Iglesia

El Vaticano exonera al obispo de Brooklyn, Nicholas DiMarzio, acusado de abuso sexual

La investigación llevada a cabo por un órgano de la Santa Sede concluyó que las acusaciones no "tienen la apariencia de verdad". Un abogado de los denunciantes advirtió que perseverará en la causa civil.
miércoles, 1 de septiembre de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El Vaticano exoneró al obispo de Brooklyn, Nicholas DiMarzio, acusado de abuso sexual hace cincuenta años cuando era sacerdote en Nueva Jersey. La investigación llevada a cabo por un órgano de la Santa Sede concluyó que las acusaciones no “tienen la apariencia de verdad”.

Según el Vaticano las acusaciones de abuso sexual formuladas contra el obispo de Brooklyn por dos personas no se ajustan a la realidad. Sin embargo, un abogado de los denunciantes advirtió que perseverará en la causa civil.

Dos hombres acusaron al obispo Nicholas DiMarzio de abusar de ellos cuando él era cura en Nueva Jersey, hace unos 50 años atrás. Pero este miércoles, el arzobispo de Nueva York, cardenal Timothy Dolan, anunció que el Vaticano había cerrado su investigación de las denuncias.

Según diversas agencias internacionales DiMarzio ha negado las acusaciones de los dos hombres, quienes han anunciado demandas civiles en contra del religioso.

“Las investigaciones en torno a la credibilidad de mis clientes fueron subjetivas y parcializadas porque fueron controladas y pagadas por la Iglesia Católica”, expresó el abogado Mitchell Garabedian.

“La Congregación de la Doctrina de la Fe, fue quien emitió la decisión, se dedica a continuar el ocultamiento de los abusos sexuales por parte de curas mediante el ocultamiento de la verdad”, aseguró el abogado.

Uno de los acusadores, Samier Tadros, relató que los abusos comenzaron cuando él tenía 6 años y era miembro de la iglesia Holy Rosary Church en Jersey City. Tadros ha exigido el pago de 20 millones de dólares como compensación.

“Repito lo que he dicho desde el principio. No hay verdad en estas acusaciones. A lo largo de mis más de 50 años de ministerio como sacerdote, nunca he abusado de nadie“, afirmó por su parte el obispo DiMarzio en un comunicado.

“Sigo concentrado en liderar la Diócesis de Brooklyn mientras salimos de la oscuridad de la pandemia del coronavirus. Les pido sus oraciones mientras continúo luchando contra las demandas que surgen de estas dos acusaciones, y ahora espero limpiar mi nombre en los tribunales estatales de Nueva Jersey”, informó el obispo.

Este caso fue uno de los primeros en someterse a los nuevos procedimientos establecidos hace dos años por el papa Francisco para abordar las acusaciones de abuso sexual contra algunos de los clérigos de más alto rango de la iglesia.

Los críticos, incluido el abogado de sus acusadores, expresaron su preocupación de que la Congregación para la Doctrina de la Fe, compuesta por otros obispos, carecería de imparcialidad.

La Red de Sobrevivientes de Abusados por Sacerdotes, más conocida como SNAP, declaró que no estaba sorprendida por las acciones del Vaticano e instó a la Fiscal General de Nueva York, Letitia James, a realizar su propia investigación.

Comentarios