Cepal

Violencia de género y feminicidios aumentaron con el confinamiento: CEPAL

En un informe publicado hoy, el organismo internacional documentó cómo las mujeres son las principales víctimas de la pérdida de trabajos.
miércoles, 10 de febrero de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En América Latina, la pandemia de covid-19 agudizó los profundos esquemas patriarcales que afectan gravemente a las mujeres de la región: la violencia de género y los feminicidios aumentaron con el confinamiento, el cual también arrojó 23 millones de mujeres en situación de pobreza, llevó el 6% de ellas a dejar su empleo, y aumentó hasta 40% las cargas de trabajo no remunerado de cuidados, según la Comisión Económica Para América Latina y el Caribe (CEPAL).

En un informe publicado hoy, el organismo documentó cómo las mujeres son las principales víctimas de la pérdida de trabajos –que en muchos casos estaban menos remunerados que sus pares hombres y además no estaban cubiertos por ningún tipo de seguridad social– y que forman la parte más afectada por la caída del 7.7% del PIB en la región en 2020, o 9% en México.

Por ello, Alicia Bárcena, la secretaria ejecutiva del organismo regional, urgió a los gobiernos a implementar un “ingreso básico de emergencia” para las mujeres que salieron de la fuerza laboral como producto de la pandemia, acompañado por una reforma fiscal progresiva que redistribuya mejor la riqueza hacia las mujeres.

“Si no hay apoyos específicos a las mujeres, vamos a tener 118 millones de mujeres en situación de pobreza, 23 millones más que en 2019”, insistió Bárcena, quien en insistió en que “el covid ha profundizado los nudos estructurales de la desigualdad de género, y justamente atenta contra la economía de las mujeres” y que la crisis sanitaria llevará a un retroceso de por lo menos diez años en la participación de las mujeres en el mercado laboral”.

“Es una década perdida”, asestó la funcionario durante la presentación de un informe elaborado por la División de Asuntos de Género de la CEPAL, el cual recalcó que algunos de los sectores más golpeados por la crisis económica concentran al 56.9% de las mujeres empleadas de la región, como el comercio, la manufactura, el turismo o el “trabajo doméstico remunerado”, en el que 91.5% de las trabajadoras son mujeres y solamente 24% tienen seguridad social.

Aparte, la CEPAL documentó cómo, en toda la región, las mujeres ocupan la “primera línea” de atención de la pandemia y de sus enfermos, pero en condiciones mucho más desventajosas que sus pares hombres: en el sector salud, por ejemplo, más de 7 de cada 10 trabajadores son mujeres, pero reciben por su trabajo un ingreso en promedio 23.7% menor al de los varones.

La CEPAL también resaltó que la pandemia y las medidas sanitarias de confinamiento aumentaron el uso de plataformas en Internet, lo que exhibe la enorme brecha digital que separa mujeres y hombres en la región.

Ante esta situación, Bárcena urgió a los gobiernos de la región a implementar medidas de “recuperación transformadora con igualdad de genero” que incluya un “pacto fiscal para la igualdad”, la creación de empleos para mujeres, una transición hacia una “sociedad del cuidado”, y darle a la economía del cuidado el lugar que merece.

La funcionaria internacional urgió a que los gobiernos aumenten su recaudación de impuestos de manera progresiva y asigne los gastos a “políticas de género en la emergencia y a largo plazo”, como “servicios de atención a víctimas de violencia”, “servicios salud sexual y reproductiva”, “servicios públicos de cuidado remunerado” y medidas de estímulo fiscal para proteger y fomentar los empleos de mujeres.

Durante su larga presentación, Bárcena insistió en combatir la violencia de género y el aumento de los feminicidios que fomentó la crisis sanitaria, y que llamó la “pandemia en la sombra” porque ocurre en los hogares y está afectando a mujeres y niñas.

 

Comentarios