Los testimonios del 68

jueves, 20 de diciembre de 2001
México, D F (apro)- La publicación de las fotos de Tlatelolco 68 en las páginas de Proceso, en las últimas dos semanas, ha generado una serie de reacciones que son dignas de comentar Sobre todo dos: la de los afectados por la represión judicial y militar, y la de quienes tratan de interpretar la "filtración" de los documentos a Proceso y La Jornada De las primeras han llegado en cascada testimonios de algunos de los sobrevivientes En su denuncia todos machacan la responsabilidad de la Dirección Federal de Seguridad (DFS), a manos de Fernando Gutiérrez Barrios, y del Batallón Olimpia, en la muerte y desaparición de decenas de inocentes Contra la versión de que no fue una acción coordinada entre policía y Ejército, los testigos afirman que todo estuvo concertado: los policías dispararon contra los soldados para pretextar el contraataque; hubo infiltración entre los grupos estudiantiles por parte del Ejército; los militares habían dispuesto de hombres, equipo y armamento para reprimir la manifestación pacífica; las luces de bengala soltadas desde el helicóptero militar y desde el edificio de la Secretaría de Relaciones Exteriores, fueron la señal de ataque Las mismas versiones y testimonios se dirigen hacia dos personajes como los principales responsables: el presidente Gustavo Díaz Ordaz, como jefe de las fuerzas armadas, y el secretario de Gobernación, Luis Echeverría Alvarez, como el operador de la trampa en que se convirtió la Plaza de las Tres Culturas Sólo este último sería capaz de responder a las acusaciones, pero en lugar de hablar, todo parece indicar que dejará el país por estos días, y quién sabe si quiera regresar Las otras reacciones que habría que analizar son las interpretaciones de la filtración de los importantes documentos y fotografías que confirman la participación militar y policiaca en Tlatelolco el 2 de octubre Una de las hipótesis es que el presidente Fox estaría interesado en provocar la detención de un "pez gordo" para recuperar la simpatía popular perdida en su primer año de gobierno Ese "pez gordo" sería el expresidente Echeverría, quien habría de convertirse en el "chivo expiatorio" del régimen priista De ahí que se haya entregado el primer paquete de fotos en España con la idea de que el juez Baltasar Garzón pudiera, en caso necesario, actuar para que Echeverría pague por un genocidio de lesa humanidad, para el cual no hay prescripción, como es el caso del dictador Augusto Pinochet Así, si en México la ministra Olga Islas, de la Suprema Corte de Justicia, luego de dos años de estudiar la posibilidad de castigar a los responsables de la masacre de Tlatelolco, concluye que ya prescribieron los delitos, el mismo expediente se llevaría a los tribunales internacionales La filtración de las fotografías y expedientes vendría, entonces, a suplir las limitaciones del gobierno mexicano para enfrentar a grupos poderosos del pasado y, con la ayuda de instrumentos de justicia internacional, restañar una herida profunda e impulsar el proceso de democratización nacional Otra de las interpretaciones es que la filtración de dichos documentos que comprueban la responsabilidad de Echeverría, tiene el sello del PRI Sí, que fueron los propios priistas quienes decidieron hacer públicos una parte de los expedientes del 68 para minar las intenciones de un grupo de simpatizantes de Echeverría por controlar el PRI a partir de marzo del 2002 Según esta teoría, el grupo encabezado por el actual secretario general del PRI, Rodolfo Echeverría ?sobrino del expresidente--, sería el principal afectado si se inicia un juicio histórico en contra de su tío Si este grupo, en el que se mencionan a Francisco Labastida, Dulce María Sauri y Beatriz Paredes Rangel, pierde terreno, el que gana es el tabasqueño Roberto Madrazo Alfonso Molina, El Ronco, era un activista del movimiento estudiantil del 68 que fue herido ese 2 de octubre Para él, esta es la lectura de fondo que tendríamos que hacer de la filtración de las fotos y documentos oficiales Y a partir de ahí, tomar en cuenta que el castigo de uno de los responsables de la matanza estudiantil, Echeverría, al final sería un instrumento que utilizarían los grupos de poder del PRI que no han desaparecido, a pesar que ya no tienen la Presidencia de la República Las lecturas de un solo hecho son múltiples, y las interpretaciones, más, en la "cultura de la sospecha" que ha echado raíces profundas en nuestro país De cualquier manera, las fotos y testimonios que Proceso ha publicado han servido para combatir un mal nacional que de broma todos hemos mencionado: "El pueblo mexicano no tiene memoria" En eso, no hay duda 20/12/01

Comentarios