A Echeverría lo perdió el poder: Jardón

martes, 1 de octubre de 2002
La madrugada del 30 de julio de 1968, Edmundo Jardón le advirtió a Luis Echeverría y gente que lo acompañaba: "De aquí en adelante todo lo que suceda o pueda suceder en México va a ser responsabilidad tuya y culpa de ustedes, pues no sé por qué motivos, pero artificialmente están provocando un problema que va a llegar a adquirir proporciones nacionales y en el extranjero" Luis Echeverría, secretario de Gobernación, guardó silencio Igual que las decenas de reporteros citados a una conferencia de prensa en las oficinas de Alfonso Corona del Rosal, regente de la ciudad, que terminó en discusión entre quienes tiempo atrás se consideraron amigos Minutos antes, un bazukazo había destruido la puerta de la Preparatoria 1 ubicada en San Ildefonso Nueve semanas después, se dio la masacre estudiantil del 2 de octubre en Tlatelolco Edmundo Jardón, de 78 años de edad, recuerda ahora el altercado con quien después llegó a ser presidente de la República Hecho del que ningún medio informativo hizo una sola mención, pero que él, en su carácter de corresponsal, logró publicar en L? Humanité de Francia, y dejar constancia como reportero de La Voz de México, periódico del Partido Comunista en el que militaba, obligado a trabajar en la clandestinidad Cuenta que en esos momentos se encontraban también Julio Sánchez Vargas, procurador general de la República; Gilberto Torres, procurador de Justicia del DF, y Rodolfo González Guevara, secretario general de Gobierno Eran las 2:30 de la mañana Los funcionarios buscaban reporteros para la conferencia de prensa que, finalmente, no se realizó Con 44 años de edad entonces, Jardón acababa de dejar la dirección de corresponsales para México y Centroamérica de Prensa Latina, agencia informativa del gobierno de Cuba, de la que fue cofundador Cuenta: Corona del Rosal inició con la explicación de que días atrás se habían observado actividades sospechosas de elementos identificados con el Partido Comunista Mexicano (PCM), las cuales hacían pensar que se pretendía trastornar el orden en el país; que ésta había sido la razón por la que se había tenido que intervenir para reestablecer el orden roto en las manifestaciones de estudiantes del 27 de julio, y que la continuación de esa labor subversiva era evidente Jardón intervino de inmediato y preguntó: ?¿Tiene usted alguna prueba sobre esos agentes subversivos en los lamentables sucesos que hemos venido observando? ?No los he detectado ?respondió Corona del Rosal? Eso es lo que estamos investigando ?¿Pero entonces, todavía no hay nada que sirva por lo menos para presumir que se trata de agentes comunistas? ?Sí, tenemos elementos, pero en este momento no se los voy a proporcionar porque lo que usted quiere, como todos los que comulgan con el comunismo, es que nosotros les tendamos una alfombra roja de la calle hasta la puerta del Palacio Nacional para que se hagan del poder "Eso fue lo que textualmente me dijo", recuerda Jardón Y reviró como militante comunista acusando a un grupo llamado Boinas Rojas de Nezahualcóyotl, al que acusó de pintar las puertas de sus domicilios con una X roja En algunas de estas casas, dice, se instalaron bombas "En mi caso, la bomba se cebó, pero ahí está, la guardo y si quiere ?le dijo a Corona del Rosal?, se la traigo para que vea usted que ésta sí es una labor subversiva A ver si usted me puede decir algo sobre el particular para que los colegas que están aquí, se enteren" Los Boinas Rojas, detalla Edmundo Jardón, fueron el antecedente de Los Halcones "En ese instante, agrega, se atravesó Luis Echeverría, que era mi amigo Lo había conocido en 1942, siendo yo dirigente estudiantil, cuando organicé Brigadas de Orientación Antifascista que recorrían el Estado de México para explicar al pueblo en qué consistía el peligro del fascismo para el país En ellas intervino Echeverría Yo soy dos o cuatro años más joven que él" Delgado, con el pelo todo blanco, traje café y corbata roja, Edmundo Jardón retoma la conversación: "Echeverría se atraviesa y me dice: ?Yo te voy a contestar?" El entonces secretario de Gobernación dijo que habían actuado debido a las actividades de la Central Nacional de Estudiantes Democráticos y de la Juventud Comunista, con el propósito de "crear una situación de irregularidad, de inquietud y de desorden en el país" El exreportero de El Popular, Atisbos y ABC; exdirector de la revista Política; colaborador de El Universal, de Siempre!, de Revista de Revistas y diputado federal por el PSUM de 1982 a 1985 le pidió a Echeverría que le dijera quién había dado la orden para que interviniera el Ejército La respuesta de quien sería presidente de 1970 a 1976 fue muy ambigua, según Jardón Dijo que, como el presidente Gustavo Díaz Ordaz estaba en ese momento en Guadalajara, la intervención del Ejército se había hecho previa consulta jurídica con los procuradores de Justicia de la República y del DF, presentes en la reunión, junto con Rodolfo González Guevara Todos ellos nunca dijeron ni una sola palabra "Echeverría ?dice Edmundo Jardón? insistió en que sí había un trastorno del orden público y que ésa era la causa por la que el Ejército había intervenido Pero en realidad no dio respuesta a lo que yo le estaba preguntando Quería llevarlo a dos cosas, primero, a aceptar que no había una causa grave del trastorno de la paz pública del país, ni siquiera en el DF y, la otra, a que admitiera que la orden se la había dado Díaz Ordaz "Eso era lo que yo quería que contestara No lo hizo En esas condiciones, la supuesta conferencia de prensa derivó en una discusión entre los dos Y terminé advirtiéndole sobre su responsabilidad" (Proceso 1340 / 7 de julio de 2002)

Comentarios