OIT

La OIT urge reforzar sistemas de salud y seguridad para trabajadores tras la pandemia

La Organización Internacional del Trabajo recomendó a las naciones del planeta establecer sistemas de seguridad y salud sólidos y resistentes en el trabajo para hacer frente a próximas emergencias.
miércoles, 28 de abril de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro). - La Organización Internacional del Trabajo (OIT) recomendó a las naciones del planeta establecer sistemas de seguridad y salud sólidos (SST) y resistentes en el trabajo para hacer frente a próximas emergencias.

En su informe “Anticiparse a las crisis, prepararse y responder - Invertir hoy en sistemas resilientes de SST”, la OIT pidió a los gobiernos invertir en infraestructura y generar planes de respuesta para cuidar la seguridad y salud de los trabajadores y facilitar la continuidad de la actividad empresarial.

“La labor de recuperación y prevención requiere la mejora de las políticas y los marcos institucionales y normativos a escala nacional, así como su adecuada integración en los marcos de respuesta frente a la crisis", señaló el director general de la OIT, Guy Ryder, en el marco del Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo.

De acuerdo con el informe, desde que inició la pandemia 7 mil trabajadores sanitarios han fallecido; 136 millones de trabajadores sanitarios y de asistencia social corren el riesgo de contraer covid-19 en el trabajo y uno de cada cinco trabajadores sanitarios presenta síntomas de depresión y ansiedad.

El texto señaló que los contagios también se han producido en otros sectores, sobre todo en entornos cerrados o en los que los trabajadores se encuentran a poca distancia entre sí durante un cierto período de tiempo, o en los que comparten alojamiento o medios de transporte.

Respecto al teletrabajo, el informe señala que, si bien ha sido primordial para limitar la propagación del virus, mantener el empleo, la actividad empresarial y ofrecer a los trabajadores mayor flexibilidad, también ha dificultado la delimitación entre horario laboral y vida personal.

Además, el 65% de las empresas que fueron encuestadas por la OIT y la Red de SST del G20 manifestaron que los trabajadores tuvieron dificultades para mantener el ánimo mientras laboraban en esta modalidad.

Mientras que gran parte de los mil 600 millones de trabajadores de la economía informal que carecen de protección social corren el riesgo de contraer el virus cuando salen a trabajar a pesar del confinamiento y las restricciones de movilidad, sobre todo en países en desarrollo.

El documento destacó que las normas internacionales del trabajo proporcionan directrices específicas sobre la forma de afrontar esos retos y mitigar el riesgo de propagación del virus en el trabajo.

También proporcionan herramientas para implantar mecanismos de SST adecuados y para velar por que los trabajadores, los empleadores y los gobiernos puedan fomentar el trabajo decente, al tiempo que se adaptan a los efectos de la pandemia en el plano socioeconómico.

Comentarios