La Madre Muriel, voluntaria del año

jueves, 6 de diciembre de 2001
El miércoles 5 de diciembre, el presidente Vicente Fox entregó los premios nacionales al Voluntario 2001, entre ellos, por su trabajo comunitario, a la religiosa Carmen Muriel, quien platica los problemas que ha enfrentado para desempeñar su labor, en una entrevista que publica la revista catorcenal Sur Proceso y que a continuación se reproduce NACAJUCA, TAB- Después de permanecer 33 años casi en el anonimato, soportando hostigamiento de gobiernos priistas y caciques que se oponían a su humanista labor de atender a los indígenas, la Madre Muriel será reconocida por el gobierno de Vicente Fox como voluntaria del año Cuenta a SUR Proceso su arribo a este marginado municipio de población indígena chontal y el contraste que le causó después de estar en países como Estados Unidos, Alemania, España, Canadá y Francia También de historias de represión, amenazas y logros de la institución que fundó Pero sobre todo, de lo que aún falta por hacer y de todo lo que se necesita para que hombres, mujeres, niños y ancianos conozcan sus derechos "y tengan una manera digna de vivir" ?¿Cómo? "Dándoles el anzuelo para que pesquen", responde la religiosa Alma Muriel de la Torre, quien este 5 de diciembre debió recibir de manos de Fox el premio La Voluntaria del Año, en la residencia oficial de Los Pinos A la entrada de la modesta casa que habita (que llama "casa central") cuelga el reconocimiento "Leona Vicario" que el Consejo Nacional de Derechos de la Mujer, AC, le entregó en 1983 por "el alto sentido humanístico e interés en pro de la evolución de la mujer" Hay también dos cuadros con la bendición apostólica, uno de parte del Papa Paulo VI en 1970 y otro de Juan Pablo II Un mapa de Tabasco y un rústico archivero con decenas de direcciones de particulares, empresas y asociaciones que han apoyado su causa durante el tiempo que lleva trabajando en Nacajuca, localizado a 25 kilómetros de Villahermosa "A ellos les llamo cuando necesito algo", comenta Antes, claro, dice, eran decenas de cartas dirigidas a organizaciones extranjeras que incluían fotografías de las condiciones en las que se encontraban los indígenas, su forma de vivir, sus chozas y explicaciones "de toda la miseria que encontré a mi paso por aquí" La reverenda Madre Muriel, quien también es licenciada en trabajo social, ha enseñado a los indígenas chontales no solamente formas de trabajar, sino también conocimientos sobre aspectos culturales, sociales, religiosos y económicos "Lo que se dice una formación integral", explica, y lamenta que el individualismo sea uno de los obstáculos que le han impedido avanzar más, así como el egoísmo de quienes han detentado el poder durante largos años, interesados en que no se despierte la conciencia de la gente humilde "para seguir aprovechándose de ellos" ?¿En qué se ha avanzado más? ?Mire, yo no quiero presumir que lo estoy haciendo todo, es Dios a través de mí, y creo que no he merecido esta gracia tan grande Creo que es una gran satisfacción tener las fuerzas para seguir adelante, a pesar de todos los problemas que se me han presentado, todos los obstáculos que me han puesto siempre "Sé que debo encontrar a Cristo e introducirlo en todos esos lugares donde hay más pobres Así, he logrado elevar el nivel de vida de la gente a un grado más digno Cuando llegué aquí, me impresioné y por eso me quedé Dije: esto no es digno de un hombre, de un hermano nuestro, y lo podemos ayudar a salir de esta situación" A sus 79 años de edad, la Madre Muriel tiene una memoria lúcida y pese a padecer reumatitis, ello no le impide levantarse a las seis de la mañana para continuar su peregrinar por las comunidades "para ver qué necesitan mis hermanos, para ver la manera de ayudarlos" ?