La represión en México, en los sótanos del poder: Alvarez Garín

miércoles, 30 de enero de 2002
Reabrir no sólo el caso del 2 de octubre en Tlatelolco, sino también los referentes a la Brigada Blanca, el 10 de junio de 1971 y los más de 500 desaparecidos involucrados en actividades guerrilleras de 1976 a 1978, demandaba desde hace años el exlíder del movimiento estudiantil de 1968, Raúl Alvarez Garín "Todos estos casos tienen el mismo patrón de conducta de las autoridades, de manera que están abiertos y tienen que ser revisados Son delitos de lesa humanidad que no prescriben, de manera que, pasen los años que pasen, deben juzgarse, en términos penales" Entrevistado en las oficinas del semanario Corre la voz, en el que colaboraba desde hacía 10 años, Alvarez Garín aún tenía la esperanza de que se llegara a saber la verdad sobre el movimiento estudiantil de 1968 Lo que no tiene explicación ni justificación, criticaba, es que en Estados Unidos se desclasifiquen documentos mientras que en México continúan ocultándose, al tiempo que siguen las falsas interpretaciones oficiales y las investigaciones carentes de rigor científico e histórico Fincar responsabilidades Originario de la Ciudad de México, Alvarez Garín era estudiante de fisicomatemáticas y profesor de la Escuela de Ciencias Biológicas del Politécnico, además de haber sido militante del Partido Comunista Mexicano, cuando comenzó el movimiento estudiantil de 1968, del que fue uno de los más destacados líderes Detenido en Tlatelolco, fue llevado al Campo Militar Número Uno; de ahí, a la penitenciaría de Santa Martha Acatitla, y luego al Palacio Negro de Lecumberri, donde estuvo confinado hasta finales de abril de 1971 De 57 años de edad ahora, evalúa: "Toda la experiencia de los regímenes de transición en América Latina, de regímenes militares a regímenes democráticos, han puesto en el orden del día la revisión de los procesos de confrontación armada internos que, independientemente del grado de beligerancia y de dureza que puedan haber tenido, de todas maneras exigían que hubiera un respeto escrupuloso a las leyes de guerra y a los derechos humanos "Entonces, en todas partes se fueron creando Comisiones de la Verdad, para conocer el destino de los desaparecidos Y eso ha venido formando una conciencia para examinar procesos de esta naturaleza En el caso del 2 de octubre, hay la presunción de un delito de genocidio cometido por las Fuerzas Armadas del gobierno de México" Explica que "para contar con la materia del juicio, se requiere, en primer lugar, reconstruir lo que sucedió Y con toda precisión ver cuál fue el papel de los distintos actores, especialmente el Ejército; cómo fueron las órdenes, y los propósitos de la acción militar: ¿Quién dio las órdenes? ¿Por qué las dio de esa manera? ¿Cuál era el propósito que estaban buscando? "Este tipo de cuestiones ya están muy desarrolladas en la jurisprudencia militar, de manera que se puede con toda precisión juzgar si una acción militar tuvo un fin, digamos, racional, dentro de las propias normas de guerra, o si se extralimitó y cayó en situaciones delictivas Y de quiénes fueron estas responsabilidades "Porque todas las acciones militares se cumplen bajo órdenes escritas De tal forma que tiene que existir la documentación respectiva, para saber qué cuerpos del Ejército fueron asignados para presentarse en Tlatelolco Y qué órdenes llevaban "¿Cómo es posible que todo un batallón ?el Olimpia? se haya presentado el 2 de octubre en Tlatelolco con ropas de civil? Y que todos sus miembros llevaran un guante blanco y gritaran '¡Batallón Olimpia, no disparen!' ¿Quiénes dieron específicamente la orden?" Alvarez Garín está absolutamente convencido de la responsabilidad del entonces presidente Gustavo Díaz Ordaz: "Estoy seguro de que sugirió que se procediera con la máxima dureza Tal vez no utilizó palabras explícitas, pero sí que insinuó que no importarían las implicaciones, como lo dijo en su informe de gobierno: 'Hasta donde sea necesario llegar, llegaremos' Debería saberse cómo fueron interpretadas sus órdenes o cualquier formulación implícita o explícita Y junto con él, la responsabilidad que tuvieron Luis Echeverría, como secretario de Gobernación; el general Marcelino García Barragán, secretario de la Defensa Nacional, y los demás que intervinieron Que se investigue a todos, incluidos, por supuesto, a nosotros" ?