Internacional

Vientos inusualmente veloces hacen que tres vuelos comerciales de EU superen la velocidad del sonido

El fenómeno impulsó el vuelo 22 de Virgin Atlantic, de Washington a Londres; el vuelo 64 de United Airlines, de Newark a Lisboa, y el vuelo 120 de American Airlines, de Filadelfia a Doha, Qatar.
martes, 27 de febrero de 2024 · 20:55

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Con desplazamientos incluso superiores a la velocidad del sonido –1235 kilómetros por hora–, al menos tres aviones comerciales e Estados Unidos que volaban la noche del sábado 24 llegaron a sus destinos antes de tiempo, impulsados por vientos que superaron los 426 kilómetros por hora.

El vuelo 22 de Virgin Atlantic, que despegó a las 10:45 pm del Aeropuerto Internacional Washington Dulles con rumbo a Londres. aterrizó 45 minutos antes de lo previsto. Datos del rastreador en línea Flight Aware indicaron que alcanzó una velocidad máxima de mil 290 kilómetros por hora.

A su vez, el vuelo 64 de United Airlines –de Newark a Lisboa– salió a las 8:35 pm y el sábado alcanzó una velocidad de mil 343 kilómetros por hora cerca de la costa este, según Flight Aware. El vuelo llegó a Lisboa 20 minutos antes.

El vuelo 120 de American Airlines –de Filadelfia a Doha, Qatar– alcanzó un máximo de más de mil 351 kilómetros por hora, de acuerdo con información publicada por The Washington Post sobre estos tres vuelos.

Si bien la velocidad máxima del vuelo (1321 km/h) fue mayor que la velocidad del sonido (mil 235 km/h), el avión no rompió la barrera del sonido ya que, en realidad, el avión iba a velocidad usual, pero en aire inusualmente veloz, según dio a conocer The Washington Post.

Los fuertes vientos –del sábado por la noche– fueron registrados por un globo meteorológico lanzado por el Servicio Meteorológico. Este fenómeno se desarrolló debido al contraste entre el aire muy frío sobre el noreste, así como por aire muy templado sobre el sureste.

Los vientos alcanzaron velocidades por encima de la marca de los 426 kilómetros por hora, a unos 10 mil 668 metros sobre el suelo –altitud de crucero para aviones–, mientras una poderosa corriente en chorro barría la región.

Comentarios