Un año más de impunidad en Guerrero

lunes, 24 de diciembre de 2001
Acapulco, Gro (apro)- La tortura, detenciones arbitrarias e injustificadas, así como allanamientos de morada, son algunas de las prácticas violatorias a los derechos humanos que con mayor frecuencia se cometieron en Guerrero en este año De acuerdo con el último informe rendido por el presidente de la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos del estado (Coddehum), el cual se presentó al Congreso local, la dependencia contra la que se presentó el mayor número de quejas sigue siendo la Procuraduría General de Justicia, "lo que habla de una crisis en la dependencia" Hipólito Lugo Cortés, primer visitador de la Coddehum, consideró "preocupante" que pese a los esfuerzos anunciados por el titular de la Procuraduría , Rigoberto Pano Arciniega, por depurar la institución y tener cursos de capacitación en los que se incluyen cursos de respeto a los derechos humanos, "lo cierto es que algunos de los elementos de la corporación a su cargo, no todos pero sí varios, recurren a prácticas ilícitas para presentar presuntos responsables de los delitos que a diario se comenten" Lo peor del caso, agregó, es que "el procurador no sólo no atiende recomendaciones, sino que asciende a efectivos que para nosotros deberían ser destituidos, como el comandante de la región de Acapulco, Guadalupe Herrera Sánchez, quien este año fue señalado como presunto responsable de actos de tortura" De esta manera, de noviembre del 2000 a octubre del 2001, la Coddehum radicó mil 41 quejas, correspondientes a mil 658 hechos violatorios a los derechos humanos, entre los que destacan las 253 detenciones arbitrarias de personas; 212 irregularidades cometidas por funcionarios públicos; 197 abusos de autoridad; 129 casos de lesiones; 123 amenazas de servidores públicos contra detenidos, y 51 denuncias de tortura El informe detalla que de las mil 41 quejas interpuestas, 472 por ciento se formularon en contra de la Procuraduría local, es decir, 492 denuncias, "lo que habla de que buena parte de los policías judiciales carece del perfil necesario para cumplir con la encomienda de procurar justicia", destacó Lugo Cortés En este año, la Coddehum emitió 40 recomendaciones; de ellas, 47 por ciento fueron dirigidas a la Procuraduría, entre las que destacan ocho por tortura Se destaca en el documento que de las recomendaciones emitidas por tortura, cometidas todas por elementos de la Policía Judicial del estado, ninguna fue acatada; cuatro de ellas fueron de plano rechazadas; tres, parcialmente aceptadas, y una oficialmente fue reconocida pero no se dieron pruebas de su aceptación Entre las recomendaciones por tortura que no fueron aceptadas por el procurador Rigoberto Pano Arciniega, destaca la 028/2001, en la que se señala como presunto responsable de cometer este delito a Guadalupe Herrera Sánchez, que actualmente es comandante regional de la Policía Judicial en Acapulco De acuerdo con un resumen del expediente rechazado por Pano, Herrera Sánchez comparte responsabilidad con los jefes de grupo y agentes Ramón Tapia Gómez, Rodolfo Suástegui Zambrano, Salomón Herrera Arizmendi y Alfonso de la Paz Sánchez, por haber torturado y causado lesiones a Omar Guerrero Solís y a Ramiro Salgado López Como recomendación, la Coddehum sugirió "la destitución definitiva del cargo que desempeñan (Herrera Sánchez y los demás elementos), dada la gravedad de los actos cometidos debiendo anotar la presente resolución en sus expedientes personales como antecedente negativo" A la fecha, la Procuraduría no ha emitido ninguna respuesta y, en cambio, Herrera Sánchez fue nombrado comandante regional, cargo que hasta el momento ostenta, pese a denuncias formuladas recientemente por habitantes de Atoyac de Alvarez, que lo señalaban como cabeza de un grupo, al parecer paramilitar, denominado "Rubén Figueroa Figueroa", mismo que, entre otros, fue responsable del atentado que sufriera Mario Valdez Lucena en 1995, cuando competía como candidato a diputado por el PRD, en las elecciones federales Valdez perdió un ojo en el ataque, pero pudo identificar a Herrera como uno de los sicarios Sin embargo, para el visitador de la Coddehum, estos hechos son sólo muestra de "falta de sensibilidad de parte del procurador, no hay pruebas de que haya complicidad" Lo cierto es que "en Guerrero culminó otro año en el que la impunidad no ha podido desterrarse, y en que la falta de voluntad política es el principal obstáculo para avanzar hacia un real estado de derecho", sentenció Hipólito Lugo

Comentarios