Cárdenas Batel, la última carta del PRD

jueves, 8 de noviembre de 2001
México, DF - Seguros de ganar las elecciones en Michoacán, los perredistas soltaron marras y las tres principales corrientes que se disputan la presidencia del partido desde hace tres años lanzaron a sus candidatos, sin importar los signos de débil unidad y endeble equilibrio que sus propios dirigentes advierten como parte de la peor crisis que atraviesa el PRD desde que fue fundado, hace 12 años En este periodo, el perredismo ha crecido sustancialmente, pero de acuerdo con análisis internos en el plano electoral sufre un "estancamiento" del voto duro estimado entre el 14 y 16 por ciento de la votación nacional --poco más de 6 millones de sufragios--, así como la concentración de simpatizantes en las regiones del centro, sur y sureste del país Michoacán, origen del cardenismo y del perredismo, podría ser el punto de partida y el fin de un ciclo del PRD, cuyos militantes y dirigentes se debaten entre dos opciones: una izquierda de alianzas con otras fuerzas políticas y de colaboración con el gobierno, o una izquierda de oposición frontal a las políticas oficiales y sólo de alianzas a corto plazo Precisamente, de uno de los integrantes de la dinastía Cárdenas, Lázaro Cárdenas Batel, depende el camino que habrá de seguir el PRD con su victoria o fracaso en la elección para gobernador de Michoacán, el próximo domingo 11 "No me cabe ninguna duda que en Michoacán, por múltiples razones, se juega el futuro del PRD", asume el candidato perredista al señalar que a partir de un triunfo el perredismo podría relanzarse a nivel nacional, y remontar su posición como alternativa real y viable de cara a las elecciones del 2003 y del 2006 En perspectiva, Lázaro acepta que con una victoria, todas las corrientes del PRD "salen ganando", pero una derrota, advierte, "significaría la necesidad de repensarse, de plantear nuevamente el papel que debemos de jugar y de empezar desde cero" "El resultado en Michoacán va a ser definitivo para todo el PRD, para las dos grandes corrientes y otras que puedan existir Un resultado electoral adverso cancela las posibilidades de que el PRD subsista, por lo menos en su forma actual Esto lo entienden los distintos grupos al interior No es un secreto que hay un debate fuerte, que hay diversas expresiones, pero en el caso de Michoacán todos coincidimos que es un proceso prioritario y definitivo en muchos sentidos para el PRD "Por eso, pensar --como algunos lo han sugerido-- que a las corrientes de Amalia García, de Jesús Ortega, les convendría una derrota del PRD, una derrota mía en Michoacán, creo que no tiene ningún fundamento Ellos han estado apoyando, están conscientes que una derrota en Michoacán también para ellos significaría un golpe muy duro y la necesidad de repensarse y de ver cuál es el papel que nos toca, no sólo como fuerza política, sino como individuo, asumir ante esta nueva realidad del país" Por ello, añade: "En Michoacán se ha conseguido estar más allá de esa discusión, se está trabajando en la misma línea, con el mismo objetivo de ganar con claridad, entendiendo que una vez que pase la elección, seguramente se abrirá de nuevo el debate con relación a la vida interna del partido Yo seré respetuoso de no meterme directamente en una lucha de este tipo, porque creo que el PRD debe fortalecerse en su institucionalidad y cambiar sus políticas que no son acertadas, como su relación con el Gobierno federal" "Rosario ¡Sí va!" El miércoles 22 de agosto, en la casa de Ifigenia Martínez, todas las corrientes acordaron no "destapar" a ninguno de sus candidatos hasta después de las elecciones del 11 de noviembre en Michoacán, Tlaxcala, Puebla y Sinaloa Pero el pacto no se respetó Una vez que se dieron a conocer las encuestas de Alducin, María de las Heras, la Universidad Michoacana y Bimsa, que muestran una ventaja "irreversible" de hasta 12 puntos porcentuales en favor de Cárdenas, el acuerdo se desfondó y comenzaron los destapes, una expresión --y práctica-- priista que ha permeado a todos los partidos El primero de ellos fue el Movimiento Cívico de Izquierda Libertaria, que en una asamblea realizada el 20 de octubre en Morelia, Michoacán, a la que asistieron mil 200 integrantes de 25 estados, lanzaron a Rosario Robles como candidata a sustituir a Amalia García en la presidencia del PRD a partir del 17 de marzo del 2001, cuando se realizará la elección interna Un día antes del "destape" que hicieron los "cívicos", el viernes 19, en un acto que encabezó la propia Robles ante la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal contra los diputados que la demandaron por el presunto delito de peculado, un grupo de mujeres repartió hojas del "Comité Promotor, Rosario para la Presidencia del Partido" A la campaña de adhesión iniciada por las diputadas locales Dione Anguiano y Clara Brugada, así como por las actrices Margarita Isabel y Julieta Egurrola, siguió la publicación de un periódico mural de un grupo de "militantes" de la delegación Miguel Hidalgo, que lanzó su campaña en apoyo de la exjefa del gobierno capitalino "Rosario ¡Sí va!", rezaba el encabezado de la publicación fechada en octubre y que pegaron en la entrada y en los corredores de la sede nacional del PRD; el texto está firmado por 60 militantes encabezados por Bertha Legaspi, quien también aparece como responsable de las encuestas que se publicaron en diversos diarios donde Lázaro Cárdenas está por arriba del candidato del PRI, Alfredo Anaya, para