España

Felipe VI reivindica el papel de Juan Carlos I para frenar el intento de golpe de Estado de 1981

El rey de España destacó la "firmeza y autoridad" que tuvo hace cuarenta años su padre, quien hoy está refugiado en Emiratos Árabes Unidos desde el año pasado cuando estallaron los escándalos por sus oscuros manejos financieros.
martes, 23 de febrero de 2021

MADRID (apro).- El rey Felipe VI reivindicó este martes el papel de su padre, el rey emérito Juan Carlos I, por su “firmeza y autoridad” que fueron determinantes para frenar el intento del golpe de estado, el 23 de febrero de 1981, y para que “triunfara la democracia” española en aquel momento.

“El rey Juan Carlos I asumió su responsabilidad y compromiso con la Constitución”, dijo el monarca.

Era muy esperado este discurso en el debate político español, para ver si el actual jefe de Estado se refería al papel que tuvo su padre en frenar aquella intentona golpista, porque el viejo monarca se fue a vivir a Abu Dabi, la ciudad de los Emiratos Árabes Unidos (EAU) donde se ha refugiado desde el año pasado cuando estallaron los escándalos por sus oscuros manejos financieros.

Lo mencionó ensalzando la “responsabilidad y compromiso” con la defensa de la Constitución que ejerció su padre.

Además, el rey lanzó el mensaje del compromiso actual de las instituciones con la Constitución y los valores democráticos.

Este respaldo constitucional tiene una lectura particular en este momento en que Unidas Podemos ha ido tensando al gobierno de coalición –en el que participa—porque su líder y vicepresidente, Pablo Iglesias, ha insistido en que en España no hay normalidad democrática.

El evento, convocado por la presidenta Meritxell Batet, tampoco contó con la presencia con media docena de partidos republicanos y nacionalistas, quienes se negaron a participar por considerar una fórmula para “blanquear” a la monarquía.

“No queremos participar en un lavado de imagen”, explican desde Compromís, partido que considera que solo deberían participar los grupos parlamentarios.

El partido vasco EH Bildu planteó que “conmemorar el 23-F como un triunfo de la democracia no nos parece que refleje la realidad de lo que sucedió. Todavía no sabemos qué sucedió realmente, porque hay lagunas de información que voluntariamente el Estado mantiene en el secreto más absoluto”.

Esta consideración se refiere a las exigencias –hasta ahora sin éxito—para que se permita el acceso a la información que se mantiene secretos en la Comisión de secretos oficiales, donde hay todavía mucha información del 23-F que no se conoce.

El Partido Nacionalista Vasco (PNV) marcó también distancia del acto. Su dirigente Aitor Esteban ha sido muy crítico con el bloqueo sistemático a la reforma de la ley de secretos oficiales que permitiría desclasificar toda la información sobre el 23-F y otros episodios de la historia reciente de España.

Unidas Podemos señala que siguen quedando muchas “zonas de oscuridad” que deben permitir ser alumbrados con la reforma de la ley de secretos oficiales, para conocer todos los pormenores sobre el intento de golpe de Estado.

La versión oficial pone en valor que el fallido golpe de Estado fue sofocado cuando el rey Juan Carlos I emitió un discurso televisado dando el respaldo al régimen constitucional.

 

Más de

Comentarios