España

Más de 6 mil migrantes marroquíes ingresan de manera irregular a la ciudad española de Ceuta

Pedro Sánchez emitió un mensaje institucional en el que pidió a Marruecos “respeto a las fronteras mutuas”, y aseguró que va a ser “firme” en restablecer el orden en Ceuta.
martes, 18 de mayo de 2021

MADRID (apro).- Una excepcional ola de migrantes marroquíes accedió de manera irregular a la ciudad española de Ceuta desde ayer --supera las 6 mil personas, mil 500 de ellos menores--, lo que desembocó en el despliegue del Ejército español para reforzar a las fuerzas de seguridad que corrían el riesgo de verse desbordadas por la crisis migratoria.
    
Esta escalada de migrantes se produce en medio de una nueva diferencia diplomática que viven Madrid y Rabat, que se incrementó desde que el gobierno marroquí acusó a España de haber dado protección y cuidados hospitalarios en Logroño (La Rioja) al líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, luego de que en noviembre estallaron las hostilidades entre Marruecos y el Polisario por el control del Sahara Occidental.
    
Tras anular un viaje programado a París para reunirse con Emmanuel Macron, el presidente Pedro Sánchez emitió un mensaje institucional en el que pidió a Marruecos “respeto a las fronteras mutuas”, y aseguró que va a ser “firme” en restablecer el orden en Ceuta.

Después, en referencia a Ceuta y Melilla (84 mil habitantes cada una), las ciudades autónomas españolas que hacen frontera con Marruecos, Sánchez señaló: “Defenderé la integridad territorial de España con todos los medios necesarios”.

“La integridad territorial de España y la seguridad de nuestros compatriotas y su tranquilidad y sosiego serán defendidas por el gobierno de España en todo momento y ante cualquier desafío con todos los medios necesarios”, dijo. “Seremos firmes ante cualquier eventualidad y bajo cualquier circunstancia”.
    
Luego del anuncio, Sánchez y su ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, se desplazaron a Ceuta para atender esta inédita crisis.
    
Desde Bruselas, la comisaria de Interior europea, la socialista sueca Ylva Johansson, avisó a Marruecos que su frontera con Ceuta también es “frontera con la Unión Europea” e instó a Rabat a cumplir con sus compromisos de control del paso de migrantes irregulares y frenar esta llegada sin precedente.
    
“La frontera española es frontera europea, la UE quiere construir la relación con Marruecos con base en la confianza y compromisos compartidos; la inmigración es un elemento clave a este respecto”.
    
En este marco, la avalancha de jóvenes, adultos y familias marroquíes sobre la frontera de Ceuta responde a una intención deliberada del gobierno de Rabat, que se reflejó en la deliberada pasividad de las fuerzas auxiliares que habitualmente mantienen un férreo control en el perímetro fronterizo marroquí ubicado en la playa del Tarajal y Benzú.
    
El ministro de Interior español, Fernando Grande-Marlaska, quien confirmó las cifras, añadió que hasta hoy 2 mil 700 personas han sido devueltas a Marruecos. Un varón adulto marroquí falleció en su intento por bordear a nado el espigón de Tarrajal, entre los cientos de compatriotas que intentaban entrar a la ciudad española.

Diferendo hispano-marroquí

La ministra de Asuntos Exteriores español, Arancha González Laya, convocó este martes a la embajadora marroquí en España, Karima Benyaich, para cuestionarla por la inacción de las fuerzas de seguridad marroquíes ante la avalancha de migrantes.
    
En relación con el encuentro, la embajadora aseguró que en las relaciones entre países hay actos que tienen consecuencias “y se tienen que asumir”, en alusión a la decisión española de acoger de Brahim Ghali, según un cable de la agencia Europa Press.
    
Aseguró que hay “actitudes que no se pueden aceptar”, y también exigió que las relaciones de vecinos y amigos se tienen que basar en “la confianza mutua, que se tiene que trabajar y nutrir”.
    
Desde el gobierno de España han argumentado que se acogió al líder del Polisario por motivos humanitarios.

No es la primera ocasión que Marruecos presiona con el flujo migratorio para que España y la Unión Europea cedan a exigencias. Y, por otro lado, la Unión Europea y España no pueden contener el flujo migratorio sin la ayuda de Marruecos.
    
El flujo de migrantes hacia las islas Canarias tiene unos meses, sin embargo, desde que inició el diferendo diplomático se encontró una barcaza con 17 migrantes muertos.
    
El líder del Polisario, según publican medios como la Vanguardia de Cataluña, estaría afectado de covid-19, y entró de incógnito a España el 21 de abril, pero fue descubierto por los servicios de inteligencia marroquíes.
    
Marruecos y el Frente Polisario han vivido varios episodios de intercambio de fuego desde noviembre pasado, por el viejo litigio sobre el control del territorio del Sahara Occidental.
    
Según algunas informaciones, la decisión de acoger a Ghali en España por razones humanitarias provocó la oposición del ministro del Interior, Grande-Marlaska, quien habría advertido lo que iba a suceder.
    
A finales de abril, cuando los servicios secretos de Marruecos descubrieron la presencia de Brahim Ghali, el ministro de Exteriores de Marruecos convocó al embajador de España en Rabat, Ricardo Díez-Hochleitner, para pedir “aclaraciones” sobre la autorización concedida por Madrid para que el secretario general del Polisario viajara desde los campos de refugiados de Tinduf (Argelia) a Logroño, para recibir atención médica.
    
Exteriores marroquí deploró la decisión española de acoger a Ghali y expresó su decepción por este acto contrario al espíritu de asociación y buena vecindad, que afecta a “una cuestión fundamental para el pueblo marroquí y sus fuerzas vías”, esto en abierta referencia ala soberanía del Sahara Occidental.

Comentarios