Análisis político: ¿Dinero... de dónde?

miércoles, 16 de octubre de 2002
México, D F (apro)- ¿De dónde va a sacar dinero Fox para mantener al país el año que viene? La pregunta podría parecer ingenua, pero luego de las declaraciones del propio presidente sobre un presupuesto austero, de la publicación de la deuda del rescate bancario para el año que viene y de las pocas esperanzas del crecimiento económico en Estados Unidos, la interrogación se vuelve más bien preocupación Dicen que el presidente Fox se veía relajado en medio del jolgorio de la boda de su hijo Vicentillo Dicen que se le vio fumando un puro y con una copa de cognac en la mano, señal de que está despreocupado Era, dicen sus allegados, un presidente satisfecho Apenas hace unos días Fox estaba atorado en el Pemexgate, y sobre su cabeza se cernió la amenaza de paralizar el país mediante la huelga que pudo declarar el sindicato petrolero, en respuesta a las acusaciones del gobierno federal en contra de sus líderes Carlos Romero Deschamps y Ricardo Aldana, acusados de peculado La solución del conflicto laboral y su protagonismo un tanto desafortunado en zonas afectadas por el huracán Isidoro, levantaron la alicaída imagen de Fox, e incluso sus empleados más cercanos, como Ramón Muñoz, jefe de la oficina de Innovación de la Presidencia de la Republica, lo erigió como el mandatario que ?ya agarró las riendas del país?, después de dos años de sentarse en la silla presidencial Es decir, Fox y los suyos echaron campanas al vuelo, se sentaron a tomar una copa de cognac, miraron por encima del hombro y sonrieron satisfechos ¿Pero de qué están satisfechos, por qué están tan despreocupados los foxistas, si la crisis económica que se avecina no está para reírse y habrá de requerir de verdadera estrategia de gobierno y no de medidas gerenciales? Fox ya la dijo ante los empresarios libaneses El año que viene el presupuesto tendrá 55 mil millones de pesos menos que en años pasados; el país ya no tendrá dinero de venta de paraestatales ni de privatizaciones ?ya no hay nada que vender--; las jubilaciones absorberán 20 mil millones de pesos adicionales, y las recaudaciones fiscales apenas crecerán 15 por ciento del PIB Pero lo que ocultó Fox fue un gasto importante para el año que viene: se deberán pagar 51 mil 653 millones de pesos del rescate bancario ¿De dónde tratará de sacar dinero el guanajuatense si el país no está generando riqueza? O mejor dicho, ¿cómo le va a hacer si la riqueza se queda concentrada en unas cuantas manos, en las manos de algunos de los "Amigos de Fox" más importantes y que lo ayudaron con los gastos de su campaña, como Carlos Slim, Lorenzo Zambrano y Roberto Hernández y Romo? En los dos años pasados, Fox recibió dinero fresco de la venta de algunas instituciones importantes: de Aseguradora Hidalgo, 9 mil 200 millones de pesos; de Bital, 11 mil 400 millones de pesos; de Bancomer, 7 mil 135 millones, y de Banamex más de 11 mil millones El año que viene no habrá nada de esto De acuerdo con algunas cuentas que se publicaron de inmediato, el recorte presupuestal anunciado por Fox representa casi tres veces el presupuesto que se designó este año a la Secretaría de Desarrollo Social y dos veces y medio más que los recursos que se dieron a la de Salud ¿Cuál habrá de ser la decisión de Fox con un presupuesto tan austero como el anunciado: seguir pagando el rescate bancario, que representa más de 50 mil millones de pesos, o reducir el gasto social? El planteamiento no es tan maniqueo como se podría apreciar Fox dijo que buscaría medidas audaces para paliar esta situación, pero nuevamente viene una pregunta: ¿Por qué no creó un programa emergente de empleo temporal en las zonas dañadas de Yucatán, Campeche y Quintana Roo, pagando un sueldo a los mismos habitantes que resultaron dañados en su trabajo de reconstrucción? Esta medida ya se probó en el pasado y funcionó: los afectados trabajan para levantar sus casas y reciben un salario, la economía local se pone en movimiento, la economía de la construcción se motiva y los beneficios son para todos Quizá el presidente Fox y sus allegados estén esperanzados en que el precio del petróleo aumente o que Estados Unidos eche a andar la "economía de guerra" en contra de Irak y haya un impacto positivo para el crecimiento económico de México Esta situación podría ser válida, pero la estrategia de Fox no puede depender de factores externos e inciertos El escenario se ve complicado y, ante una situación de conflicto, será necesaria la mano de un presidente político que sepa sortear el vendaval de la tormenta, y no de un gerente de empresas que sólo podrá hacer proyecciones de daños sin poder repararlos

Comentarios