El poder del Ejército, por todas partes

lunes, 24 de diciembre de 2001
México, D F (apro)- Empezó en 1970 combatiendo el narcotráfico con la llamada "Operación Cóndor" Treinta y un años después, el Ejército Mexicano encabeza la lucha contra los capos de la droga; persigue a delincuentes comunes; disfrazados de policías, sus elementos patrullan las calles del Distrito Federal y de varios estados del país; realizan investigaciones judiciales; revisan a los turistas en los retenes? La misión más reciente que le han encomendado: investigar y perseguir a grupos de secuestradores Es el poder del Ejército Los militares están en todas partes Sin embargo, el Ejército tiene una larga historia de excesos y por ello se le considera como la institución que más viola los derechos humanos Para José Luis Piñeyro, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana, la ampliación de los esfuerzos del Ejército Mexicano en tareas de Seguridad no es una solución a la ola criminal que azota al país, pero tiene una explicación "Tanto en el ámbito del combate al narco, como en general al crimen organizado, podemos decir que la tarea del Ejército es buena desde la perspectiva de que el crimen organizado no supere la capacidad de respuesta del Estado mexicano En esos términos, creo que la labor militar ha sido exitosa Esto lo afirman los mandos civiles y militares" Sin embargo, el investigador señala que el Ejército no ha podido evitar otro tipo de contaminación del crimen organizado: la Económica "La presencia del narcotráfico y del crimen organizado en los círculos financieros e inmobiliarios, comerciales, sociales, a través de un incremento alarmante y sin precedente de la drogadicción infantil y juvenil; así mismo, la articulación con otro tipo de crimen organizado como el tráfico ilegal de armas, de personas, de menores, de automóviles y su articulación con el crimen ocasional, es decir, los expendedores de artículos robados o contrabandeados?" --¿A qué se refiere cuando habla de que el Ejército refuerza la capacidad de respuesta del Estado? --Por capacidad de respuesta del Estado debemos entender como el control del narco, pero habría que agregar que las fronteras con todas las contaminaciones centrífugas mencionadas es muy tenue y preocupante, se ha llegado a plantear, creo que de manera exagerada, que hay un narco-Estado en México, que hay narcopolíticos Yo no creo que sea un fenómeno de carácter estructural y amplio, pero lo cierto es que todos estos fenómenos existen y se han agravado en los últimos años --¿Se ha contaminado el Ejército Mexicano al encabezar la lucha contra el narcotráfico? --Es evidente que sí Hay alrededor de seis generales procesados por delitos contra la salud, más otros mandos medios que han sido relacionados con el negocio de las drogas También ha sido dañina para el Ejército la presencia prolongada de las tropas en lugares aislados, pues esto afecta la moral militar, ya que están por largos periodos alejados de sus familiares, y expuestos a la corrupción y situaciones de peligro Esto afecta el espíritu del cuerpo, no sólo por todo esto que mencioné, sino porque es evidente que las fuerzas armadas han pagado su cuota de muertos y heridos y, al enterarse de que algunos mandos militares están coludidos con el narcotráfico, esto también impacta la moral de los militares? De acuerdo con el investigador, básicamente esos son los peligros que enfrenta el Ejército al estar en contacto con un medio corrupto tan fuerte como es el narcotráfico y el crimen organizado en general Pero a pesar de que el presidente Fox echó mano del Ejército para combatir al crimen organizado --y ahora a las bandas de secuestradores--, los embates de la delincuencia reflejan un alto grado de deterioro en los aparatos de seguridad con los que cuenta el presidente Vicente Fox para frenar la escalada delictiva que azota al país, afirma por su parte Jorge Chabbat Madrid, del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) Con más de una década estudiando el comportamiento de la criminalidad organizada, principalmente el narcotráfico, Chabat Madrid dice, además, que aunque el presidente Vicente Fox declaró la guerra a la delincuencia --en Tijuana, por ejemplo, contra el cártel de los hermanos Arellano Félix--, es claro que el equipo del presidente está pagando los costos de desconocimiento y la inexperiencia, pues en muchas ocasiones existe improvisación y altas dosis de corrupción acumuladas desde el gobierno de Ernesto Zedillo El investigador sostiene que, ante el reacomodo de las organizaciones criminales, "está claro que para abatir el índice delictivo no bastan la democracia ni la voluntad política del presidente: se requieren instrumentos poderosos, eficaces y honestos" --Además del Ejército Mexicano ¿Cuenta el gobierno del presidente Fox con instrumentos especiales para combatir a la delincuencia? --No los tiene Los cuerpos policiacos están totalmente penetrados por el crimen organizado y la corrupción En este momento, el gobierno tiene la misma policía del régimen anterior, con sus vicios e ineficiencias La gran pregunta para el presidente es: ¿Qué hará con su voluntad política para inventar una nueva policía, tener mejores jueces y un eficaz Ministerio Público que responda a las demandas sociales? "De palabra, Fox ya declaró la guerra a las organizaciones criminales, pero la realidad es que no tiene un esquema eficaz para combatirlas: lo que sí puede hacer es sentar las bases para que en unos 20 años, por lo menos, podamos tener una mejor policía y erradicar la cultura de la corrupción y la impunidad, arraigada durante los más de 70 años de gobiernos priistas autoritarios", precisa Edgar Cortez, presidente del Centro de Derechos Humanos "Miguel Agustín Pro Juárez", señala que el principal cuestionamiento a la tarea del Ejército en cuestiones de seguridad, es la constante violación a los derechos humanos Con base en los informes y estudios de que dispone, Cortés dice que la formación de los militares es diferente a la de un policía, por eso son dos visiones distintas frente al delincuente: el primero ve al delincuente como traidor a la patria, el segundo como lo que es: un delincuente y, a partir de eso, actúan de manera distinta Señala que, a pesar de los cursos que se les están impartiendo en la Sedena, el Ejército sigue cargando con cuentas pendientes: muertes, desapariciones, torturas? Y muchas otras atrocidades que hasta la fecha siguen impunes --¿Debe el Ejército ampliar su presencia en el país para combatir a los delincuentes? --Deben regresar a los cuarteles y dedicarse a proteger a la patria, para lo demás hay policías suficientes que le han costado al país y a los mexicanos mucho dinero y hay que ponerlos a trabajar Al igual que Piñeyro, Cortez afirma que el presidente Vicente Fox debe apostar por una mejor policía: profesional y fuerte y dejar al Ejército en los cuarteles

Comentarios