Alertan sobre riesgos de violencia por problema indígena

viernes, 11 de octubre de 2002
Puebla, Pue (apro)- El relator de derechos humanos ante las Naciones Unidas, Rodolfo Stavenhagen, advirtió sobre los serios riesgos de una salida violenta al conflicto indígena en México, al no haber una verdadera propuesta de reforma que contemple las necesidades de este amplio sector de la población En el marco del V foro "Derechos humanos y globalización alternativa: una perspectiva iberoamericana", organizado por la Universidad Iberoamericana, el jueves, el relator sugirió tanto al gobierno como a los grupos indígenas optar por el camino del diálogo, pues las posiciones irreductibles invariablemente conducen a lo que, a primera vista, parecería la solución más sencilla: la violencia En momentos en que se cuestiona al gobierno federal por la aprobación de la llamada "ley indígena", rechazada por varias comunidades que buscaron en la Suprema Corte de Justicia de la Nación la posibilidad de que se echara atrás, la tensión aumenta entre los inconformes y el gobierno, y eso es alarmante, dijo Resumió los hechos violentos ocurridos durante las últimas semanas en Chiapas, como la prueba irrefutable de que la tensión está llegando a su punto más alto y, por tanto, a la antesala de que se opte por la confrontación abierta como vía para resolver las diferencias "La tensión aumenta y eso es innegable Hemos visto asesinatos selectivos y violencia en varias comunidades", advirtió Sin embargo, consideró estar aún en tiempo para retomar el camino de la concertación "Se está a tiempo de abrir espacios de diálogo y negociación, de encontrar salidas legítimas para reclamos que son igualmente legítimos", dijo en clara referencia a lo que solicitan los pueblos y comunidades indígenas de México Pero si no se detienen a reflexionar, el peligro estará latente "Ahí estará la tentación de la salida violenta", insistió Por otra parte, se refirió al Plan Puebla Panamá, calificado este miércoles por el escritor Carlos Montemayor como algo que existe "sólo en las múltiples menciones que se hacen en los discursos", pues en la realidad no hay nada tangible Stavenhagen coincidió en que el PPP es algo inexistente, del que no se conoce nada hasta el momento, más que los deseos de que se concrete "Por eso es un tanto aventurado opinar sobre el tema aun así, considero que (de convertirse en realidad) afectaría forzosamente a las comunidades por las que atravesará" Los cambios inmediatos serían desplazamientos de quienes tengan que ceder sus tierras para que se lleve a cabo el plan continental, además que se verían fracturadas sus tradiciones y forma de vivir, sin que necesariamente se trate de cambios positivos "Pero, insisto, al no conocerlo sería aventurado opinar sobre éste", concluyó 10/10/02