tolerancia cero, excesos cero

sábado, 26 de octubre de 2002
Con una riesgosa carta en la mano, Marcelo Ebrard enfrenta una nueva época en el combate a la delincuencia en el Distrito Federal Como dicen en las películas estadunidenses, Rudolph Giuliani es el nombre del juego El jefe de la policía capitalina gana o pierde a partir de una doble exigencia a la que en esta capital, sin duda, no se renunciará: no a la tolerancia, no a los excesos policiacos Sin que le importen las críticas que ha recibido durante los últimos días por la contratación como asesor del exalcalde de Nueva York, Rudolph W Giuliani, el secretario de Seguridad Pública, Marcelo Ebrard, afirma que está decidido a restablecer el orden y la legalidad en la Ciudad de México y se impone el reto de disminuir 40% los índices delictivos de aquí a 2006 Por lo pronto, la semana pasada ya estuvieron en el Distrito Federal dos de los colaboradores de Giuliani, el excomisionado de la policía Bernard Kerik y la exgerente del programa Cero tolerancia, Maureen Casey Ebrard, en entrevista, explica que, independientemente de las recomendaciones que le haga el equipo de Giuliani, ya tiene definido el rumbo para alcanzar su objetivo: aplicar una política firme contra el vandalismo y el desorden, sin caer en excesos ni en violaciones de los derechos humanos Con modelos exitosos copiados a las policías de ciudades como Santiago de Chile, Tokio, París, Londres, Berlín y, particularmente, Nueva York ?en los ocho años de la gestión de Giuliani el índice de criminalidad descendió 57% con el programa Cero tolerancia?, Ebrard buscará romper círculos viciosos y renovar el marco legal de la Ciudad de México, ampliar las facultades de la Policía Preventiva y reorganizar de arriba abajo la Secretaría de Seguridad Pública Por ello, en breve enviará a la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) una iniciativa de ley sobre Convivencia Ciudadana que, de aprobarse, sustituiría a la actual Ley de Justicia Cívica Explica que con el nuevo ordenamiento se busca romper la "ambigüedad" en la que funciona actualmente la policía capitalina Señala: "Estamos ante una delincuencia difusa, cada vez más joven y violenta por el uso de drogas, y aun así se quiere inmovilizar a la policía, eso no puede ser Lo que se requiere es, por el contrario, dar mayores facultades a la autoridad para que, sin apartarse del marco constitucional, pueda ser más eficiente y mucho más contundente en sus labores Requerimos reglas de juego claras, no contradictorias, que permitan controlar realmente la inseguridad" También se prevé una ley orgánica interna de la policía, con la idea de establecer reglas claras dentro de la institución Justifica: "Esta secretaría no tiene reglamento Aquí, la gente se ampara si la quieren cambiar de adscripción Encontramos también que la policía se reproducía a sí misma, es decir, que al no haber reclutamiento en forma, su base está formada por padres, hijos, sobrinos El 40% proviene de distintas regiones el país Tampoco hay claridad en cuanto a qué se debe hacer y cómo hacerlo" Sostiene que mientras que la delincuencia está mejor armada y organizada, el "esquema institucional está disperso", por lo que la capacidad de respuesta de las policías Preventiva y Judicial Federal y capitalina es casi nulo "Caímos en una situación inaceptable, vamos, hasta las claves de la policía son del dominio público, eso no puede ser" Precisamente el factor humano y las condiciones laborales fueron dos aspectos que más llamaron la atención de Kerik y Cassey El excomisionado de la policía de Nueva York recomendó elevar los salarios de los policías y reforzar los programas de capacitación, para renovar la moral "En la medida en que los policías se sientan más a gusto con su trabajo, serán más eficientes", comentó Ebrad agrega que una vez que la ALDF apruebe ambos ordenamientos, "al policía que trabaje le va a ir mejor, sin duda" Consciente de que todo cambio entraña riesgos, tranquiliza a sus críticos, a los que ven desde ahora que, con la puesta en práctica de la política anticrimen de Giuliani, habrá represión, dureza y discriminación racial: "Espero que conforme pase el tiempo esa visión cambie No voy a aplicar el plan Giuliani tal cual; es más, no es lo único que haremos, no va por ahí el asunto" Y afirma que, mediante acciones preventivas, en ocho meses de trabajo ha aumentado en 22% el número de remisiones al Ministerio Público En seis meses los primeros resultados Ebrard cuenta luego cómo surgió la idea de contratar los servicios de Giuliani y su equipo Dice que desde marzo último, cuando trazó su ruta, advirtió que difícilmente podría entregar buenas cuentas a una población cansada de promesas y golpeada por la delincuencia en un escenario marcado por la estrechez financiera y el deterioro de la calidad de vida En mayo, fue a Nueva York y se reunió con Giuliani: "Hablé con él, conocí a su equipo En ese momento, no tenían la más mínima idea de trabajar en México Analizaban ofertas de Francia e Inglaterra Les comenté que estaba interesado en conocer su plan y, ya sobre la marcha, les propuse trabajar conjuntamente" Pasaron algunos días y Ebrard formalizó su ofrecimiento, con la aprobación previa del jefe de Gobierno, Andrés Manuel López Obrador ?