¿Cumplió sus objetivos la Comisión de la Verdad, constituida con motivo del 25 aniversario del movimiento estudiantil de 1968? ?Produjo un informe con una descripción general Hizo algunos requerimientos de información, de abrir los archivos, que fueron negados Derecho a la información A finales de 1993 Alvarez Garín presentó, como diputado de la LV Legislatura, una iniciativa de ley para adicionar al artículo 8o de la Constitución el siguiente párrafo: Los ciudadanos tienen derecho al libre acceso a todos los archivos y registros oficiales, salvo aquéllos relacionados con la seguridad y defensa del Estado, que estarán reservados hasta por un periodo máximo de 25 años, contados a partir de la fecha original de expedición del documento La iniciativa se presentó después de las declaraciones de la entonces directora del Archivo General de la Nación, Leonor Ortiz Monasterio, quien sostuvo que los archivos de 1968 se abrirían en 1998, según "norma interna del AGN", basada "en el sentido común" de permitir el libre acceso a ellos 30 años después de ocurridos los hechos En la exposición de motivos de la iniciativa, Alvarez Garín apuntaba: "El silencio oficial al respecto ha sido absoluto En un Estado moderno, civilizado, sujeto a un régimen de derecho, alguna explicación y respuesta debería darse a la solicitud de información requerida Pero el silencio oficial es tan injustificado que resulta ominoso y en consecuencia preocupante, pues sólo se explica por la línea de continuidad del régimen político" La iniciativa quedó congelada y para 1997, su autor proponía que la nueva Cámara de Diputados la desempolvara y la aprobara Lo más lamentable, dijo Alvarez Garín, era que aún sigan publicándose libros e investigaciones imprecisas y de manera irresponsable Por ejemplo, la editorial Jus acababa de publicar un texto de más de 1,000 páginas, con innumerables imprecisiones que parecen deliberadas, como para dar una idea falsa de los acontecimientos del 68 "No diría como el panfleto El móndrigo, pero semejante a esas formas, de decir verdades a medias" Y en el caso de Enrique Krauze, autor de La presidencia imperial, considera que su investigación, respecto al movimiento de 1968, careció de rigor científico e histórico "Realmente fue muy desafortunada De Krauze se podría esperar que profundizara en el análisis psicológico, en las condiciones brutalmente aberrantes de una personalidad como la de Díaz Ordaz, al frente de la Presidencia de la República Esa parte no la desarrolla Y peor todavía: se equivocó con una de las figuras más queridas y respetada por todos nosotros: Leobardo López Arretche, quien según Krauze, delató a Luis Tomás Cervantes Cabeza de Vaca", lo que motivó una controversia Para demostrar el equívoco del historiador, Alvarez Garín mostró el testimonio del propio Cervantes Cabeza de Vaca, después de que logró escapar del cerco militar durante la toma de Ciudad Universitaria, publicado en el libro Pensar el 68, cuya primera edición data de 1988: Me refugié en la casa de un amigo, donde a los pocos días me enfermé de disentería amibiana Mandé llamar al médico del movimiento a través de Ayax Segura Nadie más sabía dónde estaba Era un supuesto estudiante de una prepa fantasma; después supimos que trabajaba para la Federal de Seguridad Al día siguiente, 27 de septiembre, fueron por mí como 20 cabrones en cinco carros Me agarraron 10 días después de la ocupación de CU De la Federal de Seguridad me entregaron a un juez Yo siempre he creído que la matanza del 2 de octubre estuvo preparado por el gobierno y el Ejército Alvarez Garín: "Si a diez años de este testimonio, Krauze no sabe que existía, pues qué lamentable" (Proceso No 1091 / 29 de septiembre de 1997)

Comentarios