España

Investigan cartas con amenazas y balas enviadas a Pablo Iglesias y otros políticos

Este hecho provocó la condena de la mayoría de las fuerzas políticas en plena campaña de la elección a la presidencia de la Comunidad de Madrid, que se celebrará el próximo 4 de mayo.
viernes, 23 de abril de 2021

MADRID (apro).- La Policía Nacional y la Guardia Civil españolas investigan las tres cartas con amenazas de muerte y balas de fusil en el interior de sobres que recibieron el ministro del Interior del gobierno de Pedro Sánchez, Fernando Grande-Marlaska, el candidato de Podemos a la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias y su familia, y contra la directora de la Guardia Civil, María Gámez.

Este hecho provocó la condena de la mayoría de las fuerzas políticas en plena campaña de la elección a la presidencia de la Comunidad de Madrid, que se celebrará el próximo 4 de mayo.

No obstante, el hecho produjo un punto de inflexión cuando los partidos de izquierda (Unidas Podemos, PSOE y Más Madrid) anunciaron que no volverán a participar en debates electorales con Vox, el partido de la extrema derecha, luego de que su candidata Rocío Monasterio se negara a condenar la amenaza y, por el contrario, pusiera en duda la veracidad de las amenazas contra Iglesias.

La bochornosa actuación de la candidata de Vox se produjo este viernes durante el debate organizado por la cadena Ser, la radio del grupo Prisa, cuando siguiendo con su retórica de odio y confrontación no solo se negó a condenar las amenazas contra Iglesias, sino que puso en duda la amenaza misma, que es investigada por las fuerzas de seguridad.

Antes, en una entrevista en Radio Nacional de España, Monasterio puso en duda la amenaza, porque “cada vez que dice algo, lo ponemos en duda”.

En el debate, Iglesias le pidió que se retractara de esas palabras y condenara la amenaza contra él y contra dos miembros del gobierno de España, pero la política de ultraderecha se negó.

 “Si usted es tan valiente, levántese y lárguese, que es lo que queremos muchos”, le respondió Monasterio al político de la izquierda.

Iglesias decidió abandonar el debate argumentando que permanecer sería seguir “blanqueando” el “discurso de odio” de la ultraderecha, y anunció que no volverá a participar en ningún debate con Vox.

Posteriormente, los candidatos del PSOE, Ángel Gabilondo, y de Mas Madrid, Mónica García, también anunciaron que abandonaban el debate, que se dio por terminado.

Gabilondo argumentó que “el odio no puede ganar a la democracia”, y considero que cuando tienes a alguien amenazado a un lado, lo mínimo es solidarizarse con él. De ahí su decisión: “Lo hago porque entiendo que no se puede seguir manteniendo el discurso del odio”.

También la candidata Mónica García de Mas Madrid anunció que se levantaba de la mesa, porque no podía aceptar “esta política de odio y el enfrentamiento”. Y se pronunció porque esas actitudes que representa Vox, “no lleguen a la Puerta del Sol” (la sede de la presidencia de la comunidad de Madrid)

Asimismo, señaló que es con Vox, el partido que practica ese odio y el enfrentamiento, “con el que quiere gobernar Isabel Díaz Ayuso”, la candidata del Partido Popular, ausente en el debate, y que quiere refrendar su presidencia en esta elección.

Hizo un llamado a los ciudadanos a que acudan a votar y que no se alineen con esas políticas de crispación y confrontación.

La candidata de Vox incluso acusó a la moderadora del debate, la periodista Àngels Barceló de alinearse con la izquierda y criticó como “dictadura de la cadena Ser”.

Las amenazas

Este choque se produjo el mismo día que se conoció públicamente que el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, y el exvicepresidente del gobierno y actual candidato de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, habían recibido misivas con mensajes conteniendo amenazas de muerte acompañadas de proyectiles de fusil.

La carta dirigida al ministro Grande-Marlaska dice: “Tienes diez días para dimitir. El tiempo de reírte de nosotros se ha terminado. Policía Nacional. Guardia Civil. El tiempo lo tienes en contra para los taponazos (término en relación a los tiros de una arma de fuego). Tiene matasellos del 19 de abril y los cartuchos son del calibre 7,62 x 51, según señala la denuncia que se levantó por este hecho.

La carta dirigida a Gámez se recibió un día antes y el mensaje está escrito en términos muy similares, y también tenía el matasellos el 19 de abril.

Por su parte, Pablo Iglesias posteó un hilo en Twitter en el que anuncia: “El Ministerio del Interior ha recibido una carta dirigida a mí con amenazas de muerte hacia mí y hacia mi familia. El sobre contenía 4 balas de Cetme”.

El mensaje está acompañado de una fotografía de la carta en la que se lee: “Pablo Iglesias Turrión, has dejado morir a nuestros padres y abuelos. Tu mujer, tus padres y tú estáis sentenciados a la pena capital. Tu tiempo se agota”, y a un lado aparecen los cartuchos del fusil de asalto.

Además, denuncia:

“Esto es otra consecuencia más de la normalización y el blanqueamiento del discurso de odio de la ultraderecha. Esto es consecuencia de la normalización mediática de bulos y mentiras contra nosotros”.

Y recordaba que no ha habido ni un solo detenido “por atentado contra nuestra sede en Cartagena con un cóctel molotov”, que fue registrado por una cámara de seguridad.

Asimismo, recordaba que tampoco hubo consecuencias contra “el ex legionario (así denominada una unidad militar) que disparó con fuego real contra fotos de miembros del gobierno mientras reía frente a la cámara”, ni contra los militares retirados que hablaban “de fusilar a 26 millones de españoles por rojos (comunistas). ¿Cómo no van a sentir una impunidad absoluta como para enviarnos amenazas de muerte con balas de un fusil de asalto?”.

El candidato socialista Ángel Gabilondo expresó en esa misma red social su solidaridad con los destinatarios de las amenazas: “Mi máxima condena. El discurso del odio y la división tienen consecuencias graves para nuestra democracia. Evitemos unidos esta escalada de barbarie.

En el mismo sentido se expresó Mónica García, candidata de Más Madrid, al señalar que “el odio y la violencia no tiene cabida” en la sociedad. Mientras que Íñigo Errejón, antiguo socio político de Iglesias, consideró que “lo que ha ocurrido hoy es intolerable”.

Más de

Comentarios