Mi novia, la tristeza

lunes, 23 de junio de 2008
Oceano
Un tormentoso romance? en versión rosa (Proceso 1651/22 de junio de 2008) El romance entre María Félix y Agustín Lara; su incierto matrimonio, del que existen varias versiones y ningún papel; el regalo de bodas del Flaco de Oro a su amada durante la luna de miel en Acapulco (María bonita)? Las mentiras, los celos, la ruptura? Escenas que, almibaradas por las canciones de Lara y la glamorosa imagen de la actriz, son escrutadas y contadas por Guadalupe Loaeza y Pável Granados en su libro Mi novia, la tristeza, que la editorial Océano pone en circulación? La tormentosa relación sentimental entre el compositor Agustín Lara y la actriz María Félix es abordada en Mi novia, la tristeza, una nueva y extensa biografía del llamado "músico poeta", escrita por Guadalupe Loaeza y el crítico literario Pável Granados Basado en cartas de amor, textos periodísticos y bibliográficos, el libro reconstruye el romance y los años de vida matrimonial ?de 1945 a 1948? de esta pareja que aún sigue siendo emblemática en la cultura popular Aseguran los autores que fue la jovencita y aún desconocida María Félix la que, desde 1934, cuando escuchaba el programa radiofónico La Hora Íntima, donde cantaba Agustín Lara, se propuso seducir al inspirado compositor de Granada y Farolito Relatan esta anécdota: "Cuando la actriz mexicana tenía 20 años de edad, en 1934, y vivía con sus padres en Guadalajara, solía escuchar todas las tardes La Hora Íntima Entonces pasaba por la XEW a las 6:30 pm, después del Panzón Panseco Una de esas tardes, mientras María se cepillaba su abundante melena frente al espejo, a la mitad del programa de radio (?) en medio de la sala de su casa y abriendo sus ojos negros, entre el susto de toda su familia, dijo con todo su aplomo: "?Yo me voy a casar con ese señor "Después de emitir tal aseveración su padre la regañó y la sermoneó largamente para luego mandarla a su recámara Por la noche, la joven María se levantó y, vestida con su camisón blanco con holanes de tira bordada, se dirigió a la habitación de sus padres, y en tanto su papá se quitaba las mancuernillas de la camisa, ella le dijo muy seria: ?¿No le da a usted pena, que es tan grande y tan importante, gritarle a una jovencita tan delicada como yo? Su voz no me deja dormir, la oigo hasta en sueños Y sí? sí me voy a casar con el señor de la canción?" Nueve años después, en 1943, María ya se había convertido en una actriz famosa y trabajaba en el rodaje de la película La china poblana, al lado del actor Tito Novaro, a quien le pidió que le presentara al compositor Y al ver la terquedad de la actriz, "Novaro se ofreció" Así ?prosigue el libro?, la Félix fue una más de las víctimas que cayeron bajo "el conjuro mágico para el amor" que tenía el trovador Editado por Océano, el libro agrega: "Entonces las serenatas sólo tenían letra de Agustín Lara Los niños bien, los hijos de políticos y sus guardaespaldas; los banqueros y sus empleados; los burócratas, los comerciantes, los artistas de cine (?) y algunos más (?) cantaban frente a la ventana de sus novias Mientras ellas se desvanecían de gusto y de amor al ser llamadas: ?Pecadora?, ?Vendedora de amor?, ?Flor de tentación?, ?Pervertida? o ?Cortesana? Cuántas ?casas chicas? no se habrán formado al influjo de una canción del músico poeta Cuántas esposas decentes no abandonaron su hogar movidas por el deseo de experimentar en carne propia las letras de Lara Y cuántos hombres no habrán diversificado su vida íntima gracias a los consejos del compositor, al grado de que la familia mexicana de los años cuarenta parece estar conformada por papá, mamá, hijos y la otra?" Y es que, aclara el libro, "el larismo fue un aroma, el olor de una época, que salió de las antenas