El muro virtual de Trump

lunes, 8 de mayo de 2017
WASHINGTON (apro).- La Casa Blanca está obsesionada en demostrar hasta con mentiras que el presidente Donald Trump cumple con todo lo que prometió durante su campaña. El último ejemplo: el muro “hermoso” que se comprometió a edificar en la frontera sur. El Congreso federal estadunidense le negó a Trump los mil 500 millones de dólares que solicitó para iniciar este año la construcción del primer tramo de la muralla fronteriza. El Capitolio le dio un revés al mandatario y postergó hasta septiembre de este año el debate sobre un presupuesto para amurallar la frontera en el año fiscal 2018, que iniciará el 1 de octubre. A la notoria derrota legislativa de Trump la Casa Blanca la transformó inmediatamente en mentira. La cortina de humo que utilizó la presidencia de Trump para manipular la realidad de su fracaso en el Congreso, fue la aprobación de un presupuesto por mil 500 millones de dólares para seguridad fronteriza que no incluye un solo centavo de dólar para la construcción de un muro frente al territorio mexicano. El pasado jueves 4 de mayo, Sean Spicer, vocero de la Casa Blanca, sabiendo que los reporteros le echarían ese día en cara el fracaso de Trump para conseguir presupuesto para el muro limítrofe, apareció en la sala de prensa de la Casa Blanca para pregonar que la construcción de la barda fronteriza ya había arrancado. La estupefacción de los reporteros no se hizo esperar. ¿Cuál presupuesto? ¿Qué construcción de muro en la frontera? Resulta, que en Trumpolandia el muro fronterizo es virtual. Los mil 500 millones de dólares que avaló el Congreso para seguridad fronteriza, incluyen fondos destinados al mantenimiento del cerco de acero que ya tiene años de construido en varias regiones de los más de tres mil kilómetros de la frontera sur. En el presupuesto de seguridad fronteriza está un apartado específico para la actualización de la tecnología instalada en la frontera sur estadunidense, que se utiliza para detectar la entrada indocumentada de personas, por medio de radares y sistemas de videograbación y fotografía, terrestre y aérea. “Ya inició la construcción del muro”, alardeó el vocero de la Casa Blanca. Como era de esperarse, los reporteros se le abalanzaron a Spicer para que demostrara lo que decía. Bueno, las mentiras de la Casa Blanca de Trump no tienen límites; con gráficas computarizadas y videos, Spicer mostró cómo se están reemplazando partes de la muralla metálica que ya se había edificado porque sencillamente ya están oxidadas y corroídas. La novela fronteriza de la Casa Blanca mostró imágenes de la instalación de radares y cámaras sobre torres metálicas en la frontera con México. Los reporteros que cubren la Casa Blanca no daban crédito a las descaradas mentiras de Spicer. El argumento del portavoz sustentado con imágenes nunca presentó la construcción de un nuevo tramo del muro. ¡Qué lejos está la Casa Blanca de Trump de la frontera con México y de la realidad! Spicer quedó expuesto como un mentiroso y manipulador. Lo que hizo el vocero de Trump sí son fake news. No hay dinero aprobado para construir un solo milímetro de un nuevo tramo de muro, pero como Trump vive en su propio mundo, la muralla hermosa que prometió es virtual. En la zona limítrofe conocida como Sunland Park, en El Paso Texas, que justo colinda con la colonia Anapra, una de las zonas más pobres de Ciudad Juárez, hace unos días pobladores del lado mexicano armados con sopletes y otras herramientas cortaron pedazos del cerco metálico. Los juarenses que cometieron la osadía vendieron el metal cortado y robado en el mercado de los fierros viejos. Su intención nunca fue ingresar a Estados Unidos, su mensaje para Trump era otro. La reconstrucción de la valla de acero profanada por los juarenses de Anapra es de acuerdo con las mentiras de la Casa Blanca y de Trumpolandia, la demostración de que ya se inició la edificación del muro prometido. Hay quienes ven al vaso medio vacío y quienes lo ven como un vaso medio lleno.

Comentarios

Otras Noticias