Rusia

El Kremlin justifica detenciones en masa durante las protestas a favor de Navalny

El presidente ruso, Vladimir Putin, ha rechazado cualquier responsabilidad de las autoridades rusas en el supuesto envenenamiento sufrido por el activista.
martes, 2 de febrero de 2021

MOSCÚ (DPA/EP).- El portavoz de la presidencia rusa defendió este lunes las detenciones de miles de simpatizantes de la oposición durante las manifestaciones del fin de semana para denunciar el encarcelamiento del activista Alexei Navalny.

"Por supuesto. La policía tiene que tomar medidas contra los participantes en estas manifestaciones ilegales", declaró el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, según la agencia de noticias rusa Interfax.

Peskov señaló que había "un buen número" de "provocadores" y "hooligans" con un "comportamiento más o menos agresivo" contra las autoridades, por lo que fue necesario aplicar "todo el peso de la ley".

Más de 5 mil100 manifestantes fueron detenidos en 87 ciudades de toda Rusia durante la jornada del domingo, según la organización civil rusa OVD. Entre ellos están la esposa de Navalny, Yulia Navalnaya, a quien se le impuso una multa de 20 mil rublos (unos 217 euros).

OVD denunció las "acciones brutales y desproporcionadas" de las fuerzas de seguridad contra manifestantes pacíficos. Además, destacó que se trata del mayor número de arrestos en manifestaciones contabilizados en un solo día desde que se fundó la organización, hace nueve años.

La Policía empleó armas de conmoción y más de 50 personas fueron golpeadas por los agentes durante las detenciones. Hasta 90 periodistas fueron igualmente arrestados en 31 ciudades. "La Policía ha interferido deliberadamente en el trabajo de la prensa que quería informar de las protestas", indicó OVD.

Navalny, de 44 años, fue detenido el 17 de enero al regresar a casa desde Alemania, donde se recuperó de un envenenamiento por un agente nervioso casi fatal que él y Occidente atribuyeron al servicio secreto del presidente Vladimir Putin. El pasado jueves un tribunal confirmó la prisión preventiva de 30 días y rechazó así el recurso de sus abogados, que pedían su libertad.

Este fin de semana se celebraron protestas y movilizaciones contra su detención y arresto en diferentes puntos del país.

El presidente ruso, Vladimir Putin, rechazó cualquier responsabilidad de las autoridades rusas en el supuesto envenenamiento sufrido por Navalny y apeló al "marco de la ley" para la convocatoria de cualquier movilización a favor del opositor en el país euroasiático.

Este martes un tribunal de Moscú decidirá si la pena en suspenso impuesta a Navalny se convierte en una pena real de prisión. La Fiscalía ha pedido cárcel, y la oposición convocó a una manifestación frente a la sede del tribunal.

Comentarios