Hungria

Bruselas ultima el expediente contra Hungría por la ley que discrimina al colectivo LGTBIQ

"No vamos a estar mucho tiempo sin actuar ante países que no respetan la igualdad, los principios de la Carta (de Derechos Fundamentales de la UE), los valores del Tratado y las leyes de la UE", indicó en una rueda de prensa la portavoz comunitaria Dana Spinant.
lunes, 5 de julio de 2021

BRUSELAS (EUROPA PRESS).- La Comisión Europea ultima un procedimiento de infracción contra Hungría por la controvertida ley recientemente adoptada para prohibir charlas sobre homosexualidad en los centros escolares y limitar los contenidos sobre el colectivo LGTBIQ emitidos en televisión, aunque sigue trabajando en la base legal para armar el caso antes de anunciar ningún paso formal.

"No vamos a estar mucho tiempo sin actuar ante países que no respetan la igualdad, los principios de la Carta (de Derechos Fundamentales de la UE), los valores del Tratado y las leyes de la UE", indicó en una rueda de prensa la portavoz comunitaria Dana Spinant.

Un expediente sancionador "lleva trabajo", argumentó la portavoz, para explicar que Bruselas no tenga aún ninguna decisión formal que anunciar apenas unos días después de que Budapest ofreciera unas primeras explicaciones por carta que defienden la ley y descartan la retirada de la misma.

"Un procedimiento de infracción se prepara, pasa por una carta (de emplazamiento) que tiene carácter jurídico, así que hay que trabajar en ello y no estamos aún en la fase en la que podemos anunciar que se haya enviado una carta", razonó la portavoz.

La jefa del Ejecutivo comunitario, Ursula von der Leyen, ya indicó tras la tramitación de la ley en el Parlamento húngaro que consideraba la norma una "vergüenza" y que no iba a dudar en "emplear todos los poderes" de que dispone la Comisión para actuar ante lo que considera una medida que discrimina y estigmatiza a las personas LGTBIQ.

Los comisarios de Justicia, Didier Reynders, y de Telecomunicaciones, Thierry Breton, enviaron una primera carta alertando al Gobierno de Viktor Orban de las dudas que generaba la ley y dieron a Budapest hasta el pasado día 30 para reaccionar.

El portavoz de Reynders, Christian Wigand, ha evitado comentar el contenido de la respuesta recibida el pasado miércoles de parte de las autoridades húngaras y dijo que los servicios del comisario "estudian con atención" esta respuesta antes de decidir los pasos a seguir.

Con todo, Budapest ha hecho saber que no contempla retirar la polémica ley, como esperaban una mayoría de socios en la UE y también la propia Comisión, porque sostiene que es una norma necesaria para reforzar la protección del menor frente a delitos de pedofilia y para asegurar que los padres tienen el control exclusivo de la educación sexual que reciben sus hijos.

Comentarios