Sr. González unifica al rock mexicano

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Casi un centenar de rockófilos nacionales de distintas generaciones se unieron a la conferencia virtual “Sesenta años del rock mexicano”, convocada por el compositor Guillermo Briseño, profesor de la Escuela de Música del Rock a la Palabra (EMRP), moderada por Ricardo Bravo, de la Fonoteca Nacional, y el cronista musical David Cortés. El anfitrión del evento vía Zoom fue Rafael González Villegas, Sr. González (julio 8 de 1962), músico capitalino de Botellita de Jerez y autor de la trilogía “60 años del rock mexicano”, cuyo tercer volumen acaba de aparecer abarcando los años 1990-2016 (los otros dos: 1956-1979 y 1980-1989). “La sensación que me queda al concluir este tercer volumen es que falta mucho por contar acerca del rock mexicano, se puede profundizar muchísimo y desde muchas perspectivas”, sumó Sr. González en torno a su labor documental calificada como “titánica” por los participantes (periodistas y músicos que, lo largo de dos horas, manifestaron sus opiniones, trascendiendo los contenidos abundantes de dicha trilogía rock). Surgieron así propuestas que, de cristalizar, insertarán su sello en la historia futura del fenómeno musical para nuestro país. Arropados tras bambalinas por Mario Huesca (Iztacalco, 1987), coordinador general de la EMRP, he aquí algunos del los objetivos que surgieron en la charla virtual. Julia Palacios, historiadora: “Yo quiero agradecer a ‘Memo’ Briseño la oportunidad por esta convocatoria de habernos reunido y felicitar en especial a mi querido doctor González. La historia del rock en México se está documentando y cada uno de los que escribimos aportamos nuestro propio punto de vista o perspectiva desde nuestras trincheras, como lo estamos viendo y apreciando esta historia narrada. Michel De Certeau decía que la historia siempre se escribe desde el tiempo presente.” Tere Estrada, cantautora y autora de “Sirenas al ataque. Historia de las mujeres rockeras mexicanas (1958-2000)”: “¡Híjole, si yo con ‘Sirenas al ataque’ me tardé diez años, este esfuerzo grandísimo del señor González en tres volúmenes lo aplaudo! Creo que algo que propondría que hiciéramos es algo así como un banco de datos, no sé si a través de la Fonoteca Nacional… Hoy conocí a una chava que hizo una tesis sobre (el bar nacido en 1985) Rockotitlán, otras sobre los textos de las rockeras... Están dispersas las investigaciones y tener un solo lugar donde podamos consultar sería maravilloso.” Jorge Velasco, bajista y autor de “El canto de la Tribu. Historia del movimiento alternativo de música popular en México” (2013): “La obra de ‘Rafa’ aporta una gran información, es un trabajo muy exhaustivo de investigación y estructuración, pero una cosa que sí me gustaría destacar es que en cada uno de los tres libros él va ubicando el contexto social. Los chavos de ahora pueden asumir que esta historia del rock es producto de un desarrollo histórico social. Se trata de un aporte a la historia crítica del rock nacional que todos debemos de ir enriqueciendo, si queremos que siga siendo el rock una música de resistencia, que aporte algo a la transformación de nuestra sociedad.” El músico, periodista y crítico de rock Óscar Sarquiz, quien realizara en los años setenta los programas de Radio UNAM “La respuesta está en el aire” con Luis González Reimann, apuntó en referencia al Sr. González: “Quiero felicitar a Rafael por su estoicismo… Yo soy famoso aventador de toallas y agradezco que hayas llegado al final (de los tres volúmenes)… Quisiera que nos dijeras si ves este libro como una enciclopedia o como una historia… Los mercaderes hicieron famoso al rock en el mundo entero… Me parece significativo que te haya retirado el apoyo (en la editora) porque no vieron un potencial comercial; la independencia es el origen del rock y haces bien en haberlo terminado de esta manera.” Daniela Jurado (1996) agradeció a aquellos participantes del conversatorio que la han impulsado a estudiar más la historia del rock en nuestro país, por tratarse de un espacio de retroalimentación: “Ojalá las grandes editoriales se animen a publicar este tipo de trabajos como el del Sr. González, porque cuando la gente de mi generación quiere analizar algún tema como el rock se dice que no hay nada al respecto, cuando sí hay mucho, pero son libros que ya no se reeditan.” Xavier Hernández Chelico, rockófilo de “La Jornada”, añadió: “Debemos dar propaganda a este libro del Sr. González cada uno desde nuestra guarida, porque una de las cosas que adolece el escritor que hace libros es la venta, la distribución. Subamos las portadas de estos tres muros para que se difundan y se sepa del contenido. Ya después de leerlo que vengan las críticas. Lo primero es apoyar… así con cada uno ya estaremos completando la tan fragmentada historia del rock mexicano.” Ricardo Bravo, de Fonoteca Nacional: “En la Fonoteca Nacional tenemos libros que tienen que ver con el sonido, así debería de ser en todas las bibliotecas importantes (que haya libros y