¿Puso alguna objeción López Obrador ?Ninguna, sólo me sugirió que estudiara el programa, que analizara qué medidas pueden aplicarse en la ciudad y, sobre todo, que pusiera límites Ante las limitaciones presupuestales y los tiempos políticos encima, Ebrard comenzó a cabildear el asunto con influyentes hombres de negocios, afines a López Obrador, como Carlos Slim, quien tiene bajo su responsabilidad uno de los programas más ambiciosos del gobierno perredista, la regeneración del Centro Histórico de la Ciudad de México La iniciativa también contó con el respaldo de la Cámara Nacional del Autotransporte Federal y de los dueños de Unefón, y tres personajes más, cuyos nombres, dijo, "no puedo hacer públicos porque así me lo pidieron "Tuve que convencerlos Les expuse la idea, les dije que valía la pena y accedieron sobre la base de que el control y la responsabilidad del programa recayera sobre la Secretaría de Seguridad Pública" Y se formalizó el acuerdo con Giuliani: "Fue una negociación interesante, porque se trataron muchas cosas: Costos, fechas, integración del equipo, resultados" Con la información que en la primera reunión le dejó, Giuliani comentó que había cierta similitud en el comportamiento de la criminalidad neoyorquina y la del DF, y que podría tener resultados concretos en seis meses Desde luego, aclara Ebrard, no se pretende resolver todo en ese lapso El programa Cero tolerancia de Giuliani consistió en la aplicación de 10 medidas concretas: mantener bajo control el uso de armas de fuego; reducir la violencia juvenil en escuelas y vía pública; combatir la distribución de droga; romper el ciclo de la violencia familiar; recobrar los espacios públicos de la ciudad; aminorar el robo de vehículos; atacar la corrupción; mejorar el tránsito vehicular; reforzar los vínculos con la sociedad, e incrementar la capacidad de respuesta de la policía en todos los órdenes Ebrard comenta que sólo unas cuantas de esas acciones se van a aplicar en la Ciudad de México: "Insisto, no es la única acción que vamos a echar a andar, por ahí no va la cosa" Sobre las críticas al programa en Nueva York ?denuncias ciudadanas por abusos y actitudes xenófobas de la policía?, dice que de acuerdo con la información que le proporcionaron, las acusaciones contra policías por excesos bajaron 40% En su primera conferencia de prensa, Bernard Kerik aclaró que, independientemente de las medidas que se adopten, "no se tolerarán ni la tortura ni ninguna clase de abusos contra la ciudadanía" Si quieren que me vaya, me voy Ebrard también ha sido criticado por su peculiar estilo de resolver los problemas que le salen al paso, como hacer estudios antidoping a estudiantes de secundaria, colocar vigilancia especial en las iglesias, crear un cuerpo de policía náutica en Xochimilco y sacar a la Policía Montada a vigilar el Centro Histórico y Paseo de Reforma Por eso truena: "Si quieren que me vaya, me voy" En el pleito con los banqueros, la semana pasada dio un paso adelante luego de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación declaró válida la Ley de Establecimientos Mercantiles que obliga a los dueños de las instituciones de crédito a pagar e instalar sus sistemas de seguridad en las sucursales Ebrard conoce la red de intereses que existen en la policía y en la ciudad, pues cuando Manuel Camacho Solís fue jefe del Departamento el Distrito Federal, ocupó dos áreas neurálgicas dentro del aparato administrativo, la dirección de Gobierno y la secretaría general de Gobierno Él fue quien ordenó la investigación que mandó a la cárcel al entonces secretario de Protección y Vialidad, Santiago Tapia Aceves Luego de su salida del DDF, acompañó a Camacho en Relaciones Exteriores, en la comisión de paz de Chiapas y en el Partido del Centro Democrático En el proceso electoral de 2000, trabajó con la idea de lanzar un candidato común y, al frustrarse esa posibilidad, decidió contender por la jefatura de Gobierno del DF, pero poco después declinó a favor de Andrés Manuel López Obrador Con un promedio de 500 delitos al día ?en un día normal, la SSP remite a poco más de 100 personas al Ministerio Público y entre 300 y 400 a los juzgados cívicos?, Ebrard asegura que la delincuencia no se ha desbordado, aunque está consciente de que la respuesta de la policía debe ser más audaz porque de lo contrario "nos gana la batalla"

Comentarios