El Nevado de Toluca, posible cementerio

sábado, 19 de enero de 2002
"Díganme por qué me van a matar", exigió Eduardo del Río a militares vestidos de civil que le apuntaban con sus metralletas, cerca de dos fosas abiertas, ubicadas a los pies del Nevado de Toluca "En tu pinche revista se han metido con el señor presidente y el Ejército Nacional, eso es una falta de respeto", le respondieron al caricaturista conocido como Rius Del secuestro y la amenaza de ejecución de la que fue víctima hace tres décadas, Rius cuenta a Proceso que "estaba resignado a que me dieran un balazo", pero a última hora, el encargado del grupo le señaló: "esta es la última advertencia que le hacemos Si insiste en seguir molestando al señor presidente y al Ejército lo desaparecemos a usted y a toda su familia" El caricaturista narra a Proceso, en una entrevista que presenta el semanario en su edición del domingo 20 de enero, los detalles del secuestro que sufrió por parte de los agentes de la Dirección Federal de Seguridad (DFS), quienes al final le confesaron que el Nevado de Toluca fue la tumba de muchos desaparecidos de aquellos años Rius sostiene que los policías de la DFS le dijeron que los militares "eran unos verdaderos asesinos" y le revelaron que "en un paraje del Nevado de Toluca había unos árboles marcados con cruces, debajo de los cuales estaban enterrados algunos de los desaparecidos del 68" En la entrevista, Rius también recuerda que la fotografía de López Osuna que presentó como portada la revista Proceso en su edición 1310, y que formaba parte de 35 fotos inéditas que daban cuenta de las atrocidades cometidas por el Batallón Olimpia en la matanza del 2 de octubre de 1968, le trajo a la memoria la época que se vivió hace poco más de 30 años y cuyos hechos están todavía impunes

Comentarios

Otras Noticias