Publicaciones en crisis de muerte

miércoles, 2 de enero de 2002
México, DF - Diarios y revistas de circulación nacional enfrentan una grave crisis económica a raíz del subejercicio en el gasto del gobierno destinado a la publicidad: hasta septiembre se habían dejado de gastar cerca de 2 mil 500 millones de pesos "Lo que ahora está en juego es la viabilidad de los medios impresos como una contribución al pensamiento crítico", asegura Pablo Hiriart, director de La Crónica de Hoy, para quien la astringencia en el gasto publicitario del gobierno --canalizado fundamentalmente hacia la radio y la televisión-- refleja un futuro con "excesivas limitaciones", que podrían ir en detrimento de la calidad profesional de los medios escritos "Ha habido una fuerte limitación de recursos por parte del Gobierno federal Parece ser que la intención es golpear a la letra impresa, la que queda para la historia y genera opinión Digo esto con todo respeto para la radio y televisión, que juegan un papel fundamental Pero también es necesario entender que los medios impresos tienen un papel importante y que deben ser respetados Su existencia no puede quedar al capricho de un gobernante En todo caso, pongamos reglas claras" Julio Hernández, accionista y columnista de La Jornada, sostiene que el gobierno del presidente Fox y las secretarías de Estado manejan el presupuesto para publicidad en los medios con "absoluta displicencia y como si el dinero fuera de su propiedad" Considera, por tanto, que es obligación del Congreso de la Unión impedir que ese gasto "se haga por capricho de los funcionarios públicos y sirva para financiar o subvencionar entidades periodísticas con las que establezcan compromisos o alianzas políticas" Dice que ese gasto debe verse "con una óptica superior de Estado" Y advierte: "Mientras no tengamos una regulación al respecto, seguiremos en un difícil terreno, donde las veleidades personales lastimadas deciden a quién premian, porque el espejito les devolvió una imagen positiva, y a quiénes castigan, porque los han estado criticando" Javier Corral, presidente de la Comisión de Comunicaciones y Transportes de la Cámara de Senadores, afirma que en el gobierno de Fox "hay una lamentable continuidad de los criterios sobre los que se ha fincado la rentabilidad gobierno-medios de comunicación" En su opinión, de aprobarse la Ley de Acceso a la Información, "deberá venir una ?ley de transparencia publicitaria?, porque este aspecto no se ha reglamentado y está sujeto a criterios discrecionales En cualquier momento, gobierne PRI, AN o PRD, esto se puede convertir en un instrumento para castigar o para premiar Con frecuencia estos son los criterios que imperan en muchos gobiernos La publicidad no puede depender de la discrecionalidad" En el aspecto publicitario, añade, México "vive en el reacomodo de fuerzas, no en la transición, que es el desmantelamiento de las prácticas del viejo régimen por otras de carácter más democrático, equitativas y transparentes, lo que aún no ocurre en este caso" Las preferencias El 7 de noviembre, en Veracruz, José Luis Durán Reveles, subsecretario de Comunicación Social de la Secretaría de Gobernación, admitió que hasta septiembre el Gobierno federal sólo había ejercido mil de los 3 mil 500 millones de pesos que le autorizó el Congreso de la Unión para gastos de publicidad Explicó que en esos mil millones figuran los gastos del Diario Oficial y los costos que tiene, para el Ejecutivo, la emisión de pasaportes y documentos públicos, incluidos en el rubro de comunicación social Días después, la revista Siempre! y La Jornada fijaron su posición al respecto En un editorial publicado el 13 de noviembre, "Fox aplasta a la prensa escrita", firmado por la directora de Siempre! , Beatriz Pagés Rebollar, la revista afirmó que el Ejecutivo "parece haberle declarado --de una vez por todas-- la guerra a la prensa escrita", y que el Presidente "odia los periódicos y, sobre todo, el periodismo de opinión" Añadió que la crisis económica de la mayoría de los diarios y revistas "no es azarosa (ni) tampoco meramente producto de la recesión o de la reducción emergente del presupuesto oficial", sino "resultado de una estrategia oculta, que tiene como objetivo acabar con la fuente fundamental del periodismo de ideas Y a eso --aquí y en Marte-- se le llama de una sola manera: censura" La Jornada, en un editorial de primera plana, "Fox, el disgusto ante el espejo", señaló --el 8 de noviembre-- que era clara la "preferencia presidencial" por los medios electrónicos, "acaso porque son más divertidos y de más fácil acceso" Sostuvo: "Tal discriminación explica y da sentido al hecho de que los dineros públicos que se destinan a pagar la publicidad oficial sean abrumadoramente orientados, en forma discrecional y arbitraria, a televisión y radio, y que sólo una ínfima parte de tales recursos se gaste en medios impresos" El 18 de noviembre, Proceso (número 1307) informó que el gobierno había dejado de ejercer 39 mil millones de pesos del presupuesto federal del 2001, "por miedo a gastar o por estrategia ahorrativa" Reto, temor, desconfianza En medio de esa situación, el secretario de Gobernación, Santiago Creel, nombró a Fátima Fernández Christlieb directora general de Comunicación Gubernamental, por lo que será la encargada de elaborar los lineamientos sobre el gasto de comunicación social de todas las entidades y dependencias del sector público Fernández Christlieb, quien hasta el viernes 7 no había tomado posesión del cargo, sustituyó a Manuel Gómez Morín, nombrado director de Radio, Televisión y Cinematografía (RTC) El periodista e investigador Raúl Trejo Delarbre, interrogado sobre la restricción en el gasto, pone como ejemplo el caso de Argentina, donde la publicidad oficial se desplomó este año 60 por ciento en relación con el 2000 Y advierte: "Esto puede ser un aviso de lo que podría pasar en México" Considera, sin embargo, que el gobierno "sí gastó en publicidad, sobre todo en el último trimestre del año Seguramente algunos medios impresos han resentido una disminución en sus ingresos debido a la publicidad, pero eso siempre ocurre Es natural que cada gobierno decida dónde se anuncia y dónde no" Admite que el gobierno "ha tenido una fuerte presencia en los medios electrónicos, aunque habrá que esperar los informes sobre el gasto gubernamental Sin embargo, esos medios aseguran que la presencia del gobierno se ha dado específicamente en lo que corresponde a 125 por ciento del tiempo de transmisión en radio y televisión que establece la ley "Como lector de revistas, creo que la publicidad del gobierno no ha disminuido de manera sensible, al menos en las revistas de mayor calidad, de contenido político o cultural, como Proceso En el caso de Cambio, que no leo, no dudo que esté en crisis A veces veo Milenio, cuya crisis es natural: se la comió Milenio Diario, que publica extensos materiales antes reservados para la revista" Respecto de las crisis de periódicos como Excélsior, unomásuno y El Día, opina: "En la Ciudad de México hay unos 35 diarios, incluidos los especializados en finanzas o deportes, lo que es un número excesivo en cualquier metrópoli del mundo Sin temor a equivocarme, creo que ninguna ciudad tiene tantos diarios Esto sólo se explica a partir de la generosidad publicitaria Algunos de esos diarios, o la mayoría, tienen poquísimos lectores A veces no los leen ni sus propios editores" Explica: "Tenemos un mercado editorial que no ha crecido Los lectores son prácticamente los mismos de hace dos, tres y cuatro décadas De todos los diarios de esta ciudad no se consigue un tiraje superior a 700 mil ejemplares, cifra pequeña para una ciudad de 18 millones de habitantes De esos 700 mil, no se vende más de 60 por ciento y, en algunos casos, hay devoluciones de 90 por ciento"

Comentarios