La DEA anuncia que sus operaciones y estrategias en el extranjero serán sometidas a revisión

El anuncio se da en medio de la revelación por parte del gobierno de México, quien tiene congeladas las visas de 12 agentes de la agencia, en relación al caso del exsecretario de la Defensa, Salvador Cienfuegos.
martes, 26 de octubre de 2021

WASHINGTON (apro).- Ante el fracaso para contener la demanda y consumo de drogas en Estados Unidos y por las acotaciones impuestas a agentes extranjeros por parte de gobiernos como el de México, someterán a revisión el trabajo de la DEA en el extranjero.

Por medio de un breve comunicado de prensa sin exponer los motivos, la Administración Federal Antidrogas (DEA) estadunidense, anunció la realización de una “revisión comprensiva” de sus operaciones y estrategias que lleva a cabo en el extranjero.

“Será para ponderar la efectividad, fortaleza y para identificar las aéreas de mejoramiento”, se limitó a indicar la DEA que pone a cargo de la tarea a su exadministrador, Jack Lawn y al experto en análisis de operaciones foráneas, Boyd Johnson.

La realidad sobre la demanda y consumo de drogas expone ante cualquier análisis y revisión el fracaso de la guerra contra las drogas del gobierno federal estadunidense, y sobre todo, que la DEA operando en el extranjero y por encima de su injerencia en otros países no tiene éxito.

La captura, eliminación, proceso judicial y sentencias severas de capos históricos en países como Colombia y México, con narcotraficantes de la talla de Pablo Escobar Gaviria, Juan García Abrego o Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, no han hecho mella al incontenible consumo de todo tipo de estupefacientes por parte de la sociedad estadunidense.

Cada vez que la DEA presuma la eliminación o captura de un capo del narcotráfico internacional, al mismo tiempo el reemplazo del criminal caído en desgracia asume el poder y fortalece el trasiego de drogas.

La evidencia más contundente del fiasco de la guerra contra las drogas de Estados Unidos y por ende de la DEA, son las estadísticas del Centro para el Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) que sostienen que cada 24 horas mueres 55 estadunidenses por sobredosis.

El trasiego de metanfetaminas y drogas sintéticas elaboradas con fentanilo está en su mayor apogeo entre los estadunidenses, la frontera con México y las aguas internacionales de Estados Unidos, son la mayor puertas de entrada para los letales opiáceos.

La pandemia de drogas sintéticas y fentanilo que aunada a la de covid-19 azota a los Estados Unidos, pone sobre relieve a la inoperancia de la DEA en sus trabajos a nivel local y extranjeros, y la ausencia de un plan de salud y de educación del gobierno federal para contener el flagelo.

Los cárteles del narcotráfico de México y Colombia aunque siguen trasegando cocaína, heroína y mariguana a los Estados Unidos, son los principales proveedores de drogas sintéticas elaboradas con precursores químicos procedentes de China.

Sumando está realidad a los escándalos en los que se han visto involucrados los agentes de la DEA en países como Colombia, Nicaragua, Honduras y México, con corrupción y acusaciones sin base, se expone una situación de impotencia para contener al narcotráfico.

El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, en represalia por el caso del exsecretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos Zepeda, tiene congelado el visado para 12 agentes de la DEA, además de obligar a los que están en México a presentar informes.

Bajo las nuevas estructuras de seguridad nacional el gobierno de AMLO ajusto las reglas para la operación en territorio mexicano de agentes extranjeros por medio de las cuales, los agentes de la DEA entregan mensualmente al gobierno mexicano un informe de sus actividades.

“La DEA la da la bienvenida al equipo que revisará las operaciones en el extranjero que comenzará inmediatamente con un proceso de revisión amplio en toda la agencia”, resume el comunicado de la institución federal dependiente del Departamento de Justicia.

 

 

Comentarios