de la XEW En virtud de él, las mujeres adquirieron un alma imperial y altiva; una proclividad por el abandono y la languidez Nunca como en esa época la mujer sintió que su alma era un enigma complejo, nunca resuelto del todo La inusitada propagación de ese aroma sentimental alarmó a buena parte de la sociedad y se convirtió en tema de discusión pública durante años" La calle de Galileo Desde la primera cita con el trovador, justo cuando se estrenó la película Doña Bárbara, "María se dio a la tarea de conquistar a Agustín, aunque, ciertamente, sin ninguna objeción por parte de él? a los pocos meses ya se miraba a la actriz salir todas las mañanas vestida de lo más elegante de la casa del compositor en la calle de Galileo 37, en Polanco" Los periodistas no dejaban de seguirlos: "el mejor compositor de México y la actriz más bella del mundo juntos eran la fórmula inmejorable para la fama mutua" Pero Agustín aún no había terminado su romance con Raquel Díaz de León, una bella joven tapatía de familia conservadora que terminó trabajando en la casa de citas de La Bandida, en la colonia Condesa, donde la conoció el compositor Lara llevaba a su casa de Galileo tanto a Raquel como a María Una noche que estaba con la primera, después de una "terrible pelea" con la actriz, ésta se presentó y empezó a tocar Nadie le abría "La Félix, con todo y sus zapatos de tacón, saltó la reja de la calle y se dirigió a grandes pasos a la recámara de Agustín Apenas le dio tiempo de salir corriendo al pasillo en bata para detenerla Mientras Raquel esperaba en la cama Desde allí, con la puerta entreabierta de la habitación, escuchó y vio a María, de rodillas, suplicándole al compositor: "?Por favor, Agustín, no me dejes Perdóname, voy a obedecer en todo lo que tú me digas "?María, no quiero que hagas estas escenas Levántate del piso, voy a llevarte a tu casa "Raquel, cubierta casi en su totalidad con la sábana, dejando nada más al descubierto sus ojos, no podía creer la escena que estaba ocurriendo frente a ella ¿Cómo era posible que una mujer como María Félix, vestida tan elegantemente, con su pelo todo esponjado, oliendo a perfume, con unas martas maravillosas sobre los hombros y con guantes negros hasta el codo, estuviera de rodillas, llorándole a Agustín Lara?" Pero Raquel no perdonó esta infidelidad Se vengó haciéndose amante del compositor argentino Enrique Santos Discépolo, a quien Agustín veía como un hermano por ser también "feo, flaco y genial" En una ocasión, Agustín le encontró a Raquel una foto del argentino ?¡Pero ¿qué es esto? ?exclamó sorprendido el Flaco de Oro Y Raquel le respondió sarcástica: ?Ay, Agustín, a poco no lo reconoces; pero si es Discépolo, tu hermano del alma? Ahora es tu hermano de leche? Ahí terminó su relación con Raquel A partir de entonces, ya no había obstáculo para el romance entre el compositor y la actriz: juntos iban a los centros nocturnos más lujosos de la ciudad, caminaban "muy contentos" por las calles de Polanco, cada domingo se hacían presentes en la barrera de sol del toreo de la Condesa El público taurino les gritaba: "¡Allí van la Bella y la Bestia!"? "María, vas a acabar con el Flaco"? "¡Mucha ensalada para tan poco pollo!"? y Lara "torcía más el gesto hasta que decidió no mostrarse más por ahí con María Félix" Le dijo a la actriz: "Tú eres una reina y no voy a permitir que estos pelados te ofendan" El mentir de las estrellas Guadalupe Loaeza y Pável Granados cuentan que eran "proverbiales los celos del compositor (?) berrinches telúricos y plañideras peticiones de perdón que inspiraron canciones y poemas se sucedieron unos tras otros" ¿Eran fundados o infundados tales celos? En Mi novia, la tristeza, los autores relatan que quizá la actriz fue amante de un misterioso "millonario