Rey Juan Carlos

Corinna Larsen demanda al Rey emérito Juan Carlos I por acoso

La excompañera sentimental pidió una orden judicial de alejamiento contra el monarca, y asegura que ha estado bajo vigilancia de los servicios de inteligencia español por orden del rey.
martes, 27 de julio de 2021

MADRID (apro).- Corinna Larsen, quien fuera la compañera sentimental del rey Juan Carlos I, presentó una demanda civil contra el monarca por el delito de acoso, y pidió una orden judicial de alejamiento que impida al soberano a difamarla o acercarse a ella a una distancia inferior a los 150 metros.

El Financial Times informa que la demanda fue presentada ante el Alto Tribunal de Justicia británico (High Court of Justice) en diciembre pasado, pero hasta ahora se conoce públicamente.

La excompañera sentimental de Juan Carlos I asegura haber sido objetivo de “acoso” continuamente por parte del rey desde 2012, y apunta de esos seguimientos a agentes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), los servicios de inteligencia español, en Londres, la ciudad británica donde reside.

En el documento de 20 páginas, Corinna Larsen exige una compensación por daños y perjuicios, que no está cuantificada.

Juan Carlos I le donó 100 millones de dólares a Corinna en 2012 y tras su ruptura le exigió la devolución de ese monto. Ella se ha negado a devolver ese dinero y ha asegurado que lo recibió como una “generosa donación”, según la publicación. Fue entonces que desde el entorno del monarca se le ha difamado que ella robó ese dinero. Según la publicación, Juan Carlos I habría informado al actual rey de Arabia saudí, Salman bin Abdulaziz, del presunto robo. Y también lo habría hecho con el actual príncipe heredero de la corona saudí, Mohammed bin Nayed.

El monarca saudí fue quien envió a Juan Carlos I los 100 millones de dólares a la cuenta secreta de la Fundación Lucum, en el Banco Mirabaud, en Suiza, el 8de agosto de 2008.

Esta es una de las transferencias que son investigadas por la Fiscalía de Suiza desde agosto de 2018, como parte de una trama de blanqueo de capitales agravado, ya que ese dinero era usado para los gastos personales del monarca emérito.

Se presume que el monarca ocultó ese dinero a la hacienda pública española. A raíz de cambios en la legislación suiza el dinero fue transferido a Corinna Larsen a una cuenta de la banca Gonet, en Bahamas.

A raíz de la investigación suiza, en España el Tribunal Supremo atrajo tres investigaciones sobre las operaciones opacas de Juan Carlos I.

La demanda de la expareja del monarca se dirige a Juan Carlos I y señala al exdirector del CNI, el general Félix Sanz Roldán, quien ha reconocido haber viajado a Londres para reunirse con Larsen en mayo de 2012 en el hotel The Connaught.

El Alto Tribunal británico designará a un juez que asumirá esta investigación, la que cual podría tener un máximo de 18 meses de instrucción.

Comentarios