Desconfían de Carrillo Prieto víctimas de la "Guerra Sucia"

martes, 15 de enero de 2002
Acapulco, Gro (apro)- A unos días de su nombramiento, Ignacio Carrillo Prieto, fiscal especial para la investigación de los crímenes de lesa humanidad cometidos durante la década de los setenta y principios de los ochenta, genera desconfianza entre los familiares de las víctimas El secretario técnico de la Asociación de Familiares de Detenidos y Desaparecidos (Afadem), Julio Mata Montiel, afirmó que aun cuando Carrillo Prieto "ha hecho gala" de que una de sus familiares, Deni Prieto, perteneció a la Liga 23 de Septiembre y murió durante la "guerra sucia", "no es suficiente garantía de su compromiso con la verdad" Mata Montiel, quien durante más de 10 años ha trabajado en la elaboración de mil 200 expedientes de desapariciones forzadas correspondientes a los años setenta, ochenta y noventa, consideró que la desconfianza de los familiares de los desaparecidos en Carrillo Prieto se fundamenta en que "fue nombrado por un militar, como militares son o eran los responsables, además de que nunca ha litigado y pertenece al grupo político de (Jorge) Carpizo" De acuerdo con la información recabada por Afadem, Carrillo "ha sido burócrata de la UNAM, toda su vida ha sido maestro y ha sido incondicional del grupo de abogados que lidera Carpizo en el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM" Que su nombramiento se lo deba a un militar, "no nos deja claro a quién le debe lealtad, si a quien le dio la chamba o a quien se supone que representa, que somos los afectados por militares como (Mario Arturo) Acosta Chaparro", sentenció "El señor nunca ha pisado los tribunales para litigar; jamás se ha pronunciado en favor de los derechos humanos, y jamás había mencionado su parentezco con una guerrillera como lo hace ahora", asentó Mata Montiel El representante de la ONG informó que días después de que Carrillo fuera nombrado por el general Rafael Macedo de la Concha, procurador general de la República, "se comunicó con nuestro abogado, Enrique González Ruiz, a quien conoce porque ambos dan clases en la UNAM, se puso a su disposición y le pidió una reunión para evaluar los casos, cita a la que no hemos acudido porque primero queremos indagar cuáles son sus verdaderos intereses" El recelo que los familiares de las víctimas de la "guerra sucia" tienen en el fiscal, explicó, se debe a que "durante años hemos sido timados, primero no se admitían las denuncias de desaparición forzada en ninguna Agencia del Ministerio Público; después, cuando se crea la CNDH y la encabeza Carpizo, nos movilizamos para entregar a la institución todo tipo de documentos útiles, con la esperanza de localizar a nuestros familiares, vivos o muertos, y el resultado fue un informe tan vergonzante que la misma CNDH lo tuvo oculto hasta hace unos meses; el mismo Carpizo como procurador nunca hizo nada por esclarecer esos crímenes de lesa humanidad "Ahora viene Carrillo, del grupo de Carpizo, quien jamás había reivindicado a su familiar y de la que seguramente estaba avergonzado, a decirnos que tiene interés en que los criminales que acabaron con la vida de gente como su prima, paguen sus culpas Honestamente no podemos creerle" Para Mata Montiel la actitud de Afadem ?que ha presentado más de 150 casos de desapariciones forzadas en la PGR desde el 29 de noviembre del 2000-- será "esperar a que actúe el fiscal, corroborar su ineficiencia y recurrir a la justicia internacional" Explicó que los planes de presentar los casos ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CDIH) iniciaron a fines del año pasado, cuando se presentó ante esa instancia una queja que es seguida en Washington por CEJIL "Se trata de la desaparición forzada de Rosendo Radilla Pacheco, es un caso en el que prácticamente ya están agotadas todas las instancias legales, sólo nos falta la del fiscal, y que desde el punto de vista de la justicia internacional procede precisamente porque ya se agotó todo aquí y no hay respuesta "Lo que se espera es que la OEA, a través de la Corte le exija al gobierno de (Vicente) Fox que se investiguen estos caso, es decir, lo que pretendemos es un efecto propagandístico, de presión para que después de casi 30 años el Estado mexicano de una vez por todas se comprometa y nos de una respuesta", afirmó En espera de que Carrillo Prieto abra el juego, los familiares de las víctimas de la lucha contrainsurgente de los setenta y los ochenta, se afianzan ahora a la esperanza de que sea la presión internacional, más que una investigación policiaca, la que les dé la respuesta que durante décadas han esperado