tapatío" que, al morir, le dejó "parte de su fortuna", con la que María se compró su casa en Aristóteles 127 ¿Anduvo también con Maximino Ávila Camacho?, ¿con Miguel Alemán Valdés? El 24 de diciembre de 1945, finalmente, se realizó el matrimonio en la casa de Aristóteles 127? "Día cumbre: momento de fama y plenitud musical; consumación de una pareja mítica llamada a trascender por encima de todas sus vicisitudes" El libro da primero la versión de Lara sobre la cena nupcial: "Se sirvieron platos de faisán, setas, langosta, jamón de Westfalia, angulas y caviar a lo largo de un inmenso comedor (?) a lo largo del amanecer, los meseros prodigaron vinos españoles, champagne y coñac También se dice que estuvieron presentes ?sin contar los amigos íntimos de la pareja? Bette Davis, Jorge Negrete, Renato Leduc, Mario Moreno, Pedro Vargas, Libertad Lamarque, Carlos Denegri y Dolores del Río Y que desde la calle se escuchaban las notas de la orquesta de Agustín, interpretando Humo en los ojos" Pero la versión de la Félix, dice el libro, es otra: "Se trató de una cena completamente íntima a la que solamente asistieron Renato Leduc, Ernesto Alonso, Rebeca Uribe (secretaria de María), el modista Armando Valdés Peza y Fernando Félix (hermano de la actriz) Dice la Félix que Agustín mandó cubrir la chimenea de heno perfumado y foquillos multicolores, que después de la cena abrió botellas de champagne como para emborrachar a una multitud y que pidió a los invitados que rompieran las copas donde bebían María contaba que sobró tanto champagne que Agustín tuvo la ocurrencia de regar el jardín ?para embriagar a las rosas?" ¿Cuál fue la realidad? Nunca se supo Como tampoco se supo si realmente se casaron, pues no se han encontrado las actas de la boda, ni tampoco las del divorcio, que según María fue en 1948 ¿Fue todo una mentira orquestada por las dos luminarias? Ante la incógnita, el libro se limita a reproducir un poema del escritor español José Cadalso: El mentir de las estrellas es un seguro mentir porque nadie ha de ir a preguntárselo a ellas Lo cierto es que la "luna de miel" fue en Acapulco ?lugar de moda durante el alemanismo?, donde se hospedaron en el hotel El Papagayo, frente a la playa de Hornos Ahí el compositor le hizo su regalo de bodas a la actriz: la canción María bonita Poco a poco, la relación se fue deteriorando, hasta llegar a fuertes agresiones Se pregunta el libro: "¿Será cierto que el compositor un día fue a buscarla durante la filmación de Río escondido para balearla? Siendo Lara un tirador tan bueno, ¿es posible que haya fallado el disparo, como lo asegura la actriz? Así mismo, ¿será cierto que Lara fue a buscar a María y a pedirle que no se fuera cuando ella decidió viajar a Madrid a cumplir un contrato de trabajo? No parece algo tan probable si se piensa que Agustín comenzaba por esos mismos días una nueva relación con Clarita Martínez, una bella actriz y bailarina del ballet del Teatro Iris En Mi novia, la tristeza se relatan igualmente los otros amoríos del músico poeta: con Angelina Bruschetta, Carmen Zozaya, Raquel Díaz de León, Yolanda Santa Cruz, Clara Martínez, Vianey Lárraga, Irma Palencia y Rocío Durán Lo mismo, da semblanzas biográficas de los principales intérpretes de sus canciones ?Pedro Vargas, Toña la Negra, Chelo Flores, Ana María González?? y relata viajes y giras artísticas del flaco de oro Editorial Océano ofrece dos ediciones de Mi novia, la tristeza Una en rùstica, para los mortales comunes Y otra de superlujo, con estuche y todo: tres tomos, con el texto propiamente dicho, una recopilación de las letras de las canciones de Lara, y un àlbum de fotografìas Esta ùltima ediciòn tiene una peculiaridad: fue financiada por el gobernador de Veracruz, Fidel Herrera

Comentarios

Otras Noticias