Coronavirus

Sufre estrés 41 por ciento de personas que trabajan desde casa: OIT

Se debe prestar atención al bienestar físico y mental de los trabajadores que hacen home office a causa de la pandemia, advirtió la Organización Internacional del Trabajo.
jueves, 29 de abril de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La pandemia de covid-19 provocó un aumento en el número de personas que trabajan a distancia a nivel mundial y podría provocar efectos duraderos en el mundo laboral, señaló la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

El número de trabajadores que no acudían a un centro laboral pasó de 260 millones antes de la pandemia a abarcar una tercera parte de la fuerza laboral en América del Norte y Europa y una sexta parte en África subsahariana, de acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Ante esta situación y en el marco del Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el trabajo, la organización resaltó la necesidad de que las personas laboren en un entorno seguro.

Un estudio reciente de la OIT reveló que el 41% de las personas que trabajaban desde casa se sienten muy estresadas, en comparación con el 25% de las que trabajaban fuera del hogar.

Al respecto, el jefe de Salud y Seguridad Ocupacional de la OIT, Joaquim Nunes, destacó que a pesar de que el teletrabajo es la forma más efectiva de eliminar el riesgo de contagio para quienes pueden hacerlo, también se debe prestar atención al bienestar físico y mental de los trabajadores.

“Es bastante probable que el aumento del teletrabajo durante la pandemia de covid-19 cambie permanentemente la forma en que vivimos y trabajamos. Muchos gobiernos se han dado cuenta de esto y están revisando los derechos de los empleados que trabajan desde casa. Por ejemplo, las empresas deben asegurarse de que los trabajadores no se sientan aislados, además de darles el derecho a desconectarse en lugar de estar en línea las 24 horas del día”, comentó.

Por otra parte, se debe considerar también la seguridad física de los trabajadores y valorar si los empleadores deben garantizar que las viviendas no sean trampas mortales, tomando en cuenta que la mayoría de los accidentes ocurren en el hogar.

“Por ahora, no hay respuestas fáciles” dijo. Sin embargo, señaló que los mismos principios que se aplican a otros lugares de trabajo se deben aplicar a los teletrabajadores, con los que los empleadores tienen un deber de cuidado.

“Si bien los empleadores no pueden controlar el lugar de trabajo cuando el personal trabaja desde casa, sí pueden proporcionar equipos ergonómicos a los trabajadores, como sillas adecuadas, además de ayudarlos a evaluar sus propios riesgos y a aprender cómo mantener estilos de vida saludables”, agregó.

El teletrabajo también complica el trabajo de los inspectores, quienes generalmente no tienen acceso a los espacios privados, algo que podría solucionarse con inspecciones virtuales en las que el trabajador muestre su silla de trabajo, escritorio e iluminación.

“Estas inspecciones pueden servir como una forma de monitorear el lugar de trabajo en el hogar y brindar asesoramiento, pero también plantean preocupaciones comprensibles sobre la privacidad”, reconoció.

Nunes recordó que gran parte de los trabajadores de todo el mundo continúan acudiendo a su trabajo, se enfrentan a trenes o autobuses abarrotados y asumen riesgos de salud considerables.

En este sentido recordó que es necesario proteger los lugares de trabajo del virus y tomar en cuenta la posibilidad de que los trabajadores presenten problemas en la piel o problemas respiratorios por las sustancias químicas de los productos de limpieza.

La organización recordó que varios países están planeando permitir reuniones numerosas en salas de conciertos y cines, así como autorizar más actividades turísticas en el hemisferio norte durante el verano.

Sin embargo, advirtió que esto solo será posible si los gobiernos y empleadores se aseguran de que los trabajadores estarán seguros en sus lugares de trabajo, sin exponerse a riesgos innecesarios, en especial los relacionados con el covid-19.

Comentarios