México ¿un nuevo régimen político?

martes, 8 de septiembre de 2009 · 01:00
Siglo XXI
  
Quizá muchos consideren que el antiguo régimen político del país, surgido de la Revolución Mexicana, comenzó a morir cuando el Partido Revolucionario Institucional (PRI) perdió ante Acción Nacional (PAN) las elecciones del 2000 con la llegada a la presidencia, como resultado, de Vicente Fox

Pensarán también que luego de que el PRI recuperó terreno en las pasadas elecciones del 2 de julio, aquel régimen comienza a revivir

Pero a decir del investigador Octavio Rodríguez Araujo, el viejo régimen comenzó a morir en realidad durante el gobierno de Miguel de la Madrid, y fue Carlos Salinas de Gortari quien le dio la puntilla, no sólo durante su mandato, sino con el poder que conservó aun después de su salida de la presidencia, y con la alianza de los dos partidos PRI y PAN

Ese es uno de los planteamientos que hace en el libro México ¿un nuevo régimen político?, coordinado por el escritor y analista político, y publicado por Siglo XXI Editores en su serie Sociología y Política

En su ensayo "Metamorfosis del régimen político mexicano ¿irreverrsible?", explica que en una primera etapa coexistieron los dos regímenes y por ello hubo una fractura en el PRI, que dio origen al Partido de la Revolución Democrática (PRD) Pero terminó por imponerse el régimen "neoliberal tecnocrático", y advierte que ahora no importa si gobierna el PRI o el PAN, este régimen hará lo que sea para garantizar su continuidad y permanencia La prueba está en que Salinas y Ernesto Zedillo "no dudaron en entregarle el poder al PAN" con tal de lograr esa continuidad

El autor explica cómo va transformándose el antiguo régimen político con las "recomendaciones" dictadas desde organismos como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo Se impuso un modelo económico la lógica del mercado, las necesidades del capital dominante en el mundo y se olvidaron los efectos y proyectos sociales

Y desmenuza también la transformación ideológica del PRI, por decisión de quien entonces era considerado su jefe nato, Salinas de Gortari, para hermanarse con el PAN Por ello no hubo mayor problema en que ambos partidos se aliaran para reformar la Constitución Entonces, se recordará, se modificaron varios artículos, por ejemplo el 27, para permitir la enajenación de las tierras ejidales, y el 130 para "ganarse a la Iglesia católica y contar con ella para influir en la población"

Para el politólogo es claro que el poder de Salinas --quien también "sin consulta a los mexicanos" suscribió el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá, enlazando la economía de México a las de estos países "de manera subordinada y dependiente"-- se extendió más allá de su periodo de gobierno:

"Hay suficientes indicios para pensar que sigue haciendo de las suyas para obligar a las fuerzas políticas a continuar su gran proyecto: hacer de México un país-empresa, con todo lo que esto significa"
El libro de 295 páginas aborda el tema de viejo y nuevo régimen, con diferentes enfoques y plumas: Alberto Aziz Nassif, en el ensayo "El desencanto de una democracia incipiente México después de la transición"; Rolando Cordera Campos y Camilo Flores Ángeles, "De crisis a crisis: Del cambio de régimen económico al derrumbe global (trayectoria y contexto)"; Arnaldo Córdova, "La democratización de México Alternancia y transición"; Víctor Manuel Durand Ponte, "La cultura política de los mexicanos en el régimen neoliberal"; Eduardo R Huchim, "Elecciones: Avances, fallas y simulación"; Carlos Martínez Assad, "Los gobernadores y el sistema político"; y Mauricio Merino, "La reforma electoral y el nuevo régimen político de México"

Comentarios

Otras Noticias