"Big Brother" llega tres años tarde a México

sábado, 29 de diciembre de 2001
La versión mexicana del programa televisivo "Big Brother" --que ya ha triunfado en otros países-- se perfila como uno más de los vacíos éxitos del consorcio, basados, como otros programas catalogados como reality shows, en el morbo, el voyeurismo y el exhibicionismo de la vida privada de las personas Su título hace alusión a una famosa novela de George Orwell: 1984 Esta semana, el semanario Proceso presenta un recuento de opiniones en torno al nuevo proyecto de Televisa, que entrará al aire el 3 de marzo del 2002, para dar al televidente "una opción de formato nuevo en la televisión" Según sus productores --entre ellos el afamado Pedro Torres--, "Big Brother" es simplemente "entretenimiento", con "mucho de observación y reflexión" Acepta que el programa se basa en la intromisión de la vida íntima de las personas, pero ?acota-- es una intromisión "sana", puesto que la gente observada colabora voluntariamente Agrega: el programa "no es bueno ni malo, es condición humana" El citado programa consiste en reunir, previa convocatoria masiva y cuidadosa selección, a un grupo de 12 personas que deberán vivir juntas durante cierto tiempo, en una casa sembrada de cámaras fotográficas Serán seis mujeres y seis hombres La convivencia de las personas será grabada, editada y transmitida diariamente en una emisión de media hora El público, mediante su participación, dictaminará quiénes deben ser eliminados de la vida de la casa El ganador es el que sobrevive y, por supuesto, se llevará un sustancioso premio Televisa hizo la primera convocatoria, el pasado 3 de diciembre En menos de una hora se inscribieron 6 mil 500 personas deseosas de participar, pero tuvieron que pagar 20 pesos por cada minuto de la llamada El proyecto, que a Televisa le parece novedoso, entretenido, divertido y sin nada censurable, ha sido considerado como lamentable, enfermo, atrasado, aburrido, sin objetivo y sin sentido por personalidades como Cristina Pacheco, Carlos Monsiváis, Germán Dehesa, Sofía Alvarez y Aline Petterson Alvarez, actriz y productora de televisión, manifiesta su rechazo y dice que es lamentable que exista gente dispuesta a ver ese tipo de programas, tanto como que haya gente dispuesta a participar "Es horrible", sentenció Por su parte, Germán Dehesa apunta que ahora las personas ya no saben ver ni en sus propias vidas y por eso se asoman en la de los demás Y, tal vez haciendo eco de muchas personas, a los productores del proyecto les deseó: "Que les vaya muy mal"