El PEMEXGATE convulsiona el escenario

jueves, 24 de enero de 2002
A cinco días de que los medios de información retomaran la investigación de la Secretaría de la Contraloría (Secodam), en la que se presume que Pemex desvió mil cien millones de pesos a la campaña presidencial de Francisco Labastida, vía el sindicato petrolero, en todos los frentes gubernamentales y políticos el tema taladró sus agendas El ya conocido como Pemexgate convulsiona el escenario político nacional Aquí los detalles El Gobierno federal se reúne en sesión urgente para definir estrategias y su secretario de Gobernación, Santiago Creel, dice que el de Vicente Fox no es un gobierno belicista y que sólo aplicará la ley en el caso del presunto fraude petrolero El PRI, atorado en su campaña para renovar a su dirigencia, se dice acosado y convoca a reuniones de gobernadores con candidatos y, preparando la defensa, llama de emergencia al conocido como fiscal de hierro y excontralor Arsenio Farell Cubillas, e incluso pone a discusión la posibilidad de cancelar su proceso interno En tanto, la candidata a dirigir el maltrecho PRI, Beatriz Paredes, lastimada por la investigación de la Secodam, porque destacadas figuras de su equipo y apoyadores, entre ellos el propio Labastida, son señalados como presuntos culpables, se encoleriza por la información, mientras el otro aspirante a dirigir el tricolor, Roberto Madrazo, aprovecha el descontón gubernamental a su rival y pide que se investigue a fondo el presunto desvío de recursos públicos A su vez, el Instituto Federal Electoral (IFE), que se disponía a preparar la elección federal intermedia del año próximo, se encuentra con que tendrá que reabrir el expediente de la campaña labastidista y revisar, sin contar con los instrumentos legales y necesarios para ello, si el PRI incumplió con los topes de campaña y/o infringió la ley al valerse de dineros públicos para, en su caso, sancionar al Revolucionario Institucional El PAN y el PRD, también en medio de sus procesos internos de renovación de dirigencias, se montan en las acusaciones contra el PRI y piden ir a fondo en las investigaciones y sancionar a los responsables Desesperada, la dirigencia nacional del PRI pide cerrar filas a paredistas y madracistas ante lo que califica como declaración de guerra del gobierno foxista Primero, la saliente presidenta tricolor, Dulce María Sauri, acompañada por Enrique Jackson y Rafael Rodríguez Barrera, líderes de las bancadas del PRI en el Senado y la Cámara de Diputados, se reúnen con Creel para conocer detalles de las investigaciones contra su partido Posteriormente, la misma Sauri convoca a gobernadores y candidatos a la presidencia para revisar los daños y definir estrategia, y acuden los mandatarios de Coahuila, Hidalgo, Estado de México, Oaxaca, Tabasco y Guerrero, además de Madrazo y Rodolfo Echeverría, quien asistió en representación de Paredes En esa reunión, celebrada en las oficinas de la Fundación Miguel Alemán, Sauri insiste en cerrar filas y se pone en la mesa de discusión la posibilidad de cancelar los comicios internos Sin dar la cara, Rogelio Motemayor, exdirector de Pemex y uno de los principales señalados en la indagatoria de la Secodam, filtra que prepara su defensa, mientras otros involucrados en las finanzas de la campaña labastidista, como el empresario Eduardo Bours, se deslindan de la querella legal Por el lado gubernamental, los enredos se hacen públicos Mientras la Secodam habla de un desvío de mil cien millones de pesos, la PGR detalla que la denuncia solo señala 640 millones y el presidente Vicente Fox guarda silencio Han pasado apenas 5 días de que el tema fuera rescatado en los principales espacios informativos, tanto escritos como electrónicos La elección del PRI es el 24 de febrero El Pemexgate apenas calienta motores

Comentarios