El mismo engaño

lunes, 21 de junio de 2010

Liudmila Ulítskaya nació en la ciudad de Davlekánovo en 1943. Estudió en la Universidad de Moscú la carrera de biología y empezó a publicar al final de la época soviética. En 1992, apareció la novela Sóniechka, la cual fue un éxito literario en Rusia y traducida a varios idiomas. Cuatro años después obtuvo con esa obra el premio Médicis en Francia, y su siguiente narración, Sinceramente tuyo, Shúrik, refrendó su alta calidad literaria obteniendo varios galardones internacionales.

Ahora aparece en español Mentiras de mujeres (Ed. Anagrama. Col Panorama de narrativas. No.743. Barcelona, 2010. 174 pp.). El libro está ordenado como una novela por entregas, en el que cada capítulo narra una anécdota diferente y tiene a Zhenia como el personaje principal que escucha las mentiras de diferentes personas. “Diana” trata sobre la historia de los esposos e hijos que ésta ha perdido en las últimas dos décadas. En “Mi hermano mayor”, Zhenia oye las hazañas que la pequeña Nadia le platica a sus hijos y la existencia de un increíble hermano. “Un fenómeno de la naturaleza” cuenta la relación que tiene Masha con una mujer mayor de nombre Ana, quien le enseña a apreciar a los grandes poetas rusos de principios del siglo XX y descubre que ella es una gran escritora que compone igual que ellos. “Fin de la historia” versa sobre la supuesta relación entre la adolescente Lialia con un viejo y celebre pintor.

Para Liudmila Ulítskaya la mentira es un recurso que utilizan las mujeres para enriquecer su existencia y obtener afecto. Una de las intenciones es provocar la compasión del otro, lo que hacen colocándose en una condición extrema y dolorosa. También falsean porque no se encuentran a gusto con su vida y crean un mundo diferente que acaban creyéndolo real. La diferencia del fingimiento con el hombre es el detalle y la carencia de intenciones aviesas. La mujer coloca a la mentira en la dimensión de lo creativo; escribe Ulítskaya que en ella hay “… encanto, talento, ingenuidad e impertinencia, inspiración creadora y brillo. Ni atisbo de cálculo, aprovechamiento o maquinación… Es sólo una canción, un cuento, un enigma”. Sin embargo, no hay que olvidar que toda mentira, independientemente del género y su belleza, es un engaño con el que se pretende burlar a otros y el sujeto engañarse a sí mismo.

Mentiras de mujer es un libro inteligente y divertido que muestra la infelicidad de las mujeres, así como las maneras a las que éstas recurren para timarla con ingenio. Asimismo presenta las consecuencias de ese fingimiento: la negación del sujeto y su condición por una situación ficticia.

Comentarios

Otras Noticias