Estados Unidos

Condenan a padres a pagar 30 mil dólares por tirar a la basura la colección de pornografía de su hijo

David Werking, de 43 años, ganó la demanda a considerar que sus papás no tenían derecho a deshacerse de sus películas, revistas y artículos de contenido sexual que guardó en casa de ellos cuando vivió ahí temporalmente después de su divorcio
viernes, 27 de agosto de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro). – En el Condado de Grand Haven, Michigan, un juez ordenó a una pareja que le pague 30 mil 441 dólares a su hijo David Werking, de 43 años, por haber tirado a la basura su amplia colección de pornografía.

El juez federal de distrito Paul Maloney decidió lo anterior ocho meses después de que Werking ganara una demanda contra sus padres por haberse desecho de sus películas, revistas y otros artículos pornográficos.

Werking se fue a vivir con sus padres, en Grand Haven, después de su divorcio. Permaneció ahí durante 10 meses.

Se enteró que habían tirado su colección de pornografía después de que se mudó a Muncie, Indiana, por un correo electrónico que le envió su padre, quien le escribió: “Francamente David, te hice un gran favor al deshacerme de todas estas cosas”.

Werking argumentó que sus padres no tenían derecho a deshacerse de su colección de películas, revistas y otros objetos.

El monto del pago por la pornografía lo estableció el juez mediante un experto y el juez también ordenó a los padres pagar los 14 mil 500 dólares del abogado de su hijo, informó MLive.com.

El 18 de diciembre de 2020, Werking ganó la demanda a sus padres y se anunció que podía buscar una compensación, pues alegó que le faltaban cajas de películas y revistas por un valor estimado de 29 mil dólares.

“No hay duda de que la propiedad destruida era propiedad de David. Los acusados admitieron repetidamente que destruyeron la propiedad”, afirmó Maloney.

Sus padres alegaron que tenían derecho a actuar porque la colección estaba guardada en su propiedad.

El juez les reviró diciendo que no presentaron ningún estatuto o jurisprudencia para respaldar su afirmación “de que los propietarios pueden destruir la propiedad que no les gusta”.

El juez Maloney dijo a ambas partes que presentaran informes sobre el valor financiero de la colección y que no habría una audiencia probatoria, informó AP.

 

Comentarios