Rusia no quiere revelar el tipo de gas usado para liberar rehenes

lunes, 28 de octubre de 2002
Moscú, Rusia - El gobierno de Rusia no quiere dar a conocer qué tipo de gas especial utilizó el viernes para liberar a alrededor de 700 rehenes que fueron cautivos en el teatro de Moscú “tomado” por rebeldes chechenos extremistas que amenazaban con detonar el inmueble si no se ordenaba la salida del Ejército ruso de su país La liberación del gas provocó la muerte de 117 rehenes y 40 secuestradores; produjo la hospitalización de 300 personas que se encontraban en el lugar Para toxicólogos alemanes que atienden a los hospitalizados ese gas especial rechazan la explicación de las autoridades, quienes aseguraron que esa sustancia se usa para anestesias generales Al contrario, destacaron que ese gas no es usado en medicina, porque “con los narcóticos a nuestro alcance es imposible hacer un concentrado capaz de provocar en cuestión de segundos y por inhalación la paralización total del individuo con las alteraciones agudas de sus funciones vitales” El viernes 25 de octubre, después de tres días de crisis por la toma de unos 700 rehenes por parte de comando chechenio, en el teatro Dubrovka, de Moscú que demandaban la inmediata desocupación de Chechenia por parte de las autoridades rusas, el conflicto terminó con la entrada de las Fuerzas Armadas del país al inmueble para liberar a los rehenes Movsar Barajey, quien se identificó como jefe del comando rebelde denominado “Suicidas de la división 29” murió, de acuerdo un representante del Kremlin, Serguei Iastrjembski, citado por la agencia Interfax Barayev fue un caudillo que heredó una banda de rebeldes de su tío Arbi Barayev Las fuerzas rusas citadas por la agencia de noticias moscovita Interfax informaron que los rebeldes habían sido detenidos, ahora se sabe que murieron Los primeros reportes aseguraban que en el operativo habían fallecido diez rehenes y otros más –de los que no se dio cifra—resultaron heridos El grupo rebelde entró el 23 de octubre por la noche al teatro Dubrovka, cuando se celebraba un concierto Los chechenos, autodenominados “Suicidas de la división 29”, lanzaron un llamado al presidente de Rusia, Vladimir Putin para que en siete días, a más tardar, retirara su ejército de Chechenia o de lo contrario, amenazaron con detonar las bombas que habían colocado en todo el inmueble Ese día, Putin calificó la toma de rehenes en el teatro Dubrovka como la acción terrorista “de mayor envergadura” no sólo en Rusia, sino en el resto del mundo 27/10/02

Comentarios