El suicidio de Lucio: "no les voy a dar el gusto..."

domingo, 20 de octubre de 2002
La carta de un soldado que participó en el combate final del 2 de diciembre de 1974, en la sierra de Guerrero, encontrada en los archivos de la Dirección Federal de Seguridad, refuta la versión difundida por el Ejército sobre la muerte de Lucio Cabañas y establece que el comandante guerrillero se suicidó con un disparo de su fusil M-2 Su testimonio, además, revela cómo algunos sobrevivientes del grupo de Cabañas fueron arrojados al mar desde un helicóptero Ya se lo había dicho a su familia: no iba a caer vivo en manos del gobierno Sus compañeros guerrilleros lo corroboran: la consigna era no rendirse Lucio Cabañas intuía lo que años después se confirmó por medio de documentos oficiales y testimonios: quien caía en manos del Ejército era ejecutado La muerte del también dirigente guerrillero Genaro Vázquez, en febrero de 1972, reforzó esa impresión Perseguidos por el Ejército tras el fin del secuestro de Rubén Figueroa, Lucio Cabañas y sus 13 acompañantes habían logrado romper el cerco militar en dos ocasiones, el 14 de octubre y el 30 de noviembre de 1974 Así lo recuerdan familiares de Cabañas y lo confirman partes militares Lucio escapaba con tres heridas en la pierna izquierda Pero la mañana del 2 de diciembre, los militares les pisaban los talones A una distancia de 30 metros, Lucio y sus hombres descubrieron entre la maleza a la tropa Y comenzó el tiroteo Ráfagas de M-1, M-2, FAL, AR-15, AR-18 y otras armas automáticas rompieron el silencio de la selva cafetalera de El Otatal El enfrentamiento duró por lo menos media hora Del bando guerrillero, los primeros que cayeron muertos fueron René y Arturo Del lado de los militares, dos soldados fueron alcanzados por los tiros No había salida Lucio gritó de tal forma que sus palabras llegaron hasta sus persecutores: ¡Hasta que se les hizo! ¡Pero les aseguro que no les voy a dar el gusto de que me maten ustedes! En seguida, colocó el cañón de su M-2 en el cuello y jaló el gatillo El capitán Pedro Bravo Torres corrió hacia el sitio de donde había salido el grito y, a su vez, disparó Según la versión oficial, la bala del arma del capitán Bravo Torres entró por el maxilar de Lucio Cabañas, causándole una herida mortal de necesidad A las nueve de la mañana de ese día, Bravo Torres informó por la radio militar: Parece que ya maté a Lucio LA CARTA Entre los amarillentos archivos de la Dirección Federal de Seguridad (DFS) recuperados por la Fiscalía Especial para Movimientos Políticos y Sociales del Pasado, encabezada por Ignacio Carrillo Prieto, se encuentra una carta que revela que Lucio Cabañas se suicidó En el legajo 38 del paquete de la DFS clasificado como 11-235, entre fotografías de miembros de la Liga Comunista 23 de Septiembre y de otras organizaciones armadas, se encuentra una foto de la carta firmada por el soldado del 19 Batallón de Infantería, Benito Tafoya Barrón, que presenció de cerca lo sucedido el 2 de diciembre de 1974 Fechada el 4 de febrero de 1975, en Petatlán, Guerrero, la carta de Tafoya está dirigida a sus hermanos Gabino y Francisco, a quienes ruega que eviten que las mujeres de su familia se involucren con miembros de organizaciones armadas Para persuadirlos, cuenta su experiencia: Me ha tocado ver, porque participé cuando rodeamos a Lucio Cabañas y a su gente, y murieron muchos, y a los que agarramos vivos (fueron varios), a mí me tocó subirlos a un helicóptero, amarrados de pies y manos, y atados a dos barras de fierro e irlos a tirar al mar, y entre ellos iban dos muchachas Asegura que el agrupamiento al que pertenecía participó en el último combate contra Lucio Cabañas, tras dos años de persecución en la Sierra Madre del Sur En una hoja tamaño carta escrita con tinta azul por ambas caras, ya amarillenta, Tafoya se asume como soldado de confianza de Bravo Torres ?a quien no menciona por su nombre?, por lo que le correspondió ir al frente del operativo, con dos de sus compañeros llegamos cerquita de Lucio, como a 30 metros, pero nos descubrieron y nos tiraron varias ráfagas, pero a un compañero nada más le pegaron en la cabeza, ya que estábamos tirados, e inmediatamente abrimos fuego El parte militar sobre el enfrentamiento con los guerrilleros al que se refiere el soldado establece que las tropas iniciaron la marcha hacia el campamento de Lucio a las 2:00 de la madrugada del 2 de diciembre, para encontrarse cinco horas más tarde con Isabel Ramos, delatora del grupo guerrillero El informe fue elaborado por el general Eliseo Jiménez Ruiz, comandante de la 27 Zona