Covid 19

Amnistía Internacional pide a países ricos garantizar disponibilidad mundial de vacunas covid-19

Tras resaltar que tienen almacenadas 500 millones de dosis de la vacuna, la secretaria general Agnes Callamard, dijo que hace un año se vislumbraba una disposición a garantizar vacunas para todo el mundo, situación que no se ha visto reflejada.
miércoles, 27 de octubre de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Amnistía Internacional urgió a los Estados miembros de las 20 economías más fuertes del mundo a cumplir con el compromiso de hace un año de garantizar la disponibilidad de vacunas de covid-19 para todo el mundo, más aún cuando los países más ricos tienen unas 500 millones de dosis almacenadas.

En víspera de la reunión de dirigentes del G20 en Roma, Italia los días 30 y 31 de octubre, la secretaria general de Amnistía Internacional, Agnes Callamard recordó que hace un año durante su cumbre llevada a cabo por internet, se vislumbraba una disposición a garantizar vacunas para todo el mundo, situación que no se ha visto reflejada un año después, “los país más poderosos no han protegido la vida de millones de personas, ya que han optado por acaparar vacunas y con ello han causado una escasez de dosis previsibles y absolutamente devastadora para el resto del mundo”.

Callamard apunto que “desde que se administró la primera vacuna, la tasa de muertes por esta enfermedad ha aumentado de 1.3 a casi 5 millones de personas en 2021 debido a las graves desigualdades de acceso”.

Resaltó que mientras en países del G20 el promedio de vacunación de la población es de 63%, en los países de bajos y medianos ingresos sólo se ha podido vacunar al 10% de sus habitantes, lo que habla de “el grado de egoísmo y avaricia” de los más países más poderosos.

“¿Qué han hecho estos países en el último año, sino acaparar y contribuir activamente a la escasez de vacunas junto con las grades farmacéuticas? Los millones de muertes reflejan un escalofriante desprecio por la vida humana, una alarmante aceptación moral de que los beneficios se anteponen a las vidas, y un abandono descarado de sus obligaciones internacionales”, reprochó la dirigente de la organización internacional.

Recordó que en 2020 los países del G20 compraron vacunas de covid-19 aún sin ser aprobadas, para almacenarlas y con dosis suficientes para vacunar varias veces a su población, sin que hasta el momento hayan compartido sus excedentes con los países más pobres.

Ante las desigualdades, el 22 de septiembre pasado Amnistía Internacional lanzó la campaña global “Cuenta atrás de 100 días: ¡2 000 millones de vacunas contra la covid-19 ya!”, para exigir que se cumpla el objetivo de la Organización Mundial de la Salud de vacunar al 40% de la población de países con ingresos bajos y medios antes de que termine 2021, meta que podría cumplirse si los gobiernos con dosis excedentes las comparten.

“Aunque algunos países se han comprometido a redistribuir vacunas, muchos aún no han anunciado un calendario concreto para hacerlo, y varios no lo harán hasta septiembre del año que viene”, apuntó Callamard.

            La defensora consideró que “por el interés superior de todo el mundo”, las vacunas deben compartir para reabrir fronteras y recuperar la economía global “de un modo justo”.

            Amnistía Internacional anunció que el 29 de octubre llevará a cabo un evento en Roma, junto con miembros de la Alianza Vacuna para el Pueblo, en el que se pedirá a los dirigentes del G20 que redistribuyan de inmediato las vacunas.

Comentarios