¿Falta mucho por hacer? ?Hay más por hacer La gente se ha dado cuenta que su falta de cultura es la que los ha atrasado y los ha puesto en condición de pobreza, marginación y soledad Me estoy enfocando a la formación y dignificación de la mujer que es muy importante para mí porque las he visto sufrir en una soledad espantosa Han abusado de ellas desde muy pequeñas; no creen que tienen el valor que debería dárseles Con el arma de la fe y cinco pesos de hace 33 años, la Madre Muriel llegó sola del Distrito Federal a Nacajuca, viviendo durante muchos años en un espacio reducido para sentir, dice, "lo que sienten los indígenas" Dormía en un catre que le prestaban y el único patrimonio era una silla de tres patas, que completaba con ladrillos, "para no caerme", relata Luego, le prestaron un caballo que escogía el rumbo "Yo iba a donde mi caballo me llevaba", recuerda Posteriormente, su único medio de transporte se lo quitaron los "egoístas" que la han obstaculizado Aprendió a comer lo mismo que los indígenas, y así fue conociendo a quienes entregó sus conocimientos de misionera, asistente social, enfermera y religiosa "porque no me podía quedar con eso en el corazón", menos, siendo de la orden Almas del Purgatorio ?Ha hablado de obstáculos, ¿cuáles han sido? ?Mire, poderle hablar de los obstáculos que he encontrado sería muy largo, muy comprometedor, no lo puedo decir ?¿Comprometedor para quién? ?Para mí porque no querían que estuviera yo aquí No querían que enseñara, que abriera caminos No quiero hablar sobre esto porque sería meterme en la cuestión política Me han correteado hasta con machete y pistola, el pueblo no, al contrario, me ha protegido Sin embargo, reitera que el obstáculo más grande "ha sido el egoísmo y la soberbia de los caciques" ?Y de los gobiernos de Tabasco, ¿quiénes le han ayudado? ?¡Nada! ¡Nada! De los gobernadores que me ayudaron, que se dieron cuenta del progreso, fue el ingeniero (Leandro) Rovirosa Wade y el licenciado Enrique González Pedrero Este último, dice, le obsequió un gran horno en el que, hasta la fecha, realiza trabajos de artesanía en barro ?¿Qué pasó con Neme? La Madre Muriel mira de frente, sonríe y hace movimientos negativos con su cabeza de blanca cabellera ?¿Y qué pasó con Roberto Madrazo? Sonríe más y los movimientos negativos son rápidos "A ellos dos los recuerdo porque fueron los que me ayudaron más", afirma y menciona también a Manuel Gurría Ordóñez LAS BELLEZAS DEL BARRO Detrás de la casa central, está el taller de artesanías de barro de la Madre Muriel Lodo que transforma en hermosas piezas que vende hasta en el extranjero El barro abunda en esta zona indígena, cuyos pobladores aprendieron a sacarle provecho elaborando vajillas, floreros, piezas prehispánicas y múltiples figuras, asesorados por la religiosa, gracias a sus conocimientos de arquitectura La Madre Muriel comenta que cuando vio el lodo negro, se le ocurrió que podía ser útil Vendió una figura que un indígena le había obsequiado y se trasladó con ese dinero al Estado de México para que la orientaran Le sugirieron que instalara un taller y así comenzó el proyecto artesanal En el taller laboran hombres y mujeres, aunque a éstas les enseñó otras manualidades y cocina También inició programas de agricultura, construcción de viviendas y formó a cientos de maestros en estas áreas, "que ahora tienen un sueldo para vivir dignamente", dice orgullosa Sobre el premio nacional, dice no merecerlo, pero agradece al presidente Vicente Fox el honor de poder saludarlo y también a su esposa Martha Sahagún ?¿Le pedirá algo? ?Pues como lo veo tan abierto a las necesidades de México, le quisiera hablar de mi preocupación por la enseñanza, por la salud, por la atención a los más necesitados Los niños y ancianos son los más vulnerables Necesitamos aquí una casa para los ancianos que estamos construyendo ladrillo sobre ladrillo ?Y, ¿quién la propuso para el premio? ?La Asociación Nacional de Voluntarias de México Pero hay gente que hace muchísimo más Yo caí así de chiripa

Comentarios