Los errores de la investigación sobre la muerte de López Osuna

sábado, 29 de diciembre de 2001
Las pesquisas sobre la muerte de Florencio López Osuna, exdirigente del movimiento estudiantil de 1968, dejan en claro la incapacidad de la Policía Judicial para identificar y detener a una mujer que de antemano fue absuelta del delito de homicidio Esta mujer fue la que llegó junto con López Osuna al Hotel Museo y se retiró sin que nadie se diera cuenta, hasta que se descubrió el cuerpo sin vida de quien fuera subdirector de la Vocacional número 5 De cuerdo con un reportaje publicado en la revista Proceso que comienza a circular el domingo 30 de diciembre ?semanario que ha dado seguimiento al caso, debido a que el exdirigente estudiantil dio su testimonio luego de que fueron presentadas unas fotos inéditas que revelaron el abuso de autoridad en que incurrió el Ejército en Tlatelolco? muestra las contradicciones en la indagatoria oficial a cargo de la Fiscalía Desconcentrada Cuauhtémoc, la Policía Judicial y los Servicios Periciales Mientras la Fiscalía señala que el cuerpo fue levantado por peritos el 19 de diciembre, la Policía Judicial, empleados y familiares aseguran que falleció el día 20 Además, el procurador de Justicia capitalino, Bernardo Bátiz, sostiene que el caso de López Osuna no es político, pero para sus compañeros del Movimiento Estudiantil del 68 "parece ser otro crimen de Estado", porque a su parecer, "la extraña muerte" de su amigo no tiene explicación Y aunque oficialmente López Osuna falleció de forma natural a causa de una congestión visceral, el reportaje presentado en Proceso sostiene que ministerial y judicialmente el caso sigue abierto mientras no aparezca la misteriosa mujer que, aseguran las autoridades, está plenamente identificada

Comentarios