La oveja rosa

viernes, 1 de julio de 2016
George Alan O’Dowd (junio 14, 1961) fue uno de los cantantes más famosos de la década de los 80. Bajo el nombre de Boy George fue la voz y principal compositor del grupo Culture Club con quien gozó de fama, viajes alrededor del mundo, éxitos de radio, conciertos y millones de discos vendidos. Pero pese a su apariencia andrógina y los rumores latentes en la prensa, nunca habló abiertamente sobre su homosexualidad hasta bien pasados sus días de notoriedad. Nacido en la Inglaterra que finalmente levantaba el duelo tras quince años desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, el tercero de los seis niños O’Dowd, quienes vivían con sus padres en el número 29 de la calle Joan Crescent de Eltham (un suburbio al sureste de Londres), creció siempre en conflicto con su naturaleza. Desde muy temprana edad se dio cuenta de que se sentía mejor entre mujeres pero nunca sintió atracción por ellas, prefería hablar de sus compañeros aun cuando la homosexualidad era vista todavía como una enfermedad mental por la sociedad, y sus padres no podían aceptarlo. En su primera autobiografía Take it like a man (Tómalo como hombre) publicada en 1995, Boy George escribió: “Desde el útero hasta la tumba se nos guía estratégicamente hacia el camino de la procreación. Los padres ni siquiera consideran que sus hijos podrían ser homosexuales. Ellos se preparan para cualquier otra eventualidad.” Y agregó: “Yo creía que no había nadie como yo en todo el mundo. Después eso me hizo sentir especial, pero de niño me sentí muy sólo.” La música era la única salida que encontraba el pequeño George en una casa a pesar de estar habitada por otras siete personas; se acentuaba la soledad provocada por los brotes de feminidad que surgían en él al escuchar algunos discos de Shirley Bassey. “Esperaba con ansia esos raros momentos en los que mis hermanos salían de nuestra recámara para encerrarme, cerrar las cortinas y apagar la luz y poner un disco de Shirley. Me contoneaba por todo el cuarto moviendo los brazos y mi cabeza de un lado a otro, apretando los puños… Fui la oveja rosa de la familia.” A los veinte años, impulsado por Malcolm McLaren, creador de los Sex Pistols, George comenzó a cantar con el grupo Bow Wow Wow, y poco después, en 1982, formó Culture Club junto a Roy Hay, Jon Moss y Mike Craig. El grupo probó que sabía la fórmula para hacer canciones exitosas en tan sólo tres discos, sus composiciones sonaron alrededor del mundo y fue de los más exitosos de su época. Como es común en este tipo de historias, los excesos relacionados con la fama llevaron al grupo a separarse tras pocos años. Cada integrante continuó con su carrera musical hasta que varios años después decidieron volver a juntarse para grabar y hacer algunos conciertos. Culture Club trabaja esporádicamente y es así que llega por primera vez a México para presentarse este viernes 1 de julio en la Ciudad de México y el sábado 2 en Ensenada, Baja California.

Comentarios

Otras Noticias