Militar, y asegura que a las 8:15 horas, el cerco formado por las columnas militares Lasso y Enríquez estaba listo Veinticinco minutos más tarde, el avance de las tropas fue detectado y los guerrilleros abrieron fuego Por pertenecer al 19 Batallón de Infantería, el compañero caído al que se refiere Tafoya podría tratarse del cabo Vicente Díaz Flores El 49 Batallón, que también participó, registró la baja de Luis García, según el mismo informe de Jiménez Ruiz, fechado el 7 de diciembre de 1974 Tafoya cuenta a sus hermanos: Yo sólo sé que allí tiré tres cargadores, no sé si maté a alguien o a nadie; yo estaba medio tonto en esos momentos, yo era como un autómata, nada más me dejaba llevar por el instinto, ya que en esos momentos con tantos disparos me quedé aturdido Y entonces revela los últimos minutos de vida del jefe guerrillero: Lucio Cabañas únicamente estaba herido y gritó: ?Hasta que se les hizo, pero les aseguro que no les voy a dar el gusto de que me maten ustedes?, y él mismo se mató, pero el capitán que iba conmigo le dio el tiro de gracia Tafoya reconoce que estaba decepcionado por sólo haber obtenido felicitaciones por su participación en el operativo militar Escribe: Yo creí que nos iban a premiar, pero nada más al capitán lo ascendieron a mayor y nosotros nada más recibimos felicitaciones, y fue todo; yo me quedé medio sordo de un oído El 8 de julio de 1976, la carta fue decomisada por la DFS a Gabino Tafoya Barrón, al ser detenido por provocar escándalos en una cantina de la Ciudad de México, de acuerdo con un informe de la misma dependencia, firmado por quien era su director, el capitán Luis de la Barreda Moreno El reporte, escrito a máquina, refiere que Gabino fue detenido por policías preventivos cuando se negó a pagar la cuenta en una cantina y gritó que era miembro de la Liga Comunista 23 de Septiembre Llevaba un cartucho de dinamita que había caducado De la Barreda Moreno, experto en el combate a la guerrilla, tras los habituales interrogatorios de sus colaboradores, concluyó que Gabino Tafoya no pertenece a grupos subversivos Llegó a esa conclusión, dijo, por considerar que portar un cartucho de dinamita inservible lo hacía inofensivo y porque el hecho de ingerir bebidas alcohólicas en una cantina no corresponde a la actitud de un guerrillero Y recomendó: Con relación a la carta mencionada, se sugiere que el soldado debe ser amonestado severamente por las expresiones en los términos contenidos en la misiva, ya que ésta pudo haber llegado a personas que aprovecharían el texto para desprestigiar al gobierno mexicano Gabino Tafoya fue puesto en libertad De su hermano no hay datos que indiquen si la recomendación de De la Barreda se llevó a cabo ni en qué consistió la amonestación Apoyo a la hipótesis La versión de Tafoya se contrapone con la oficial sobre la muerte de Lucio El parte del general Jiménez Ruiz, reproducido en el número 170 de Milenio Semanal, menciona la confusión sobre la identidad del autor de la muerte de Lucio Cabañas por las versiones contradictorias entre los soldados que participaron en la refriega, por lo que se ordenó una investigación Según el documento firmado por Jiménez Ruiz, tanto el capitán Pedro Bravo Torres como el soldado Emiliano de la Cruz, este último perteneciente al 3er Batallón de Infantería, se atribuían la muerte del guerrillero El capitán Bravo Torres aseguraba que él había matado a Lucio Cabañas de frente, en tanto que De la Cruz decía que le disparó por la espalda La investigación militar dio el crédito a Bravo Torres, porque la autopsia determinó que el tiro en el maxilar derecho era mortal de necesidad, y fue anterior al disparo por la espalda De los acompañantes de Cabañas, la versión oficial asegura que fueron 10 y que también murieron El cadáver de Lucio fue enterrado un día después en una fosa del panteón municipal de Atoyac de Álvarez Fue encontrado recientemente La hipótesis del suicidio de Lucio Cabañas fue conocida por su hermano David Cabañas Barrientos mientras estaba recluido en el penal de máxima seguridad de Puente Grande Jalisco, acusado de asesinar a dos vigilantes del diario La Jornada en abril de 1990, cargo del que fue absuelto Por una tercera persona, me enteré de que el general Alfredo Navarro Lara, que fue acusado de proteger a los Arellano Félix, comentó a los internos que a Lucio nunca lo agarraron vivo, que se suicidó antes de que le echaran el guante Dirigente de la organización Izquierda Democrática Popular (IDP) y exmiembro del Partido de los Pobres y del PROCUP, David cree, igual que su prima Guillermina Cabañas Alvarado, exmiliciana