Análisis político: Segunda lección

martes, 29 de enero de 2002
México, DF (apro) - Donde quiera que sientan sus reales, los gobiernos panistas están, sobre todo, dedicados a recaudar Lo que más les preocupa es que la caja registradora suene, y no les importa que, para ello, los sectores más pobres de la población tengan que desprenderse el pan de la boca Quienes creían que el panismo, después de la derrota fiscal, ya había aprendido la lección y no intentaría aplicar otra política que afectara seriamente el bolsillo de los más necesitados, se equivocaron, pues también es ya un lugar común que los panistas en el poder son de lento aprendizaje No obstante, se suponía que con dos expertos neoliberales en la Secretaría de Hacienda y el Banco de México, el foxismo haría todo lo posible para evitar una escalada inflacionaria y para frenar la recesión, aun cuando ello significara mantener estancados los precios y tarifas de productos y servicios públicos Pues no El periódico "Reforma" dio a conocer este lunes 28 de enero que el gobierno federal se propone aumentar, desde esta semana, los precios de la gasolina, el diesel y la electricidad Y aunque no se sabía aún cuál sería la proporción del incremento, lo cierto es que desde hace varios años el diesel y la gasolina no han dejado de aumentar, y ahora nos encontramos con que esos combustibles cuestan casi el doble que en Estados Unidos Todos recordamos la etapa en que se anunciaron las alzas programadas o graduales de las gasolinas El gobierno dijo entonces que así se irían reduciendo poco a poco los elevados subsidios gubernamentales para este energético, que entonces era, prácticamente, los más baratos del mundo para el público Pues bien, ahora resulta que con ese encarecimiento gradual de las gasolinas, actualmente cuestan al consumidor el equivalente a 579 centavos de dólar por litro, mientras que en Estados Unidos el costo del mismo producto es de 303 centavos de dólar Y sobre tales precios, que mes con mes siguen creciendo, el foxismo pretende decretar un aumento adicional En cuanto a la electricidad, el plan es encarecerla en un porcentaje mayor a la tasa de inflación esperada para este año, de 45 por ciento Y el argumento central -aparte de que suene la caja registradora "para atender las necesidades sociales", dicen-- es que con los ingresos adicionales se modernizaría la infraestructura de la industria eléctrica Para aplicar tales medidas --que fueron difundidas por "Reforma" como una filtración y que entrarían en vigor el próximo fin de semana y que fueron confirmadas por el propio secretario de Hacienda--, el gobierno panista no tiene ya que pedir permiso a los legisladores del PRI y del PRD, como en la ampliación del IVA a alimentos y medicinas, y cree que por eso podrá sortear la desarticulada oposición de la ciudadanía y de los medios de comunicación De acuerdo con "Reforma", entre los funcionarios de primer nivel del gabinete económico circulaba ya un documento que contiene 23 posibles cuestionamientos a dichas medidas, con las respuestas que a ellos les parecen idóneas El documento se denomina "Estrategia de comunicación para informar sobre el incremento a las tarifas de energía eléctrica y a los precios de los combustibles" Así, ante la probable observación de que la población está muy disgustada por los aumentos, la respuesta recomendada a los funcionarios es esta: "Estamos conscientes de ello, pero el ajuste es necesario para evitar que el rezago en las tarifas eléctricas se prolongue y afecte aún más al sector eléctrico También es para asegurar a la población que tenga un mejor servicio eléctrico y de calidad" En manos de todos los mexicanos está impedir que esto suceda, tomando en cuenta que los incrementos a los combustibles y a la electricidad, cualesquiera que éstos sean, ocasionarán alzas de precios en todos los productos que no serían menores al 15 por ciento; que muchas empresas tendrían que cerrar y que, en consecuencia, se dispararían aún más las cifras del desempleo Si a los diputados perredistas y priistas correspondió impartir su primera lección a los "cuentachiles" panistas de lento aprendizaje, la segunda lección tendrán que recibirla de los trabajadores, campesinos, amas de casa, estudiantes, etcétera, desde sus propias esferas y, si es preciso, al estilo argentino