las elecciones a gobernador de Michoacán En entrevista, Robles asegura que esperará la publicación de la convocatoria, presumiblemente para mediados de este mes, para dar a conocer su candidatura, pero dijo estar agradecida por las muestras de apoyo de diferentes grupos y corrientes como el Movimiento Cívico, que encabezan Mario Saucedo, Humberto Zazueta, Leticia Burgos, Rocío Mejía y Emilio Ulloa Signos de rompimiento El "madruguete" de los "rosaristas" tuvo sus efectos hasta el 30 de octubre, cuando las corrientes del PRD mostraron sus propuestas al mismo tiempo de advertir posibles divisiones internas y rompimientos importantes Ese día por la mañana, el senador Raymundo Cárdenas, apoyado por la corriente "Foro Nuevo Sol", al que pertenece la presidenta del PRD --conocida como los "amalios"--, también dio a conocer oficialmente, en conferencia de prensa en la ciudad de México, sus aspiraciones de dirigir a su partido Entrevistado por el reportero, el político zacatecano advierte "signos" de agotamiento en los elementos de cohesión que estuvieron presentes en la fundación del PRD "Hay un trato interno muy desconsiderado Hay a veces un trato que no corresponde al que se debe dar entre compañeros de un mismo partido Hay descalificaciones, acusaciones hasta de traición, y eso no indica otra cosa más que la necesidad de encontrar nuevos elementos de cohesión", explica --¿Cuáles deben ser estos nuevos elementos de cohesión? --Los que tienen todos los partidos del mundo: el proyecto nacional, la estrategia política, las vías de lucha Creo que en el PRD necesitamos un debate muy a fondo sobre el proyecto que proponemos para el país y sobre la estrategia política Si logramos un acuerdo en ello, habremos salvado al PRD y lo habremos adaptado para que crezca y sea gobierno en esta primera década del siglo XXI --¿Y si no se logra el acuerdo? --Si no logramos ponemos de acuerdo en esto que es elemental, pues podría darse origen a una escisión pactada --¿Eso qué significa? --Ponerse de acuerdo en que no podemos seguir juntos y ver cómo continuamos la vida Pero creo que en la base del PRD tenemos una gran fortaleza unitaria; hay muchas diferencias en las cúpulas, pero abajo hay una exigencia de unidad enorme Los miembros del partido no ven que haya realmente razones de fondo para tener este trato desconsiderado entre compañeros del partido Jesús Ortega, posible candidato de la corriente Nueva Izquierda o los "chuchos" --por hacer pareja con Jesús Zambrano, secretario general del PRD --, es más cauto Dice que habría que esperar no sólo el resultado en Michoacán, sino también las elecciones locales en Puebla, Tlaxcala y Sinaloa, así como las negociaciones para la reforma hacendaria, antes de manifestar cualquier pretensión de sustituir a García para marzo del 2001 Pero tilda de irresponsables a quienes ya se adelantaron "A mí no me parece correcto que sin haberse emitido la convocatoria por el Consejo Nacional para iniciar el proceso electoral interno se estén dando pronunciamientos y destapes Es verdaderamente imprudente y un desatino que se estén dando esos acontecimientos cuando el partido está inmerso, y deberíamos de estarlo todos, en las elecciones de cuatro entidades que son claves para el PRD, entre ellas Michoacán" Pide no adelantar plazos en función de necesidades personales porque, asegura, afectan al partido, desvían la atención y los recursos de las campañas, principalmente de Michoacán Según él, si hay algo preciado por la gente es la unidad del PRD y, por ello, adelantarse a los plazos sólo ofrece un partido de conflictos, pleitos y desuniones, imagen de la cual "la gente está enfadada, cansada y fastidiada" Frente a las posibles escisiones del PRD, Ortega manifiesta: "Rechazo pronunciamientos y actitudes de algunos compañeros que están hablando que el PRD puede dividirse Eso será responsabilidad de quien las emite, el dividir al partido se va a convertir en un crimen contra la lucha por el cambio democrático en México" Los nubarrones de nuevos enfrentamientos y futuras separaciones provocaron que "chuchos" y "amalios" se reunieran el miércoles 31 No asistieron la presidenta del partido ni el secretario general; no obstante, llegaron alrededor de cien representantes de ambas corrientes en todo el país, encabezadas por Raymundo Cárdenas y Ortega, que emitieron una declaración de "unidad y preservación del proyecto partidario" Las últimas cartas A pesar de que Robles, Ortega y Raymundo ya son mencionados abiertamente como candidatos a sustituir a Amalia García, quien resultó presidenta del PRD en 1999, en un proceso electoral interno cuestionado e impugnado, hay otros dos posibles candidatos, cuyos nombres se manejan entre las propias corrientes Uno sería Alejandro Encinas, quien saldría como candidato de unidad si Robles, Ortega y Cárdenas sufren un desgaste irreparable en la campaña interna, que empezaría a finales de noviembre El otro sería el diputado Martí Batres, quien presumiblemente sería apoyado por la Corriente Izquierda Democrática que encabeza René Bejarano, con un mensaje implícito: el interés del jefe del Gobierno capitalino, Andrés Manuel López Obrador, de meterse a la contienda como el "fiel de la balanza" En medio de las aguas agitadas por las corrientes, Lázaro Cárdenas lanza un salvavidas "Michoacán es más que un respiro, es un enorme impulso, un reposicionamiento (sic) a nivel nacional, más importante para el PRD del que pudo haber significado para el PRI el triunfo de Tabasco"06/11/01