del PDLP, en la versión del suicidio La convicción revolucionaria y congruencia ideológica de Lucio nos hacen pensar que nunca caería en manos del enemigo, para eso estábamos preparados, sabíamos que si caíamos en manos del gobierno, lo de menos sería que nos dieran un balazo, pero de la tortura no nos íbamos a librar Lucio llegó a decirnos que no lo agarrarían vivo, por eso creo en la versión del soldado, y confirmaría que Lucio era un hombre muy valiente, añade Guillermina Cabañas, quien nunca fue capturada Ambos mencionan la autopsia que se realizó para determinar la identidad de los restos depositados en una tumba en Atoyac Explica David: Lucio tiene un tiro en la espalda y uno en el maxilar derecho La trayectoria de este último es de abajo hacia arriba, sin orificio de salida, es decir, que se hizo cuando mucho a una distancia de una pulgada Por conocer algo de armas, puedo decirte que en las condiciones en que se dio el enfrentamiento, es imposible que a la distancia en la que se encontraban los soldados, la bala tuviera esa trayectoria Según los familiares y compañeros de lucha de Cabañas, portaba un rifle M-2 al momento del combate Es un rifle manejable, que bien pudo colocarlo en el maxilar derecho y dispararse; no es difícil que lo hiciera, sobre todo porque la trayectoria de uno de los proyectiles es ésa, comenta David LOS DESAPARECIDOS Al conocer el contenido de la carta de Tafoya, Guillermina y David se inquietan por el párrafo en el que se asegura que los acompañantes de Lucio fueron lanzados al mar desde un helicóptero Ninguna mujer iba en el grupo, afirma, tajante, Guillermina, una de las últimas en salir del cerco militar, después de la liberación de Rubén Figueroa Figueroa, el 8 de septiembre de 1974 Ambos coinciden en que al dividirse el grupo guerrillero ?que según David llegó a contar con 102 miembros?, Lucio encabezó un comando de distracción formado por 14 personas, mientras el grueso de los milicianos salía del cerco militar Se acordó que ninguna mujer acompañaría a Lucio, por protección a las compañeras y para darle agilidad a la columna guerrillera, que tenía como objetivo internarse en la sierra, distraer al enemigo, mientras el resto bajábamos a la costa para negociar la liberación de Figueroa, cuenta David De las mujeres cercanas al núcleo guerrillero, Guillermina recuerda que sólo ella salió ilesa Conmigo éramos cuatro las mujeres que participábamos con Lucio Estaban, además, Nidia, Hilda y Lilia; las tres están desaparecidas No sé con precisión los nombres de ellas, pues nos conocíamos por seudónimos Para David, la mención de dos mujeres en la carta de Tafoya hace suponer que fueron civiles y no nuestras compañeras las que fueron lanzadas al mar, porque fueron muy limitados los casos de compañeros detenidos en la sierra, los que cayeron fueron en retenes, pero en el cerco los detenidos eran gente de base de la población civil, que son el grueso de los desaparecidos De aquellos que acompañaron a Lucio en el último combate, sólo tengo presentes dos nombres: Marcelo Serafín Juárez y Esteban Mesino, ellos podrían estar entre las víctimas a que se refiere el soldado, dice Guillermina David recuerda que en combate cayeron compañeros de los que sólo sabe sus alias ?Arturo, René, Rutilo y Franti?, por lo que sostiene su hipótesis: De ser cierta la versión de la carta, fueron civiles la mayoría de los lanzados al mar, sospechosos de ser guerrilleros, porque a su paso las tropas arrasaban con todo A unas semanas de que los familiares del fundador del PDLP realicen la reinhumación de los restos de Lucio en el panteón municipal de Atoyac, de donde fue exhumado el 3 de diciembre del año pasado, David sostiene que la versión del suicidio es un acto de honor, es la última manifestación de su firmeza y de su consecuencia con sus convicciones de revolucionario, no caer vivo por una parte, y no dejar que el propio enemigo tuviera el gusto de asesinarlo ?¿Entonces sí cree en la versión del soldado Tafoya? ?La siento probable por las heridas que tiene Lucio, por la herida que está en el maxilar inferior que no tiene orificio de salida La he creído posible desde hace tiempo Por una cuestión lógica de los conocimientos de balística, existe la posibilidad de que o se disparó él o alguien a corta distancia lo hizo, pero esto viene a ilustrar la idea de que Lucio, por tener esa personalidad de hombre firme, estaba dispuesto a llegar hasta lo último ?¿Cambia el sentido de la historia? ?La versión cambia, pero no es esencial, la esencia está en que refleja el grado de consecuencia de un revolucionario