Premio Nobel

Otorgan a los periodistas Maria Ressa, de Filipinas, y Dimitri Muratov, de Rusia, el Nobel de la Paz

El jurado reconoció su “lucha valiente” tanto en Filipinas como en Rusia, pero también los describió como un ejemplo de los periodistas que defienden la libertad de prensa en “condiciones cada vez más adversas”.
viernes, 8 de octubre de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Por sus esfuerzos para salvaguardar la libertad de expresión y, por extender la democracia y la paz, el Comité Noruego otorgó a los periodistas Maria Ressa, de Filipinas, y Dimitri Muratov, de Rusia, el premio Nobel de la Paz.

El jurado reconoció su “lucha valiente” tanto en Filipinas como en Rusia, pero también los describió como un ejemplo de los periodistas que defienden la libertad de prensa en “condiciones cada vez más adversas”.

Para este año se habían presentado un total de 329 candidaturas -234 individuos y 95 organizaciones-, la tercera mayor cifra de la historia.

El Nobel de la Paz de este año es el número 102 de la historia de estos premios, que han reconocido a un total de 135 personas y organizaciones. Ressa y Muratov toman la estafeta del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU, que lo recibió en 2020.

Cada premio está dotado con 10 millones de coronas suecas (23 millones 517 mil 717 pesos mexicanos) y, como ya ocurrió en la edición del año pasado, para 2021 los organizadores previeron reducir al mínimo las ceremonias presenciales en diciembre por la pandemia de covid-19.

El Comité del premio señaló que Maria Ressa utiliza la libertad de expresión para exponer el abuso de poder, el uso de la violencia y el creciente autoritarismo en su país natal, Filipinas. En 2012, cofundó Rappler, una empresa de medios digitales para el periodismo de investigación, que todavía dirige.

“Como periodista y directora ejecutiva de Rappler, Ressa ha demostrado ser una valiente defensora de la libertad de expresión. Rappler ha centrado la atención crítica en la controvertida y asesina campaña antidrogas del régimen de (Rodrigo) Duterte”, menciona.

Además, reconoce que “el número de muertes es tan alto que la campaña se asemeja a una guerra librada contra la propia población del país. Ressa y Rappler también han documentado cómo se utilizan las redes sociales para difundir noticias falsas, acosar a los oponentes y manipular el discurso público”.

Por su parte, el Comité mencionó que Dmitry Andreyevich Muratov” ha defendido durante décadas la libertad de expresión en Rusia en condiciones cada vez más desafiantes”. En 1993 fue uno de los fundadores del periódico independiente Novaja Gazeta. Desde 1995 ha sido el editor en jefe del periódico durante un total de 24 años.

Novaja Gazeta es el periódico más independiente de Rusia en la actualidad, con una actitud fundamentalmente crítica hacia el poder. El periodismo basado en hechos y la integridad profesional del periódico lo han convertido en una importante fuente de información sobre aspectos censurables de la sociedad rusa que raras veces mencionan otros medios.

Desde su puesta en marcha en 1993, Novaja Gazeta ha publicado artículos críticos sobre temas que van desde corrupción, violencia policial, detenciones ilegales, fraude electoral y “fábricas de trolls” hasta el uso de fuerzas militares rusas tanto dentro como fuera de Rusia.

Recuerda que “los oponentes de Novaja Gazeta han respondido con acoso, amenazas, violencia y asesinatos”. Desde el inicio del periódico, seis de sus periodistas fueron asesinados, incluida Anna Politkovskaja, que escribió artículos reveladores sobre la guerra en Chechenia.

“A pesar de los asesinatos y las amenazas, el editor en jefe Muratov se ha negado a abandonar la política independiente del periódico. Siempre ha defendido el derecho de los periodistas a escribir lo que quieran sobre lo que quieran, siempre que cumplan con los estándares profesionales y éticos del periodismo”, dice el Comité.

“El periodismo libre, independiente y basado en hechos sirve para proteger contra el abuso de poder, las mentiras y la propaganda de guerra”, puntualiza.

“El Comité Noruego del Nobel está convencido de que la libertad de expresión y la libertad de información ayudan a garantizar un público informado. Estos derechos son requisitos previos cruciales para la democracia y protegen contra la guerra y los conflictos. La concesión del Premio Nobel de la Paz a Maria Ressa y Dmitry Muratov tiene como objetivo subrayar la importancia de proteger y defender estos derechos fundamentales”, aseguró en un comunicado.

“Sin libertad de expresión y libertad de prensa, será difícil promover con éxito la fraternidad entre las naciones, el desarme y un mejor orden mundial para tener éxito en nuestro tiempo. Por tanto, la concesión de este año del Premio Nobel de la Paz está firmemente anclada en las disposiciones del testamento de Alfred Nobel”, finaliza el texto. (Con información de Europa Press).

 

Comentarios