Greenpeace

Crisis del plástico: la tóxica alianza entre petroleras y trasnacionales

Empresas trasnacionales como Coca-Cola, Nestlé y PepsiCo contribuyen en gran parte al cambio climático por su irresponsabilidad en la fabricación y manejo de plásticos, revela una investigación de Greenpeace.
jueves, 16 de septiembre de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Las empresas trasnacionales Coca-Cola, Nestlé y PepsiCo contribuyen en gran parte al cambio climático por su irresponsabilidad en la fabricación y manejo de plásticos, revela una investigación del grupo ambientalista Greenpeace.

El informe, publicado el martes, documenta los vínculos entre diversas compañías trasnacionales y petroquímicas y la falta de transparencia en torno a las emisiones de gases de efecto invernadero, producidas por la fabricación de envases y empaques de plástico.

Al menos nueve empresas trasnacionales dedicadas a los bienes de consumo están identificadas como responsables de una catástrofe ambiental en curso, entre ellas Coca-Cola, PepsiCo, Nestlé, Mondelez, Danone, Unilever, Colgate Palmolive, Procter & Gamble y Mars.

Dichas empresas “compran envases de fabricantes suministrados con resina plástica o productos petroquímicos de empresas conocidas como ExxonMobil, Shell, Chevron Phillips, Ineos y Dow”, explica el documento titulado ‘En las entrañas de la emergencia climática: cómo las empresas de bienes de consumo están impulsando la expansión de los plásticos de las grandes petroleras (The Climate Emergency Unpacked: How Consumer Goods Companies are Fueling Big Oil's Plastic Expansion)’.

El informe expone la cadena de producción intensiva de plástico, originada en la extracción de petróleo y gas, refinación, fabricación, venta, consumo y desperdicio. “La continua dependencia del sector de bienes de consumo por los envases de plástico de un solo uso contribuye a que la industria de los combustibles fósiles expanda la producción de plástico”, advierte.

Y exhibe el camino que siguen las industrias petroquímicas y de bienes de consumo a través de organizaciones “fachada” que abogan por promover el reciclaje de plástico, entre ellas la Alliance to End Plastic Waste, Recycling Partnership y el American Chemistry Council.

La producción y el consumo mundial de plásticos aumentó drásticamente desde la década de 1950. De seguir en el mismo camino, para el año 2050 se triplicará la producción de plásticos de un solo uso, señala el estudio.

También recoge testimonios sobre los daños que estas empresas han provocado en comunidades de Estados Unidos, Europa y Asia. La producción de plástico se ha relacionado con problemas de salud como el cáncer o el asma, impactando de “manera desproporcionada” a los habitantes de esas regiones.

En el caso de México, la empresa Alpek/DAK Americas –con sede en Monterrey– contribuye al abastecimiento de envases plásticos para satisfacer la demanda de las nueve empresas de bienes de consumo analizadas en el reporte.

“Las empresas deben eliminar gradualmente todos los plásticos de un solo uso y ser más transparentes sobre su huella plástica, incluida la huella climática de sus envases”, concluye la organización ambientalista.

Apenas en agosto pasado, después del incendio en una plataforma de Petróleos Mexicanos (Pemex) en la Sonda de Campeche, Greenpeace criticó el “modelo energético extractivista fósil” impulsado por el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

A principios de ese mes, un informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) instó a los gobiernos del mundo a combatir el cambio climático provocado por los combustibles fósiles.

Comentarios