PAN, metamorfosis en el poder

lunes, 17 de diciembre de 2001
México, DF (apro) - Prácticas y conductas que aparentemente eran monopolio del PRI, y que entre otros factores lo condujeron a la pérdida del poder, se reproducen en otros partidos, lo que demuestra que en México poseemos todavía una cultura política sotanera en términos democráticos El uso de "acarreos", "cargadas", "placeos", "madruguetes", "fraudes", que se pensaba eran sólo patrimonio del PRI y cuyos términos en otra ocasión hemos condenado como antidemocráticos, es sabido que han ocurrido en el PRD, pero también se han manifestado cada vez con más claridad en el PAN, partido en el Gobierno federal La Asamblea Nacional de este partido, celebrada el sábado y el domingo pasados, fue un espectáculo en el que afloraron conductas aparentemente típicas de priismo, pero que se reproducen como una manifestación de la lucha por el poder, en este caso por la feroz disputa soterrada por la presidencia nacional del PAN Si es criticable que, el lunes 3, el secretario de Gobernación, Santiago Creel, se reuniera en la sede nacional del PAN para persuadir, junto con Diego Fernández de Cevallo, Luis H Alvarez y Felipe Calderón, a Luis Felipe Bravo para no declinar participar por la reelección, el desplegado de diputados y senadores en favor de Carlos Medina Plascencia no lo es menos Y no porque las adhesiones sean deleznables en sí mismas, sino porque --en el primer caso-- el cargo de secretario de Gobernación implica evitar inmiscuirse en asuntos partidistas en días y horas hábiles, si se es congruente con un cambio en la manera en que solían conducirse los titulares de esa institución en épocas priistas Tampoco es repudiable que los simpatizantes de Medina se manifiesten públicamente, pero sí lo es --si se quiere ser también congruente contra lo que hacían los priistas-- que se haga insertar un desplegado periodístico como una muestra de fortaleza política y que luego, en respuesta, los adversarios repartan propaganda y se placeen, cuando ni siquiera han cumplido con la formalidad de inscribirse oficialmente No hay que olvidar que desde su fundación, en 1939, el PAN se propuso desterrar en México la simulación y otras desviaciones de la Revolución Mientras fue oposición procuró ser congruente entre los principios que le dieron origen y sus actos Pero en la medida en que comenzó a multiplicarse la conquista del poder público, en ocasiones no de manera legítima, ha ido reproduciendo comportamientos que antes le eran antagónicos Los panistas, en algunos lugares donde gobiernan, han resultado aventajados alumnos del régimen priista, mediante prácticas fraudulentas, como el caso de Guanajuato, en 1998, cuando el "acarreo" y el "fraude" caracterizaron la Convención en la que fue electo Juan Carlos Romero Hiks como candidato al gobierno Y antes, en Baja California, se habían dado comportamientos análogos El propio Carlos Medina Plascencia ha reconocido que, en algunos estados, que no identificó, los gobernadores han pretendido convertirse en jefes del PAN, a la usanza de los priistas y aun de los perredistas En Guanajuato, de donde son originarios Medina, Bravo Mena y Vicente Fox, ni más ni menos, se ha incurrido en prácticas corporativas, como la creación de una central obrera --cuyo secretario general ocupa el cargo análogo en el PAN del estado--, una campesina y otra magisterial Con tal de conservar el poder, en el partido o en el gobierno, algunos panistas se han convertido en gestores para tramitar toda suerte de servicios, como placas para taxis, y aun reparten bienes a la población pobre Vaya, hasta el comportamiento --ciertamente aislado-- de prepotencia que tanto condenó el PAN, ahora se materializó con el espectáculo del diputado Rigoberto Romero, quien hizo uso del fuero, de los puñetazos y los insultos para evitar ser aprehendido por policías cuando orinaba en la vía pública Prácticas y comportamientos antidemocráticos no son, entonces, patrimonio de un solo partido político, sino que se han reproducido en la mayoría de ellos, por no decir todos La incipiente democracia mexicana merece que todos estemos comprometidos con el cambio esa cultura política arraigada y demos paso a la asunción de estos defectos como condición para erradicarlos