la música), Son libros que retratan parte de una cultura alternativa que se ha hecho a un lado pero que es muy importante porque representa a mucha gente. Es importante que nos unamos, aunque haya complicaciones de trabajo o de egos, pero creo que sí tenemos que darnos cuenta en conformar un trabajo de difusión al menos como punto de partida en los trabajos ya publicados de la música y del rock en México, así como la base de datos que me parece muy importante.” [embed]https://www.proceso.com.mx/646217/pacho-anuncia-los-talleres-del-museo-del-chopo-unam[/embed] Ramón Rodríguez Granada, músico: “Yo creo que lo que comentó Teres Estrada acerca de la base de datos del rock mexicano vale mucho la pena seguir alimentando.” José Hernández Riwis Cruz, Universidad Autónoma Metropolitana (Unidad Azcapotzalco): “Hemos estado trabajando con David Cortés y varios colegas más en el repositorio del rock mexicano desde la UAM-Azcapotzalco. Hemos trabajado con Julia Palacios, por ejemplo, en la parte de la academia; el ofrecimiento entonces es: pongámonos de acuerdo en cómo fomentar estos vínculos. Porque el repositorio allí está, con una exposición de ‘flyers’ del rock mexicano y conocemos el rock británico; pero desde el lado de la academia en la UAM-A contamos con instancias internacionales interesadas en la historia del rock en el mundo allá y una de las más fuertes está en Portugal... Me interesa establecer la liga con ‘Memo’ Briseño y la EMRP para complementarnos, enriquecernos y difundirnos.” Briseño respondió: “Se ve que le vamos dando a lo que tiene que ser el cierre de esta etapa, porque habrá otras, como fue Julia diciendo… La Fonoteca es un punto de reunión, la EMRP puede ser otro, el repositorio que acaba de ser citado (en la UAM-A) puede ser uno más. ¿Qué tan conectados pueden estar? Nosotros (en la EMRP) no pretendemos substituir para nada sus labores; pero la EMRP tiene información escrita, física, cuando termine todo este rollo (covid-19) y lo podemos poner a la disposición de todo el mundo. Pero vamos viendo qué es lo más conveniente, porque aquello que ya está más institucionalizado, a manera de reserva de memoria como es la Fonoteca, o el repositorio de la UAM me parece buenísimo. Sigamos juntándonos. “¡Yo voy a estar de acompañante, nomás me dicen en qué tono y yo los acompaño! Pueden disponer ustedes de mi escuela; pongo a mi representante a David (Cortés) y a Ricardo (Bravo), al Sr. González, y a Mario Huesca, porque de lo se trata es de que lo que se tenga, se comparta. Claro que la EMRP quiere tener la información, pero ¿para qué? ¡Pues para compartirla con los demás! Y me encantaría compartirla con la Fonoteca. Pero imagínense si no me va a parecer bien que tenga que ver con la UAM… “Claro, la universidad pública… ¡tendría que estar la UNAM metida en este pedo! Pero está bien, ¡viva la UAM-Azcapotzalco!, sigamos adelante, porque en el trabajo que ustedes han hecho y el que otros van a hacer uno participa también. No es cierto de que los músicos nomás estamos viendo acá a ver quién nos admira. No, es otra cosa, es… “Es un espíritu a veces de que digamos, como músico me haga caso David Cortés, que vea que hice una canción y que venga y la escuche, y que diga esa canción está buena, está mala, ‘háganle caso al pobre, está loco’... Hace falta que a uno le digan eso… Por eso el vínculo con la prensa y los medios y las instituciones. Porque uno hace la música casi secretamente, excepto los exhibicionistas más payasones. “Pero uno, en el fondo de su timidez sabe que da miedo tocar ante la gente, ante el que piensa y escribe por aquello de qué le va a parecer. Y luego, cuando uno se pone más viejo, se le pone más dura la piel. Pero al principio te puede matar (enterarse de) un cuate al que no le parezca lo que haces.” [embed]https://www.proceso.com.mx/646474/la-verdad-de-la-pandemia-de-cristina-martin-jimenez[/embed] En son de broma, pero con trasfondos de ingenio y certeza, el poeta, tallerista y compositor Briseño concluyó: “Entonces, es muy importante que haya conocimiento de parte de los músicos, de los que escriben, de los que escuchan, del público. El mundo del rock mexicano tiene que ser más rico, más informado, más enterado y cariñoso, y orgulloso de lo que contiene en su canasta. Darse cuenta que todo eso le pertenece. Tampoco es un club de superación personal ni buenos modales –risas--; pero sí es algo que tiene que ver con el buen corazón y la franqueza. Ya lo dijeron dos que tres: No son con los complejos ni con la envidia. Y no es que uno sea un censor: ‘Se prohíbe tener complejos y ser envidioso’, ¡no!, lo podemos poner en el portal y bueno, si alguien lo tiene (complejo y envidia) pues no respondo chipote con sangre… “La manera en que lo han hecho hoy fue fantástico, la manera en que se agandallaron los tres (Bravo, Cortés y Sr. González) el numerito, es lo mejor que he visto en los últimos años.” Según informó Mario Huesca, el grupo volverá a reunirse el jueves o viernes, con una invitación creciendo en foros abiertos de las redes sociales.

Otras Noticias