Pandora Papers

Los Pandora Papers alcanzan a Corinna Larsen y el rey Juan Carlos I

La investigación internacional revela varios borradores de un acuerdo para beneficiar al monarca con el 30% del Fondo hispano-saudí que Juan Carlos I patrocinó cuando todavía estaba en el trono y que terminó en manos de Corinna Larsen.
lunes, 4 de octubre de 2021

MADRID.— Los Pandora Papers pusieron al descubierto un detallado plan de Corinna Larsen, la mujer que mantuvo una relación sentimental con el rey emérito Juan Carlos I, para que éste recibiera parte de su fortuna opaca en el caso de que ella muriera.

Esta información que en España revelan el diario El País y la televisora La Sexta, es parte de la investigación mundial coordinada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) –de la que Proceso forma parte—, y en ella resalta que se hicieron varios borradores del acuerdo para beneficiar al monarca con el 30% del Fondo hispano-saudí que Juan Carlos I patrocinó cuando todavía estaba en el trono y que terminó en manos de Corinna Larsen.

El rey emérito y Larsen son objeto de una investigación que mantienen abiertas las fiscalías suiza y española por un patrón de ingresos de millonarios en una red societaria opaca luego de los viajes oficiales que el monarca hizo a Arabia Saudí, Dubai, Kuwait y Baréin.

Las pesquisas judiciales (Suiza y España) y las nuevas revelaciones periodísticas del ICIJ se refieren al Fondo de Infraestructuras Hispano Saudí que se creó para la construcción del multimillonario proyecto del tren de alta velocidad entre la ciudad sagrada de La Meca y Medina, en Arabia Saudí, contrato que lograron varias empresas españolas gracias a la intermediación del rey Juan Carlos. Corinna Larsen participó activamente en el lanzamiento del denominado Fondo de Infraestructuras Hispano-Saudí.

En las primeras versiones del acuerdo de 2007 que estableció el trust Peregrine entre la princesa Corinna zu Sayn-Wittgenstein-Sayn (nombre que entonces utilizaba, adquirido en su matrimonio con el aristócrata alemán Casimir zu Sayn-Wittgenstein), la beneficiaria, y el despacho neozelandés que gestionaría sus bienes, este fideicomiso tenía otro nombre: “Aimé” (amado en francés).

Larsen dispuso que los gestores que administraban el fideicomiso Peregrine entregaran a Juan carlos I, en caso de que ella muriera, “el 30% de los ingresos provenientes del Fondo de Inversiones Hispano-Saudí” que el anterior jefe del Estado había patrocinado y para el que ella había trabajado.

La documentación, sin firma, que reflejan este deseo tienen fecha del 27 de marzo de 2007, 14 días antes de que se registrara en Guernsey, paraíso fiscal de las Islas del Canal, el fondo hispano saudí.

Los abogados de Larsen, citados por ambos medios españoles, aseguran que esos documentos son falsos.

Los documentos dados a conocer son parte de los Papeles de Pandora, un trabajo colaborativo coordinado por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, en el que trabajan 600 periodistas de 117 países investigando durante dos años 11,9 millones de archivos de 14 despachos de abogados especializados en crear sociedades offshore en paraísos fiscales.

De dichos documentos se desprende que Corinna Larsen encargó redactar en 2007 al despacho panameño Alcogal una carta a Bachmann Trust Company (New Zealand) Limited, el gestor encargado de administrar el fideicomiso Peregrine Trust, hasta ahora desconocido, en la que incluyó a Juan Carlos I entre las personas que debían recibir los activos incluidos en este instrumento financiero en el supuesto de su fallecimiento.

De forma más específica, la misiva plasma el deseo de que los activos del fondo se distribuyeran a partes iguales entre sus dos hijos: Nastassia Gioia Adkins, y el “príncipe” Alexander zu Sayn-Wittgenstein-Sayn. El tercer beneficiario es “Su Majestad el rey Juan Carlos I de Borbón de Borbón, nacido el 5 de enero de 1938, residente en el Palacio de la Zarzuela de Madrid”.

Su deseo era que “los fideicomisarios consideren distribuir a Su Majestad el rey Juan carlos I Borbón de Borbón el 30% de todos los ingresos provenientes únicamente del Fondo de Inversiones Hispano saudí. Tras la liquidación del Fondo de Inversiones Hispano Saudí, Su Majestad el Rey Juan Carlos I Borbón de Borbón ya no debería ser considerado beneficiario del fideicomiso”.

Hay cuatro borradores, en uno de los cuales el nombre del monarca aparece sustituido por “Mr X”. Los medios citados desconocen cual de los borradores –todos fechados a finales de marzo de 2007— se utilizó.

Comentarios