Fox no se compromete con la justicia: Prodh

martes, 4 de diciembre de 2001
México, DF - Las acciones en materia de derechos humanos emprendidas hasta ahora por el gobierno de Vicente Fox parecen estar motivadas más por la presión internacional, que por una verdadera voluntad política En esta administración, la impunidad no ha dejado de ocupar uno de los primeros lugares Tal es el diagnóstico hecho en la materia por el Centro de Derechos Humanos Agustín Pro Juárez, al presentar su balance del primer año de gobierno foxista, que se cumplió el pasado 1 de diciembre y que muchos sectores han señalado como magro en resultados en casi todos los ámbitos Para el organismo no existe una política de estado en materia de derechos humanos por parte del nuevo gobierno Todas las acciones emprendidas hasta ahora, entre ellas la liberación, "por razones humanitarias", de los campesinos ecologistas Teodoro Cabrera y Rodolfo Montiel, obedecen más a deseos de quedar bien que a un verdadero compromiso con los derechos humanos Para Fox es importante dar una buena impresión, tanto en el exterior como en el interior, pero no hay compromiso verdadero, y esa tendencia "puede convertirse en una política deliberada, en donde la referencia al concepto de derechos humanos sea un mero requisito protocolario y discursivo", señala el documento La impunidad, asegura, ha sido la constante en el primer año de gobierno de Vicente Fox, y muestra de ello son los asesinatos de mujeres en Ciudad Juárez, la liberación "humanitaria" de Cabrera y Montiel, el asesinato de Digna Ochoa y el incumplimiento de la recomendación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de liberar al general Francisco Gallardo A pesar de que en estos casos se han dado algunos "pasos positivos", destaca que no se ha llamado a cuentas a grupos de poder presuntamente involucrados en las violaciones a los derechos humanos Desafortunadamente, los pasos positivos no perfilan una política de Estado, consistente y continua, en la materia, sino que más bien tienen la apariencia de acciones tomadas para mejorar la imagen del gobierno, deplora el centro de derechos humanos En los casos Ochoa, Gallardo y Montiel y Cabrera "se evidencian claramente los graves problemas estructurales en torno al sistema de procuración e impartición de justicia; en los tres están implicados miembros del Ejército Mexicano en la comisión de violaciones a derechos humanos y actualmente gozan de impunidad" El Gobierno federal ha hecho evidente su tendencia de seguir supeditando la justicia civil a la castrense, "en detrimento del reconocimiento pleno de la inocencia y la adecuada reparación del daño, la cual no se reduce a una indemnización, sino que incluye el reconocimiento público de las violaciones cometidas por parte de esas autoridades, la presentación de disculpas y la garantía de que crímenes como esos no volverán a ocurrir" Respecto al caso Digna Ochoa, el organismo critica tanto la falla en proteger adecuadamente la vida de la abogada, como la tardía reacción a su muerte, que puso de manifiesto la ausencia de una política de Estado en materia de derechos humanos y de protección a defensores de derechos humanos Del caso de los cientos de mujeres asesinadas en Ciudad Juárez, el centro critica la negativa del Gobierno federal a asumir su responsabilidad y la indiferencia de que ha hecho gala Además de la impunidad y la ineficacia de las autoridades, estos asesinatos ponen de manifiesto la violencia hacia las mujeres que priva en el país El Gobierno federal debe atraer el caso, insiste, pues más de ocho años han demostrado que las instituciones locales están rebasadas y no hay más resultados que "el descrédito y la impunidad"03/12/01

Comentarios