Recibe Bush el apoyo para lanzar la guerra a Irak

miércoles, 2 de octubre de 2002
Washington - El presidente George W Bush recibió el apoyo del Congreso de Estados Unidos para lanzar de manera unilateral y sobre las Naciones Unidas (ONU), una nueva guerra contra Irak para acabar con el régimen de Saddam Hussein Los demócratas y republicanos del Senado y la Cámara de Representantes del Congreso estadunidense, acordaron un proyecto de ley que deja a la discreción de Bush la orden de ataque "Si el presidente determina que tiene que actuar de manera unilateral para proteger al pueblo estadunidense, tiene la habilidad para hacerlo, necesitamos tomar las precauciones para garantizar que nunca más volverá a ocurrir lo que pasó el 11 de septiembre del 2001", dijo el republicano Dennis Hastert, presidente de la Cámara de Representantes al momento de anunciar el compromiso legislativo en el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca Nuevamente, el Capitolio y la Casa Blanca se postraron en el pedestal de jueces y policías del mundo, dejando de lado las opiniones y objeciones de la comunidad internacional sobre lo que implicaría para el mundo una guerra unilateral de Estados Unidos contra Irak, o cualquier otro país "Saddam debe desarmarse, punto, pero si decide lo contrario, si persiste en sus desafíos el uso de la fuerza puede ser inevitable El curso de la acción costará muchos sacrificios, retrasarlo, la indecisión y la falta de acción podría llevarnos a un masivo y súbito horror", dijo Bush El proyecto de resolución que empezará a ser debatido en el Capitolio para ser aprobado en los próximos días, es prácticamente una nueva declaración de guerra de los Estados Unidos a Irak A manera de consuelo para la comunidad internacional integrada en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, el Congreso estadunidense le pide a Bush "consultar" con la ONU, pero le da un cheque en blanco para acabar con Hussein y destruir con ello a un país que según la Casa Blanca representa una amenaza a la seguridad de los estadunidenses y a la paz del planeta Contento por el respaldo, Bush enfatizó que "al aceptar esta responsabilidad, también servimos a los intereses y esperanzas del pueblo iraquí, ellos son un gran y gratificado pueblo con una cultura antigua admirableEstados Unidos trabajará con otras naciones para responsabilizar a Saddam, para ayudar al pueblo iraquí a formar un gobierno en un país unido, y si se requiere la fuerza, Estados Unidos ayudará a reconstruir y a liberar a Irak" Pese a la lógica interpretación que le da la comunidad internacional a este proyecto de resolución; como declaración de guerra que incluso ya habla de la reconstrucción de Irak después de un ataque militar, Ari Fleischer el vocero de la Casa Blanca, rechazó que el presidente de Estados Unidos tenga ya en su poder lo que andaba buscando, un proyecto de ley que no le atara las manos Atrás quedó la esperanza de que Estados Unidos por lo menos tomara en cuenta las decisiones del Consejo de Seguridad de la ONU, o por lo menos un reporte de los inspectores de armas que tiene la obligación de corroborar o rechazar los argumentos de Bush de que Hussein tiene en su poder armas químicas, biológicas y hasta nucleares Rodeado por los líderes legislativos de su país, Bush ni siquiera mencionó la posibilidad de dar la oportunidad a Hans Blix, el nuevo jefe de inspectores de armas de la ONU, de que vaya a revisar todos los rincones de Bagdad donde Hussein pudiera tener escondidas las armas de destrucción masiva Bush dio a entender que él ya sabe cuáles serían los resultados de las investigaciones de Blix; "los inspectores de la ONU consideran que Irak puede producir suficientes agentes químicos y biológicos para matar a millones de personas, el régimen tiene los científicos e infraestructura para construir armas nucleares y está buscando los materiales que necesita para hacerlo", aseguró el mandatario Sorprendió sin embargo, que ante la demostración de apoyo a Bush, el único ausente a la ceremonia presidencial fuera Tom Daschle, líder de la mayoría demócrata del Senado, quien la semana pasada acusó al presidente de estar politizando el tema de Irak para los intereses electoreros de su partido, el republicano, ante las elecciones legislativas de medio término del martes 5 de noviembre John Warner, senador republicano y uno de los autores del proyecto de resolución, le dijo a Bush que como lo hizo el Capitolio en 1991con su padre, el expresidente George HW Bush, a él también le dan la autorización del uso de las fuerzas armadas para atacar a Irak 02/10/02

Comentarios