Las diarias batallas

lunes, 9 de febrero de 2009
Jus
 Esteban Martorus, un sacerdote que maduró en la oscuridad de los confesionarios, de pronto es enviado a una parroquia morelense La misión es aparentemente sencilla, pero desde que llega a Ahuatepec empieza a girar un engranaje misterioso

El drama espiritual, narrado en un periódico, ocuparía dos cuartillas, pero en los diarios que el padre escribe para "extraer algo claro de este galimatías" se revela una serie de pruebas para la gente de Dios en la Tierra

La confesión El diario de Esteban Martorus ?como lo anticipa el nombre alegórico del narrador principal en esta novela de Javier Sicilia?, relata el desencuentro de unos cuantos espíritus libres con la rigidez de la jerarquía eclesiástica y con la sociedad actual, cuyo único valor es el progreso entendido como la  acumulación de la riqueza

Al lado del cura luchan una monja "muy santa" (Benedicta), una criatura angelical y una mujer capaz de iluminar incluso el pecado con sus contradicciones humanas; también el editor del diario, un poeta católico y remolón con la Iglesia: el propio Sicilia

En el bando opuesto, no está precisamente el mal, sino la voluntad y la desesperanza que, aun dentro de la Iglesia, siguen lacerando a Cristo con las veleidades del poder y los valores espurios que la burguesía quiere imponer en el mundo al que ha hundido en la miseria

En las primeras páginas, los personajes parecen poco más que discursos encarnados, pero van cobrando forma cuando sus vidas se entrelazan e intentan realizar sus proyectos En el caso de Martorus, logra encauzar a varios jóvenes al deporte, ofrece una alternativa de trabajo a varias mujeres del pueblo y avanza en la catequización de los niños con la ayuda de una jovencita de insólita pureza y energía llamada Ángeles

Pero si a la jerarquía católica la queman las implicaciones de la pobreza cristiana, a los pobladores los escuece la conciencia del pecado Así se desata una trágica muerte, y a partir de entonces las dudas, la desesperanza y la frustración crean en Ahuatepec un cerco, ahora sí, inequívocamente maligno En el campo terrenal, Martorus y sus cómplices parecen vencidos

Pero esta derrota en el mundo no se refleja en el plano espiritual porque a Martorus se le revela el misterio del amor, que de una forma tan elocuente como estremecedora registra el cura en sus diarios y quizá sea el verdadero tema de la narración

Esta novela puede ser interpretada como un relato en clave, pues se reconocen actitudes, datos y talantes de personajes públicos (como el padre M, que está dando de qué hablar en estos días), pero esto limitaría la lectura Lo indudable es que, aparte de conseguir muchos momentos brillantes, Sicilia se desdobla en varios personajes para plantear con honestidad los problemas espirituales de estos tiempos y en este país

La editorial Jus presenta La confesión El diario de Esteban Martorus, este miércoles 11 a las 19 horas en Donceles 66, Centro Histórico l

Comentarios

Otras Noticias