migrantes

EU reporta incremento de 70% en migración indocumentada y 60% en deportaciones en un mes

En teleconferencia de prensa funcionarios del Departamento de Seguridad Interior (DHS, por sus siglas en inglés) informaron que en marzo de este año el ingreso de inmigrantes indocumentados a Estados Unidos subió un 70% comparado a las cifras del mes anterior y las deportaciones aumentaron 60%.
jueves, 8 de abril de 2021

WASHINGTON (apro) – El gobierno del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció que durante los primeros tres meses de 2021 se incrementó notablemente el ingreso de inmigrantes indocumentados y las deportaciones, así como la llegada de menores de edad.

En teleconferencia de prensa funcionarios del Departamento de Seguridad Interior (DHS, por sus siglas en inglés) informaron que en marzo de este año el ingreso de inmigrantes indocumentados a Estados Unidos subió un 70% comparado a las cifras del mes anterior.

“El pasado mes de marzo se registraron unos 172 mil encuentros entre inmigrantes indocumentados y agentes de la Patrulla Fronteriza en la frontera sur”, explicó una de las funcionarias del DHS durante la teleconferencia con reporteros.

Del total de esa cifra de ingresos irregulares, unos 103 mil 900 son adultos mayores de entre los cuales el 23% son reincidentes en ingresar a los Estados Unidos de manera indocumentada, de acuerdo con los registros de las agencias federales encargadas de vigilar la frontera.

Sobre las deportaciones, las estadísticas correspondientes al pasado mes de marzo indican que fueron sacados de Estados Unidos 103 mil 900 adultos solteros en su carácter de inmigrantes indocumentados, un incremento del 60% respecto al segundo mes de 2021.

Incremento de menores solitarios

Sobre los menores de edad, el gobierno del presidente Biden informó que durante el pasado mes de marzo fueron encontrados en la frontera 18 mil 890 niños que llegaron solos a la región limítrofe, un aumento de casi el 100% en este tipo de migración respecto al mes de febrero.

“Se está acelerando el proceso de reintegración de estos menores de edad con sus familiares o patrocinadores dentro de Estados Unidos, que era de 276 niños por día y ahora es de 507”, subrayó otro de los funcionarios del DHS.

El gobierno estadunidense sostiene que en estos momentos hay unos 19 mil menores de edad bajo su custodia, ubicados en alberges a lo largo de la frontera y supervisados por el personal migratorio y algunos por el del Departamento de Salud y Servicios Humanos.

Las autoridades migratorias estadunidenses hacen la acotación en el caso de los menores de edad de que, los que se encuentran en los albergues son en su mayoría de origen centroamericano ya que para el caso de los mexicanos estos son repatriados casi de inmediato.

Bajo las leyes de los Estados Unidos los menores de edad no pueden permanecer más de 72 horas bajo la custodia del Buró Aduanas y Patrulla Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés), no obstante, la llegada de niños solos a la frontera sur obliga al gobierno a hacer excepciones.

Con el apoyo del Departamento de Salud, el DHS lleva a los menores de edad encontrados en la frontera sur a los albergues temporales que para estos ha construido o acondicionado el Pentágono en varios puntos de la frontera sur del estado de Texas.

La complicación de encontrar a los familiares o patrocinadores dentro de Estados Unidos de los menores de edad localizados solos en la frontera sur, ha provocado la acumulación de estos niños y aumentado la magnitud de la crisis migratoria.

En colaboración con el gobierno del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, el de Biden busca conseguir un mecanismo para lograr de manera más ordenada y humana controlar el flujo irregular de migrantes de Centroamérica a los Estados Unidos.

México y Estados Unidos trabajan en la definición de un proyecto de apoyo económico a las naciones del llamado Triángulo Norte (Guatemala, El Salvador y Honduras), para abordar las causas expulsoras de personas, pobreza, corrupción y la violencia.

El gobierno de Biden también le pide a México una mayor inversión en su frontera sur, amén de apretar sus propias medidas de contención migratoria; es decir, robustecer la vigilancia fronteriza para contener el flujo de migrantes centroamericanos evocados a llegar a Estados Unidos.

 

 

 

 

Comentarios