Insiste Gil Díaz en la homologación del IVA

lunes, 7 de enero de 2002
México, D F- A pesar de las deficiencias, la reforma fiscal aprobada por el Congreso de la Unión fue aceptada con optimismo por el secretario de Hacienda, Francisco Gil Díaz, quien sostuvo que "las dos grandes omisiones" fueron la homologación del Impuesto al Valor Agregado (IVA) y la unificación de tasas del Impuesto Sobre la Renta (ISR) para personas físicas No obstante, reconoció que con el aumento al ISR, el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), y el gravamen a artículos de lujo en la iniciativa hacendaria, aprobada por diputados y senadores, el Gobierno federal recaudará 67 mil millones de pesos más de lo previsto con la propuesta original En conferencia de prensa, ofrecida en el Palacio Nacional, el funcionario reforzó sus comentarios al considerar que "cualquier fiscalista responsable" tiene la obligación de insistir que se homologue el IVA a todos los productos y servicios, mismo que incluye el gravamen a alimentos y medicinas Pero descartó que el Gobierno federal vaya a insistir sobre este asunto, luego que, tras meses de negociaciones, el PAN tuvo que acatar la decisión de no imponer el gravamen a productos básicos, debido al insistente rechazo de la oposición, y aceptar los llamados impuestos especiales Aunque no descartó que algunas personas puedan conseguir amparos contra algunos gravámenes impuestos por la reforma fiscal, dijo que después de aceptadas las reformas tributarias, ahora el Gobierno federal se enfocará a la reforma energética Después de meses de insistir en la aprobación de la reforma fiscal, tal como el jefe del Ejecutivo la envió al Congreso de la Unión, Gil insistió en lo satisfactorio de la iniciativa aprobada, ya que a su parecer representa "un paso adelante" para aumentar la recaudación y fortalecer las finanzas del país, así como para mejorar la disciplina fiscal Ello se refleja, anotó, en la estabilidad de la paridad, las tasas de interés y la inflación registrada en estos días Desde el pasado 13 de diciembre, el funcionario de Hacienda se alineó a lo dispuesto por el Congreso de la Unión, al reconocer que en la propuesta fiscal podría omitirse el impuesto a alimentos y medicinas Y esta vez, con un discurso más mesurado, aseguró que la reforma fiscal aprobada "va a aumentar los ingresos para ayudar a la Federación a cumplir sus compromisos" Pero en un principio, cuando la reforma fiscal fue presentada al Legislativo por el presidente Fox, miembros del gabinete dedicaron varias horas de su gestión a defender, ante los medios de comunicación, la iniciativa hacendaria foxista Y uno de ellos fue el secretario de Hacienda A través de funcionarios de la dependencia a su cargo, la Secretaría de Hacienda advirtió repetidamente que de no aprobarse la reforma fiscal en los próximos meses, tal como la había presentado el Ejecutivo ante legisladores, habría un "significativo" ajuste del gasto, para mantener el nivel de endeudamiento público dentro de los límites establecidos Pero a un año de gobierno, aún sin ser aprobada la tan llevada y traída reforma hacendaria, hubo tres recortes al gasto social En octubre, cuando el nerviosismo por el estancamiento de dicha reforma ya era más que obvio en el Gobierno federal, el titular de Hacienda amenazó que si la propuesta de homologar el Impuesto al Valor Agregado (IVA) a alimentos y medicinas no se aprobaba, entonces se buscarían mecanismos para recaudar fondos para la Federación Ya aprobada la reforma fiscal, Gil Díaz también se refirió a las reformas al Código Fiscal de la Federación que se quedaron estancadas en el Congreso de la Unión, y confió que estás serán discutidas, analizadas y aprobadas en el próximo periodo ordinario de sesiones, previsto para marzo y abril próximos Estas modificaciones, anotó, podrían ayudar a evitar la evasión fiscal 07/01/02

Comentarios